ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 327 ¿Volvió por mí

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7020

Actualizado: 2019-09-19 00:12


A Carlos le sorprendió aquel flirteo. Se puso rojo como un tomate. Pero muy pronto su vergüenza se convirtió en ira. "Guau, es usted una mujerzuela, ¿verdad, señorita Nian?".

A Debbie no le importó que la insultara. Se sacudió el cuello de su traje hecho a medida y dijo: "Eso no es lo que solías decir. Me dijiste que te gustaba cuando flirteaba contigo".

Entonces ella le arregló la corbata con gestos muy íntimos, recorriendo con los dedos toda su extensión. "Te he hecho el nudo de la corbata desde que estábamos juntos. ¿Dónde está aquella corbata de color burdeos que te compré? Pensabas que el color y el estampado eran demasiado fuertes, y dijiste que era más del estilo de Damon. No te la ponías. Pero yo insistí. Y mucho después, empezaste a usarla. ¿Aún la tienes?".

'¿Corbata burdeos?'. Era cierto que él tenía una. La veía cada vez que abría el vestidor de su mansión... pero no recordaba haberla llevado nunca.

En aquel momento, tuvo una sensación extraña. Se dio cuenta de que le gustaba esta mujer. Ella le quedaba como un guante. Pero no era capaz de recordarla. Finalmente él le lanzó una mirada fría y le advirtió: "¡Aléjate de mí!". Estaba a punto de prometerse en matrimonio con Stephanie. No debería andar con mujeres que no conocía. Y mucho menos si eran tan lanzadas como esta.

Debbie no tenía ningún miedo. Ella puso una mano contra su barbilla y respondió: "Normalmente, si una desconocida te hubiera besado, ya estaría muerta. Pero yo soy diferente. Soy el único amor auténtico de tu vida y estamos destinados a estar juntos. Te has olvidado de mí. Pero no has olvidado como beso, ¿verdad que no?".

"¡Cállate!", le espetó Carlos. Su cara se oscureció, pero sabía que lo que ella decía era verdad. Cuando Stephanie lo besó por primera vez, él no se apartó, pero después no se sintió bien.

Sin embargo, nunca le habían dado un beso tan maravilloso como cuando Debbie lo besó hace un momento. Esta mujer que tenía delante no tenía miedo y era agresiva. Le intrigó y al mismo tiempo le dio miedo. '¡Maldita sea!

¡Qué me está pasando! Ha estado coqueteando con

el hospital.

Pero ahora que Carlos se había ido, no le importaba nada más. De modo que movió la cabeza abatida. "Gracias a todos. Estaré bien". La joven había esperado ansiosamente por una excusa para abandonar la cena antes. Ahora ya tenía una buena.

Debbie rechazó la ayuda de todos y los vio regresar al hotel.

Respiró hondo y sacó un paquete de pañuelos de su bolso para limpiar la sangre de su pierna. Luego cojeó hacia la carretera, haciendo una mueca de dolor a cada paso. La rodilla lesionada estaba de un rojo brillante, no solo por la laceración, sino también por el hematoma. Sabía que en un par de horas estaría morada.

Durante algunos minutos después, varios taxis pasaron junto a ella, pero todos estaban ocupados.

Justo cuando Debbie comenzaba a sentirse frustrada, apareció un automóvil que le resultaba conocido.

Sus ojos brillaron de alegría. 'Pensé que se había ido. ¿Qué hace él aquí? ¿Volvió a por mí?'.

Estaba tan emocionada que olvidó el dolor y comenzó a saludar al rugiente Emperor.

El conductor la vio, redujo la velocidad e informó a Carlos: "Señor Huo, la señorita Nian está aquí. Está saludando al auto".

Carlos no respondió. Así que el conductor se quedó con la duda de si debería detener el auto. Inesperadamente, cuando vio que el automóvil no se detenía, Debbie salió a la carretera y se puso justo en el camino del auto que se aproximaba.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir