ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 311 Murió en la escena

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9312

Actualizado: 2019-09-16 00:02


Unos minutos más tarde, algunos internautas habían descubierto la identidad del hombre en la foto de la habitación. Después de eso, se compartió un vídeo de una entrevista con ese hombre en las redes sociales. Al principio, lo negó todo, pero finalmente se derrumbó y lo admitió. Dijo que trabajaba en un club y que había empezado una relación íntima con la señora Huo desde hacía dos meses.

Y la última evidencia provino del propio James. En una entrevista, le dijo a los medios: "Sí, esas fotos fueron tomadas al mismo tiempo que mi hijo estaba luchando por su vida". Cambió el tono para sonar triste. "Y yo mismo vi a Debbie firmar los papeles del divorcio... Traté de detenerla, pero ella insistió en hacerlo. Dijo que era difícil saber si Carlos viviría, así que ella... ¡Maldita sea! Siento pena por mi hijo. ¿Por qué eligió a una perra tan voluble?".

Luego, los periodistas también le preguntaron si Debbie realmente había abortado. Como un zorro astuto, James respondió con tacto: "No lo sé. No me consta. Espero que no sea tan cruel con el bebé...".

Debbie cerró el vídeo y apagó la pantalla. Se acurrucó en el asiento trasero del auto de Jeremías, todo el cuerpo le temblaba. 'James está tratando de arruinarme...'.

Jeremías tomó el teléfono con fuerza y gritó con enojo: "¡Haré que alguien mate a ese viejo asqueroso!".

Apenas dijo esto, comenzó a marcar un número para contactar a sus hombres.

Debbie tomó su teléfono para detenerlo. Con los labios temblorosos, murmuró débilmente: "Es inútil. Ya pensaremos en algo. No hagas nada estúpido...". 'Está bien, cálmate. No te asustes...', se consoló en su mente, tratando de resolver el caos de los últimos días.

No estaba segura si Carlos estaba vivo o no. Tenía que cuidarse a sí misma y al bebé.

Los rumores se volvieron virales en dos horas. Debbie se había convertido en el blanco del ciberacoso. Recibió amenazas de muerte y violación, y alguien divulgó la dirección de la mansión y la villa, con el objetivo de localizarla. Su reputación estaba por los suelos.

Todos ahora pensaban que ella era una astuta mujer interesada. Los que se enteraron, la insultaron con todo lo que pudieron.

Jeremías y Sebastián gastaron una fortuna tratando de eliminar todos esos rumores y publicaciones negativas en internet, pero fue en vano. Cada vez que lograban bloquear una noticia, otra surgía y se extendía nuevamente. Obviamente, alguien estaba manipulando todo tras bambalinas en un intento de arruinar por completo la reputación de Debbie.

Ya eran las siete de la tarde cuando Curtis aterrizó en la Ciudad Y. Las cosas empeoraban cada vez más.

Curtis logró encontrar a Debbie a través de Jeremías. Ella se había quedado en el auto de Jeremías todo este tiempo. No habían ido a ninguna parte, ni siquier

n ella. ¡Intenten detenerme!".

El guardaespaldas estaba desconcertado. Las órdenes de su jefe no cubrían esta situación. En lugar de tomar la decisión equivocada, se puso en contacto rápidamente con James.

Después de finalizar la llamada, el guardaespaldas regresó con ellos y les dijo: "Perdón, señor Lu, quieren verla a solas. Si acepta, podrá ver al señor Huo una última vez antes del funeral. De lo contrario, deberán irse y volver el día del funeral".

James se había vuelto demasiado audaz. Incluso le estaba prohibiendo a Curtis la entrada.

Justo entonces, sonó el teléfono. Era Wesley. ¡Finalmente! Curtis le contó a Wesley lo que estaba pasando, y él reunió un grupo de fuerza para acompañarlos a la mansión.

Menos de treinta minutos después, una docena de vehículos militares llegaron a la puerta de la mansión.

Wesley saltó rápidamente del vehículo principal y corrió hacia Curtis. "Entonces, ¿qué diablos está pasando? ¿Qué le pasó a Carlos?".

Docenas de soldados armados con uniformes bajaron de los otros vehículos y se alinearon en tres filas ordenadas, esperando las instrucciones de su líder.

"Carlos tuvo un accidente automovilístico. La familia Huo ha anunciado su muerte. Pero quieren hablar con Debbie a solas y no me dejan entrar. Algo no está bien", explicó Curtis llanamente. Miró a los guardaespaldas. Estaban visiblemente nerviosos por el enfrentamiento con los soldados armados.

Apretando los puños, Wesley ordenó en voz alta: "¡Atención!".

"¡Señor!", todos los soldados detrás de él dijeron al unísono. Se pusieron en posición y atentos, y saludaron a su oficial superior. Cuando él les devolvió el saludo militar, bajaron las manos a los costados.

"¡Vamos a tomar esta mansión! ¡Tienen permiso para empezar!". Siguiendo las órdenes de Wesley, todos los soldados corrieron hacia los guardaespaldas.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir