ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 302 El futuro de Megan

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7049

Actualizado: 2019-09-14 00:12


"Se llama... ¡Carlos Huo! ¡Jaja!". Antes de que Carlos pudiera responder, Debbie se echó a reír.

Ignorando a la otra pareja en el ascensor, Carlos besó a su esposa en los labios. La otra joven pareja se miró el uno al otro, se sentían ruborizados. Afortunadamente, el elevador llegó al piso deseado. Los dos huyeron de la penosa escena con la mayor rapidez.

Debbie alejó a Carlos, respirando muy fuerte. "¿No puedes estarte quieto ni cinco segundos? Estamos en público. ¡Pórtate bien!".

"No me importa", respondió Carlos con una ceja levantada.

Debbie desvío la mirada y lo maldijo por dentro.

Fueron a la habitación de Karen. Se detuvieron fuera de la puerta de la habitación y le dijo a Debbie que entrara primero, ya que él tenía que hacer una llamada telefónica. Caminó un poco por el pasillo y luego sacó su teléfono para llamar a Ashley.

"¡Hola, Ashley! Pondré a mi esposa a una dieta especial. Lo que coma ahora tiene que ser benéfico para las mujeres embarazadas. Hay que decorar la habitación de al lado de la mía en la mansión para convertirla en una habitación para bebés. Asegúrate de que esté bien adaptada. No olvides traer algunos nutriólogos a East City Villa. También algunos diseñadores de moda...".

Ashley se dio cuenta de que Debbie debía estar embarazada y anotó todo lo que pidió, en una lista de control. "Sí, señor Huo. Ya anoté todo. ¡Felicidades! Pronto será padre".

"¡Gracias!", respondió con una sonrisa.

Después de colgar, entró en la habitación con una expresión seria.

Dentro de la habitación, Megan se estaba disculpando profundamente con Karen y sus padres. Antes de que Carlos se fuera al hospital, hizo que su gente trajera a Megan.

Karen ahora estaba despierta y Debbie se sentó junto a su cama. Karen todavía tenía una expresión de enfado en el rostro. Era obvio que no estaba dispuesta a aceptar las disculpas de Megan. "¡Te lo dije! Deja de disculparte una y otra vez. No servirá. ¡Cometiste el crimen, ahora asume las consecuencias!", Karen dijo con impaciencia.

Cuando vieron a Carlos, los padres de Karen de inmediato se pusieron de pie

él replicó.

"Te pellizqué, ¿y qué? ¡Eres muy rencoroso! ¡Me acusarás con nuestro hijo!".

Haciendo todo lo posible por reprimir la risa, dijo de nuevo: "¿Acusarte? No. Acusaré a la mujer que me amenazó con la vida de mi hijo. ¿La conoces?".

Debbie le golpeó el pecho y gritó: "¿Así es cómo tratas a la madre de tu hijo? ¡Idiota!".

Carlos la tomó en sus brazos y la besó en los labios por mucho tiempo. Luego la soltó y le dijo: "Cariño, sabes que te amo".

Ella sonrió con confianza ante sus palabras. "Yo también te amo, pero todavía sigo enojada. Oh, una cosa más". Al recordar algo, se enderezó y lo miró a los ojos. "Megan me humilló muchas veces, y lo ignoraste. Si se lo vuelves a permitir, yo... ¡Lloraré!".

Sus amenazas divirtieron a Carlos. En realidad, ya había decidido enviar a Megan al extranjero. Además, decidió no consentirla más.

"Cariño, confía en mí. Cuando salga, la enviaré al País A. No podrá volver a la ciudad, a menos que sea algo obligatorio". Decidió que de ahora en adelante, la trataría como una extraña.

Sí, sus padres le habían salvado la vida antes. Pero él había hecho todo por ella. Y Megan, en lugar de sentirse agradecida, siempre había intentado meterse entre él y su esposa.

Antes de que Debbie pudiera responder, agregó: "Si eso no es suficiente, podemos tenerla tras las rejas aquí en la Ciudad Y. No la liberarán hasta que tú lo indiques".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir