ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 303 Estás exagerando

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7497

Actualizado: 2019-09-14 00:16


Cuando lo escuchó, Debbie suspiró con resignación. "Olvídalo, no hace falta". Las palabras de Carlos indicaban que rompería toda relación con Megan. Debbie pensó que eso era suficiente. Después de todo, el accidente automovilístico no había sido tan grave.

Carlos le besó la frente. "Eres muy buena".

"¡Claro! ¡Algo!". Debbie contestó, frunciendo el ceño. "Si lo fuera, no habría intentado alejarla siempre".

Su reacción le hizo gracia. "Ella sembró las semillas y ahora debe cosechar los frutos. Ya fuiste amable con ella".

Debbie lanzó un suspiro de alivio. "Como ya tomaste la decisión, dejaremos de hablar de ella. Viejo, debemos buscar un nombre para nuestro hijo. Eres inteligente, decide tú".

"¿Cómo estás tan segura de que es niño?", preguntó confundido. Desde que Debbie supo que estaba embarazada, siempre se refería al bebé como "hijo".

"Pensé que te agradaban los niños", respondió Debbie. Él había dicho una vez que quería un hijo, así que ella siempre le llamaba "hijo" porque quería complacerlo.

Carlos recordó lo que había dicho antes y le explicó: "Sabes que lo amaré, no importa si es niño o niña. Pero si es niño, sería mucho mejor. Porque habrá dos hombres para protegerte".

Debbie frotó su rostro contra el pecho de Carlos. "¿De verdad? Pero las personas ricas como tu familia prefieren a los niños, ¿cierto? Tus abuelos, tus tíos, y tus padres tuvieron puros niños".

Incluso Fran y Gloria tuvieron un varón. Carlos no tenía tías, primas ni sobrinas de las que pudiera hablar.

"Sólo piénsalo. Por eso estarán felices si tenemos una niña. La abuela finalmente tendrá una nieta".

Debbie se quedó sin palabras. 'Tiene sentido. Pero él dijo que quería un hijo antes', pensó, todavía sin creerle del todo. "¿Qué tal esto? Elige el nombre de un niño y de una niña".

"De acuerdo".

No dejaron de hablar de eso hasta la medianoche, pero aún no habían decidido nada. Carlos la tomó en sus brazos y le dijo: "Deberías acostarte ahora. ¡Estás embarazada! Podemos volver a hablar de esto mañana".

"Bien, de acuerdo. Pues... Sí, estoy un poco cansada".

En treinta segundos, Debbie se quedó dormida. Carlos sonrió cuando miró su rostro dormido y apagó la luz en silencio.

Desde que supo que su e

ora que ya lo cargaste por un tiempo, devuélveselo a su madre".

Los otros se echaron a reír. Adriana estaba a punto de tomar a su hijo, pero Damon intervino. "Hombre, ¡estás exagerando mucho! Mi hijo pesa menos de cinco kilos. Y tu esposa está sentada. Eso no la lastimará".

"Exactamente. No te preocupes, cariño. ¡Mira! Es tan lindo. ¿Quieres abrazarlo? Es tan suave y gordito". Debbie puso al bebé en los brazos de Carlos antes de que él pudiera responder.

Carlos, que nunca antes había tenido un bebé, quería rechazarla de inmediato. ¿Qué pasa si lo lastimaba sin querer? ¿Qué haría si el pequeño mojaba el pañal? Pero su corazón se suavizó cuando el niño lo miró con ojos de venado.

'¡Es tan pequeño! ¿Nuestro hijo será así de pequeño también? ¿Será más adorable que el hijo de Damon? ¿Se parecerá más a Debbie o a mí? La gente dice que los niños se parecen más a la madre. Supongo que nuestro hijo se parecerá más a Debbie'.

La cara de Carlos era tan seria que el niño estaba asustado y estalló en llanto. Debbie volteó a ver a su marido. "¿No puedes regalarle una sonrisa? Lo asustaste. Dámelo".

Tomó al bebé que estaba llorando y se lo quitó a Carlos. Al sentir los suaves brazos de Debbie, el niño dejó de llorar de inmediato. Ella lo balanceó hacia arriba y hacia abajo y lo meció de un lado a otro, hablando con él con un tono de arrullo.

Todos los demás se estaban divirtiendo. Debbie extendió los dedos y le pellizcó la mejilla a Carlos. "¡Vamos! ¡Una sonrisa!".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir