ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 317 La hija de Debbie y Carlos

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 10172

Actualizado: 2019-09-17 00:12


Tres años después

En el estadio nacional del País Z

Más de diez mil fans esperaban con entusiasmo a una de las cantantes para que empezara el concierto nocturno. Todos los asientos estaban ocupados.

A las 8:00 de la noche, comenzó el concierto. Ante los gritos de éxtasis de los admiradores, una joven con un largo vestido de mezclilla apareció en el escenario poco a poco. Sonó una melodía suave y lenta, y comenzó a cantar: "Prometiste que me amarías toda una eternidad.

Pero amor, no cumpliste con tu palabra.

En mi memoria, sigo teniendo tus ojos, en aquella noche de invierno.

En ellos, siento tu amor por mí, tan profundo como el mar...".

Su voz estaba llena de emociones, por lo que tocaba con facilidad los acordes del corazón de todos los presentes.

Donde quiera que iba, sus actuaciones dejaban a muchos fans llorando, al exteriorizar sus sentimientos.

La mayoría de sus composiciones originales eran canciones profundamente emotivas.

Sólo cuando tocaba alguna canción de otro cantante, agregaba algo diferente y animado.

"¡Ahhhhhh! ¡Debbie Nian! ¡Debbie Nian! ¡Te quiero!".

"¡Me encanta! Me derrites el corazón. Debbie, ¡siempre te amaré!".

Los fanáticos locos comenzaron a gritar su amor por la cantante.

Entre estos diez mil admiradores, más de la mitad eran sus fieles seguidores. Debbie había debutado como cantante hacía poco más de un año. Sin embargo, en poco tiempo, se había convertido en una sensación, y se había ganado los corazones de muchos fanáticos fervientes.

Sentada frente al piano negro, Debbie ajustó su micrófono, deslizó los dedos sobre el teclado y continuó cantando, con una respiración perfectamente controlada.

"El tiempo vuela. Amor, ¿me has visto en tus sueños?

¿Has sonreído sin mí?

Nunca supiste que sin ti, mi mundo se convirtió en un campo árido.

La lluvia interminable afuera es mi alberca de lágrimas.

Me ahogo en un mal de amores...".

Cuando terminó con la primera canción, en medio de la euforia y los gritos de admiración, también se notaban lágrimas que rodaban libremente por los rostros de los fanáticos en igual medida. Algunos lloraban por el amor y la admiración que sentían por su superestrella. Otros porque se sentían identificados con su música por alguna experiencia personal.

Para agradecer su inmenso apoyo, Debbie levantó las manos como señal de agradecimiento y les lanzó un beso. Luego volvió a su asiento, se limpió una lágrima de la esquina del ojo derecho y tomó el micrófono. Le dijo a la gran multitud de fanáticos con una voz alegre: "Amigos, estoy asombrada por su amor y apoyo. Gracias a todos por esta conexión que compartimos. Les agradezco la pasión que han puesto esta noche y al ambiente que han creado. Como muestra de mi agradecimiento, quiero dedicarles la próxima canción. Es una canción que escribió una gran amiga. Pero le hice unos pequeños cambios, sólo para ustedes. Es una canción dulce y alegre, de Irene Wen: 'Leche y Piña'. ¿Dónde están sus gritos...?". Ella los incitó alegremente, con lo cual

¿No prometiste que encontrarías trabajo?".

"¿Quién dice que no puedes retirar el dinero de una cuenta a plazo fijo? Sólo pierdes un poco de interés. ¡O puedes pedirle dinero a tu hombre! ¡Ve por él ahora!".

Debbie cerró los ojos con furia. Mantuvo la voz baja y pacientemente le explicó: "Ya te lo he dicho muchas veces. Iván no es mi hombre. Sólo somos amigos...".

"No me interesa. Solo dame el dinero ahora. No te pido mucho. ¡Sólo son treinta mil dólares!".

Tres años atrás, cuando Debbie se enteró de que su hermano biológico, Decker Lu, vivía en el País Z, decidió mudarse ahí. Ella había pensado que él era una persona confiable, sin embargo, se equivocó.

Su hermano, Decker Lu, resultó ser un vividor que se negaba a trabajar.

Al principio, Decker Lu no creía que Debbie fuera su hermana. Pero luego no tuvo más remedio que aceptarlo cuando Debbie le mostró una prueba de ADN.

Debbie había creído que él cambiaría su actitud hacia ella después de demostrarle que era su hermana biológica. Pero nada había cambiado. Siempre era grosero y ahora incluso había comenzado a exigirle dinero. Nunca la trató como a una hermana.

"Está bien, te daré treinta mil dólares. ¡Una última vez! Si no encuentras trabajo después de esto, ¡no te daré ni un centavo más!", Debbie lo regañó.

Decker Lu respondió: "Eres una estrella pop. El dinero te cae a diario. ¡No seas una tacaña!".

"Sí, he ganado bastante este año. Pero tengo que mantener a Piggy, y todavía no he terminado de pagar mi préstamo hipotecario". Después de recuperarse del parto, Debbie había lanzado su primer álbum. En poco tiempo, las canciones habían tenido gran éxito y la habían lanzado a la fama, y con eso había podido ganar algo de dinero

Pero fue entonces cuando los fantasmas del pasado resurgieron para perseguirla. Los rumores sobre sus escándalos: su divorcio con Carlos y su aventura con otro hombre habían empezado a expandirse como si se tratase de un incendio forestal. No le fue fácil encontrar trabajo ni seguir cantando.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir