ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 318 Evelyn Nian

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 10125

Actualizado: 2019-09-17 01:00


Afortunadamente, Debbie no estaba sola en el País Z. Tenía a dos personas en particular que estaban allí para ayudarla siempre.

Con la ayuda de los hermanos Wen y su talento natural, finalmente había podido hacerse un nombre en el circulo musical del País Z.

Su ascenso se debía en parte a Iván Wen, propietario de una compañía discográfica, quien dedicó tiempo, dinero y energía para hacer desaparecer todos los escándalos del pasado que habían seguido a Debbie. Pero él y su hermana perseveraron y finalmente lo lograron.

Al principio, Ivan Wen no estaba muy dispuesto a ayudar a Debbie. No eran amigos, y él no veía ninguna razón para arriesgarse con esta chica de la que solo había oído cosas malas.

Pero Irene Wen, una chica encantadora que también amaba la música al igual que Debbie, logró convencer a su hermano para que la ayudara.

Iván consentía mucho a su hermana, por lo que, finalmente, tuvo que ceder. Durante los ensayos, Se dio cuenta de que Debbie tenía una voz angelical. Lo conmovió su canto de sirena. Entonces supo que probablemente tenía una gran artista y talento en sus manos. Así que se dedicó a hacer su trabajo, empezó a generar publicidad positiva para así enterrar toda la mercadotecnia negativa. Con el paso del tiempo, él y Debbie se hicieron muy buenos amigos.

Cuando Debbie conoció por primera vez a Irene Wen, no le gustó la chica porque le recordaba a Megan

y Debbie no estaba dispuesta a acercarse a alguien así nuevamente. Era joven, como Megan, y tenía rasgos muy similares a ella. Además, también era alegre y adorable. Eso hizo que Debbie fuera con más cautela: Megan tenía dos caras y podría apuñalarte por la espalda mientras sonreía dulcemente todo el tiempo.

Sin embargo, el constante trato hizo que Debbie pudiera conocerla mejor. De hecho, Irene Wen era una chica inocente y atractiva, no tenía malicia en su corazón. A diferencia de Megan, no estaba actuando.

Megan también emitía ese tipo de vibraciones, pero si no tenías cuidado, caías en su trampa. Su personalidad encantadora ayudaba al engaño. Pero era todo menos inocente, más bien era una chica que manipulaba y lloraba para conseguir lo que quería. Y si eso no funcionaba, tramaba elaborados actos para salirse con la suya.

Una vez que Debbie conoció mejor a Irene, pudo ver a través de su corazón y se animó a tratarla. Poco después, Debbie, Irene e Iván Wen se habían convertido en amigos cercanos.

Debbie ahora tenía una base de admiradores leales, y sabían que ella sólo trabajaba en el País Z. Jamás hacía giras internacionales. Iván Wen le había advertido que eso podría afectar su popularidad, pero ella había prometido jamás regresar a la Ciudad Y. No tenía intención de realizar ningún tipo de gira que pudiera acercarla a esa ciudad.

Aun así, muchos fanáticos viajaban una gran distancia para escucharla cantar. Tenía una presencia cautivadora en el escenario, y nadie que viajara al País Z se iba decepcionado a casa después de escucharla en su concierto.

Además de los álbumes y co

ento. ¿Ya comiste, Iván?". Después levantó la fiambrera. "¿Quieres un poco?", preguntó con la boca llena, porque sólo había pasado un bocado.

El hombre se limpió las manos con una servilleta húmeda. "No. Ya comí. Tú come".

"Bueno".

Después de que madre e hija terminaron, Iván fue a ver al médico encargado de Piggy, quien le dijo que la niña estaba bastante bien y que su temperatura se había normalizado. Necesitaba observarla medio día más y después la darían de alta, siempre y cuando todo saliera bien. Iván le comunicó la noticia a Debbie y salió del hospital.

En cuanto se fue, Ruby llegó apresuradamente. Cuando vio a Piggy, corrió hacia ella, la abrazó y le dijo: "Cariño, lo siento mucho. Me desperté tarde. ¿Ya te sientes mejor?".

La niña levantó el juguete que tenía en su mano. "Sí. ¡Mira, el juguete!".

Piggy no era tan infantil y despreocupada como los otros niños de su edad. Tal vez porque Debbie era seria y determinada.

La pequeña Evelyn rara vez se reía. Cuando estaba rodeada de extraños, no sonreía ni hablaba. Todos bromeaban y decían que la niña era una princesa de hielo.

Pero cuando estaba rodeada de personas cercana, volvía a ser una niña linda e inocente.

Debbie, en ocasiones, se preguntaba si Piggy tenía doble personalidad. Era normal que un adulto se callara con extraños. Pero Piggy sólo tenía dos años.

Una vez, Debbie llevó a su hija al hospital para una revisión. Los resultados mostraron que estaba muy sana. Las enfermedades mentales son difíciles de diagnosticar en un bebé, pero aparte de su silencio con los extraños, actuaba normal en todos los aspectos.

Entonces Debbie pensó que tal vez su hija había heredado rasgos de ambos. Era alegre y vivaz con su familia y amigos, como Debbie. Pero se portaba callada y retraída con los extraños... como... su padre.

Ruby le apretó las mejillas y dijo: "Cariño, ¿Por qué no juegas un rato con tu juguete? Tu mamá y yo tenemos que hablar sobre el trabajo".

La pequeña asintió y volvió a jugar sola.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir