ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 316 La desaparición de Debbie

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8845

Actualizado: 2019-09-17 00:02


La vendedora asintió con la cabeza repetidamente con miedo. Debbie se arregló la ropa y miró a Bianca, que ahora estaba tendida en el suelo, sin fuerzas. "Carlos solía protegerme y aunque él ya no esté, yo sigo aquí. No te metas conmigo de nuevo", le advirtió con frialdad.

Bianca sintió ganas de insultar a Debbie, pero cuando miró el perchero que esta tenía en la mano, se tragó el orgullo y simplemente dijo: "¡Aléjate de mí, perra psicópata! ¡Me las vas a pagar!".

Debbie resopló con burla. Después de todo lo que había pasado, ya nada le daba miedo. Ignorando la débil advertencia de Bianca, Debbie se dio la vuelta y caminó hacia la puerta.

Cuando Jeremías pasó cerca de Bianca, la miró y sonrió juguetonamente. "¿Cómo te sientes, zorra? ¿Te hace falta una patada más?". Sin esperar su respuesta, Jeremías la pateó en el estómago. La sonrisa juguetona en su rostro se desvaneció y le advirtió ferozmente: "Carlos no está aquí, ¡pero nosotros sí! No te atrevas a volver a ponerle un dedo encima. ¡Si regreso, el infierno me acompañará!".

Bianca abrazó su dolorido estómago, gemía de dolor y fue incapaz de pronunciar una sola palabra. Estaba pálida. Entonces, señaló la figura de Jeremías que se iba desvaneciendo y finalmente pudo emitir algunas palabras entre dientes. "Ustedes, idiotas... ¡Esperen!".

Jeremías se dio la vuelta, se metió el dedo en la oreja para rascarse y dijo casualmente: "Aquí te espero. Si quieres, ven con tu hijo para que te ayude. ¡Tráelo!".

Bianca se quedó sin palabras.

Hayden seguía muy ocupado intentando resolver los problemas que Carlos le había ocasionado. Ni siquiera estaba de humor para realizar la fiesta de compromiso para su prometida. Además, les advirtió a Bianca y a Portia varias veces que no se metieran con Debbie.

Por lo tanto, ella sabía muy bien que Hayden jamás la respaldaría en esto.

El día del funeral de Carlos, Debbie se levantó al amanecer. No había logrado dormir bien. Se puso el vestido nuevo que había comprado la noche anterior y se aplicó una ligera capa de maquillaje en la cara. También se puso un lápiz labial conservador, que le ayudaba a resaltar su color natural.

El vestido era del mismo estilo y color que uno de los vestidos que Carlos le había comprado. Él le había dicho que se veía bien con él.

Sebastián y Lucinda se habían ido a trabajar esa mañana. Olivia y Sasha necesitaban volver a la universidad, por lo que Debbie tuvo que ir sola al cementerio.

Esa mañana en el cementerio, un grupo de nubes gruesas y espesas se juntaron; los relámpagos atravesaban el cielo y el sonido de los truenos era ensordecedor. Todo indicaba que definiti

l cielo. El trueno retumbó. Entonces comenzó a llover. Debbie no sintió las gotas de lluvia, al contrario, se sentó y abrazó la lápida de Carlos, después gritó todo su amor por él...

Cuando Dixon regresó de Estados Unidos, Jeremías hizo hasta lo imposible por encontrar a Debbie para pedirle que se reuniera con sus viejos amigos.

Kristina sabía que Dixon estaría allí, así que rechazó la invitación.

Al final, los cuatro viejos amigos se juntaron y tuvieron su reunión. Debbie y Karen lloraron toda la noche. Se abrazaron y lloraron a mares. Intercambiaron historias sobre sus verdaderos amores y comentaron que los amarían eternamente. Las dos estaban destrozadas, bebieron juntas, para tratar de olvidar el dolor.

Dixon miró hacia el cielo y recordó lo que Kristina le había dicho. Le dijo que él era pobre y que necesitaba que el señor Huo le financiaba el estudio al extranjero, por eso decidió dejarlo. Sus ojos enrojecieron de sólo recordarlo.

Ese era un año especial de sus vidas.

En ese año, Debbie perdió a Carlos y Karen a Emmett.

En ese año, Kristina había roto con Dixon y se había enganchado con un tipo rico.

En ese año, Jeremías maduró y luchó por lograr un futuro más brillante por Sasha.

En ese año, los cinco viejos amigos habían andado cada uno su propio destino y tomaron caminos separados.

El día después de esa reunión, Debbie desapareció.

Nadie sabía dónde estaba.

En el tercer día de su desaparición, algunos medios informaron que se había ido de la Ciudad Y con un hombre. La gente sospechaba que se había escapado con su amante y había usado el pago de la pensión alimenticia que la familia Huo le había otorgado.

Desde entonces, Debbie Nian se había convertido en una figura nefasta en la Ciudad Y.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir