ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 309 ¡Lo siento, cariño!

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7478

Actualizado: 2019-09-15 00:14


Debbie gritó desesperadamente: "James Huo, ¡no mereces ser padre! Oh, lo olvidé. No eres el padre de Carlos, ¿verdad? Eso es bueno. Porque no eres digno de ese título".

A James no le importaba lo que ella dijera. Una vez más, le mostró el acuerdo de divorcio. "Firma y podrás verlo".

De repente, sintió que una fuerza extraña se apoderaba de ella. Un renovado sentido de propósito y una fuerte seguridad. Se liberó de los brazos de los guardaespaldas y se dirigió hacia James, que tenía una expresión de miedo en su rostro. Le arrebató el acuerdo de divorcio, lo rompió en pedazos y se los arrojó a la cara. "No tienes opinión en esto. De ningún modo. Carlos y yo somos una matrimonio. ¡Ahora y para siempre! ¡Muérete!".

Los trozos rotos flotaban como copos de nieve mientras aterrizaban ligeramente en el suelo.

Furioso, James levantó la mano y golpeó con fuerza a Debbie, cuyo rostro se movió hacia un lado debido a la fuerza del golpe, su cabeza se quedó en la dirección de la bofetada. Se sintió un poco mareada por un momento. Lentamente, enderezó la cabeza y se volvió hacia James. Su mirada estaba oscura y fría. "¿Cuántas veces lo has hecho? Esta es la tercera vez que me golpeas, ¿verdad?".

James sentía temor por su expresión. "¿Y qué?", Debbie se burló, "¡Sólo te aguanté porque eras el padre de Carlos! Pero ni siquiera puedo...".

Al decir esto, ella le dio una patada giratoria directo en la cara, la cabeza del hombre se meció y la sangre voló. Antes de que alguien más pudiera hacer algo, ella apretó los dientes y le dio una patada en su abultado vientre. James se dobló, gimiendo de dolor, la sangre brotaba de su boca y hacía un charco en el suelo. Esta vez no dudaría en humillar a James. Ella se abalanzó sobre el hombre, y lo llenó de golpes. Los guardaespaldas se movieron, pero ya era demasiado tarde.

"¡Ah! ¡Debbie!". Tabitha estaba aturdida. Cuando los dos guardaespaldas se apresuraron a detener a Debbie, Tabitha finalmente recuperó el sentido. Gritó e intentó alejar a Debbie de James.

Pero antes de que pudiera alcanzarla, los guardaespaldas ya la habían controlado. Debbie levantó el brazo, lista para dar otro golpe, y uno de los guardaespaldas le atrapó el brazo entre el codo y el pecho

esta muerto. ¿Cuál es el punto?", ella preguntó.

James le dio una sonrisa espeluznante. "Todavía sigues siendo la nuera de la familia Huo. Te convertiste en una de nosotros. Pero si te divorcias, ya no lo serás".

'¡Sicópata!', Debbie pensó y apretó los dientes, negándose a decir nada más. James miró a los médicos y uno de ellos tomó una jeringa y la llenó con algún tipo de líquido transparente.

Presionó el émbolo para sacar el aire, y se derramó un poco. Después, el doctor comenzó a caminar hacia ella.

El terror se apoderó de Debbie. "¿Qué quieres hacerme? ¡Suélteme!".

James dijo: "Esto es anestesia. Soy tan amable que dejaré que lo hagan con anestesia. Deberías agradecérmelo".

"James Huo, ¡desgraciado! ¡Te mataré!".

Debbie trató de patear al médico que estaba cerca de ella, pero algunos más se acercaron y le sujetaron las piernas.

Le inyectaron un líquido frío por las venas. Entonces Debbie se desesperó.

"Está bien. Voy a firmar". Tuvo que ceder para mantener a salvo a su bebé. A ella y al bebé de Carlos.

El médico retiró la aguja cuando la jeringa estaba medio vacía.

Una lágrima salió de su ojo y corrió por su rostro. 'Lo siento, Carlos. Lo siento, cariño. Te fallé. Le fallé a nuestro matrimonio', lloró por dentro.

Tomó debidamente el bolígrafo que le dio el médico. Bajo la supervisión de James, firmó en la última página del acuerdo.

La droga hizo efecto rápidamente. El mundo comenzó a derretirse en cuanto ella plasmó su firma.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir