ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 319 Está vivo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8794

Actualizado: 2019-09-17 02:06


"Recuerda que tienes una sesión de fotos a la que tienes que asistir y la marca Yili es una cuenta bastante importante. No te preocupes por tu nuevo álbum, sólo tomate tu tiempo. Iván quiere que incluyas algunas canciones más alegres", dijo Ruby. Desde su primer álbum, todas las canciones que Debbie había escrito eran tristes. Sabía que las baladas resaltaban su voz, pero Iván pensaba que podrían comercializar algunas canciones más alegres y así podrían aumentar su número de fans. Querían atraer público más joven.

Debbie asintió, "Entiendo, voy a intentarlo".

Ruby se encogió de hombros. Había escuchado la misma respuesta muchas veces, pero Debbie siempre terminaba escribiendo las mismas canciones tristes y melancólicas.

"¿Harás taekwondo hoy?", Ruby preguntó. Desde que Piggy tenía tres meses, Debbie había estado practicando con esmero taekwondo y baile casi todos los días. No se perdería ni una sesión a menos que estuviera muy ocupada.

Debbie miró a Piggy y sacudió la cabeza. "Hoy no, si Piggy se siente mejor mañana, iré". Pues no quería alejarse ni un momento de Piggy cuando estaba enferma.

"Bueno, debo irme. Por cierto, no olvides que esta noche es la fiesta de aniversario del señor Yu".

Debbie estaba revisando los comentarios de sus admiradores en Weibo. Sin levantar la vista, respondió distraídamente: "¿Podríamos cancelar? ¿O tal vez podrías ir en mi lugar?". Ella realmente odiaba estas fiestas.

Ruby conocía bien a Debbie. Le dio unas palmadas en el hombro y dijo: "Por supuesto que no. Tienes que ir. El señor Yu no escatimó en gastos para asegurarse de que asistieras". Ruby sonrió con tristeza. "Es el precio de la fama, eres la cantante más popular del momento".

'El señor. Yu...'. De repente, Debbie pensó en algo y preguntó: "¿El señor Yu es un hombre muy poderoso aquí?".

"Sí, en estos dos años, te has esforzado en ampliar tus conexiones sociales y conocer a personas ricas y poderosas, no querrás desperdiciar la oportunidad de relacionarte con el señor Yu, ¿verdad?". Ruby no sabía por qué Debbie estaba interesada en conocer a los ricos y poderosos, incluso quería conocer a los del bajo mundo.

"De acuerdo, avísale al señor Yu que asistiré".

"Excelente".

Debbie se llevó a Piggy a casa por la tarde. Después de dejarla con la niñera, fue al hotel donde se celebraba la fiesta.

Ella llegó temprano y comenzó a hablar con los invitados.

En un momento escuchó hablar a algunas chicas. "Supe que el señor Yu invitó a una persona misteriosa. ¿Sabes quién es?".

"¡Por supuesto! El apellido del invitado es Huo. Pero no sé el nombre".

Debbie tomó un sorbo d

jo eso? Resultó herido en un accidente automovilístico, y se ha estado recuperando durante todos estos dos años. Señorita Nian, ¿estás bien?".

'No murió... Está vivo...'. "¡Estoy bien!". Debbie lloró y luego se rio, lo que confundió a Milo Yu, quien se preguntaba si la mujer estaba borracha, y contempló ordenar a alguno de sus asistentes que la llevaran a su casa. Debbie estaba demasiado feliz de que Carlos todavía estuviera vivo.

A pesar de su confusión, Milo Yu sacudió la cabeza y se dispuso a regresar a la sala. Después de todo, todavía había muchos invitados a los que debía atender.

Sólo había caminado unos pocos pasos cuando Debbie lo llamó. El hombre se detuvo impacientemente. Debbie respiró profundamente para calmarse y le dijo con cortesía: "Perdón por mi comportamiento grosero, señor Yu. ¿Me podrías decir adónde fue el señor Huo?".

"¿Por qué te interesa?", respondió él.

Ella se le acercó y le suplicó con una expresión llena de esperanza: "Señor Yu, por favor. Tengo algo muy importante que decirle".

Milo Yu se quedó atónito por un rato. Tal vez su mirada de súplica lo convenció, o tal vez estaba de buen humor esa noche gracias a la fiesta. Debbie era una cantante popular, una de las más ricas y famosas. Así que pensó que no pasaría nada malo si le daba la información. Por eso, le reveló a Debbie dónde estaba alojado Carlos.

Limpiándose las lágrimas, Debbie se inclinó ante él y le dijo seriamente: "¡Gracias, señor Yu! Estoy para lo que necesite".

Milo Yu se quedó allí en silencio sorprendido.

Debbie, por otro lado, sacó su teléfono del bolso y llamó a su conductor para que la recogiera. Iba a ver a Carlos por primera vez después de tres años, el hombre que ella había creído que estaba muerto.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir