ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 313 Tuve una aventura

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9829

Actualizado: 2019-09-16 03:42


Debbie podía sentir claramente cómo le hervía la sangre. Abrumada por tal furia descontrolada, levantó el puño cerrado de repente y se lanzó contra el hombre que ya se había quitado la camisa. Saltó al aire y le dio una patada, usando su impulso para arrollar al matón. El hombre perdió el equilibrio momentáneamente debido a que fue tomado por sorpresa.

Cuando notaron que comenzó a luchar, los otros dos secuestradores se arrojaron instantáneamente hacia ella, con la intención de derribarla.

Entonces el hombre con el torso desnudo se levantó del suelo. Mientras se masajeaba su brazo dolorido, maldijo ferozmente, "¡Perra! ¿Cómo te atreves a patearme? Eres mujer muerta ¡Atrápenla, muchachos!". Cuando terminó de hablar, levantó a Sasha, la colocó sobre su hombro como si se tratara de un saco de papas y se movió a un lado. Sasha quería gritar pero habían tapado su boca.

James había contratado a los secuestradores. Todos habían recibido entrenamiento en varios estilos de artes marciales. Pero el principal problema de Debbie era que estaba embarazada, por lo que no podía esforzarse demasiado, así que no podía atacar con toda su fuerza.

A pesar de eso, aún pudo arreglárselas con tres sujetos. Uno de ellos corrió hacia ella, pero Debbie simplemente lo esquivó. El hombre tomó impulso y pasó justo al lado de Debbie, quien aprovechó esto para golpearlo debajo de su barbilla con su mano cuando pasó. El golpe hizo que este girara la cabeza hacia atrás y cayó al suelo. Otro de los matones creyó que podría vencerla, pero ella atrapó su brazo y lo empujó hábilmente hacia el tercer secuestrador, haciendo que ambos cayeran al suelo.

Al darse cuenta de que Debbie era más hábil de lo que pensaban, rápidamente sacaron cuchillos guardados y los apuntaron hacia ella. Utilizaron varios tipos de cuchillos: cuchillos de mariposa, navajas con un aspecto aterrador e incluso algunos modelos con los que no estaba familiarizada, aunque definitivamente parecían ser de origen occidental.

El destello de las cuchillas afiladas hizo que el corazón de Debbie se detuviera por un instante. En ese momento, comenzó a sentir un fuerte dolor en el vientre. Preocupada por el estado del bebé, prefirió no mover un solo músculo.

Los secuestradores se lanzaron hacia ella con cuchillos en mano. Acorralada, Debbie apretó la mandíbula y le gritó al hombre que estaba a punto de violar a Sasha: "¡Espera!".

Todos se detuvieron en seco, rodeando a Debbie sin atacarla. El hombre con el torso desnudo ya se había quitado los pantalones y se estaba preparando para rasgar la ropa de Sasha. Con voz fuerte, rugió: "¿Y ahora qué quieres? Si no vas a firmar ese documento, ¡entonces no me molestes!".

"Lo... lo firmaré...". Cubriendo el vientre que le dolía y mirando los ojos desesperados de Sasha, Debbie finalmente se rindió. ¿Qué más podía hacer?

Recogió el pedazo de papel del suelo. Las lágrimas brotaban de sus ojos mientras lo le

no sabía quién estaba al otro lado de la línea, pero luego escuchó a Curtis decir el nombre de Debbie.

'¿Un nuevo novio? ¿Debbie?'. Wesley estaba sorprendido y enojado, con los ojos ardiendo de furia. Frunciendo el ceño, caminó hacia Curtis y tomó su teléfono de la mano. "¡Debbie Nian! ¿Qué demonios crees que estás haciendo? Carlos murió por protegerte. Sin embargo, a ti no te importó divorciarte de él por mucho que su padre te rogara que no lo hicieras. Incluso abortaste a su hijo. Aún no lo hemos sepultado, pero ¿ya tienes un nuevo novio? ¡No eres más que una perra!", Wesley gritó en el otro extremo.

Al principio, no creía ninguno de los rumores. Sabía cuánto la amaba Carlos y la mimaba. Alguien debía haber estado esparciendo mentiras. No creía que Debbie fuera así en absoluto. Pero ahora, ella misma lo había admitido, lo que lo decepcionó por completo.

Curtis intentó hacer callar a Wesley. "Wesley, las cosas no son como tú crees...".

En el otro extremo, Debbie cerró los ojos con angustia. Una punzada de dolor crecía en su corazón. Después de un momento, suprimió la pena que la afligía, la enterró profundo en su ser y dijo con voz relajada: "Carlos está muerto. ¿Acaso quieres que sea infeliz por el resto de mi vida?".

La ira de Wesley creció aún más. ¡Tenía impulso de apuntar con un arma a Debbie!

En ese instante Debbie colgó. No podía soportar mentirles más. Sus lágrimas la traicionarían si seguía haciéndolo.

Esa noche, Debbie fue a dormir en casa de Lucinda, tal como lo prometió. Durmió en la misma cama que Sasha. Mirando fijamente por la ventana, no pudo conciliar el sueño hasta la medianoche.

Poco después de quedarse dormida, creyó ver a Carlos en la oscuridad. Así que sonrió y dijo dulcemente: "Sr. Guapo...".

Carlos le sonrió con ternura y extendió la mano para acariciarle la cara.

"Señor Guapo, te extraño mucho...".

Carlos no dijo nada, solo la miró con los ojos llenos de ternura y amor.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir