ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 332 Nos vamos a casar

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8383

Actualizado: 2019-09-20 00:12


Ruby miró a su alrededor vigilantemente, temerosa de que hubiera alguien escondido tras una esquina o en los arbustos, que hubiera algun paparazzi que intenta obtener una foto de Debbie desprevenida.

"Decker, no puedo. Estoy agotada y muy justa de dinero", espetó Debbie rechazando la petición de su hermano. Y lo del dinero no era una excusa. Se había gastado un montón de dinero en detectives, y estaba cerca del límite de crédito de su cuenta del banco. Incluso había retirado el dinero que tenía ahorrado en una cuenta a plazo fijo.

Decker no estaba enfadado. Llevó hacia adelante a la mujer que estaba de pie detrás de él. "Nos vamos a casar pronto. No me vendría mal algo de dinero para comenzar mi nueva vida, ¿verdad? Al fin y al cabo, eres mi hermana".

'¿Casarse?'. Aquello era una sorpresa para Debbie. Le echó un vistazo a la muchacha. Apenas tenía veinte años, pero vestía como una adulta. Debbie reprimió su impresión y le preguntó a la muchacha: "¿Estás segura de él? Es un parásito. ¿Quieres casarte con un hombre que vive de su hermana?".

Furioso por sus comentarios, Decker se interpuso entre ellas y miró a Debbie. "¡Oye! ¡Eso me molesta! ¿Qué pretendes con eso?".

Ignorándolo, Debbie mantuvo los ojos fijos en la joven, esperando su respuesta. La muchacha, que ya se había retirado detrás de él, se asomó y respondió: "Él me trata bien. Quiero casarme con él". Hablaba con un tono tímido, vacilante y callado. Debbie se daba cuenta de que la chica tenía miedo de molestarlo.

No se esperaba una respuesta tan estúpida como esa. Parecía que casi lo tuviera ensayado.

Una sonrisa engreída apareció en el rostro de Decker. "¡Ya la oíste! ¡Ahora, el dinero!".

"Está bien. Te daré cincuenta mil dólares. Pero primero tendrás que conseguir un trabajo con el que puedas mantener a esta joven. Si no hay trabajo, no hay dinero". No podía soportar ver a su hermano así sin hacer nada. Si no encontraba un buen trabajo, le esperaba un futuro muy negro.

Debbie no quería hablar más, así que se dio la vuelta y comenzó a caminar de regreso a su auto.

Decker quiso correr hacia ella y detenerla. Quería el dinero ahora. Pero Ruby le cortó el paso. "Sabes que tu hermana sabe Taekwondo, ¿verdad? Ella podría hacerte pedazos si quisiera. Si no lo ha hecho aún, es porque eres su hermano. Pero no lo fuerces".

Al recordar el nivel que tenía Debbie en las artes marciales, Decker se acobardó inmediatamente. Le gritó a Debbie todo tipo de insultos mientras veía impotente cómo se a

ser una buena esposa y una buena madre.

Carlos le acarició la mano. "Estás cansada. Deberías acostarte", le aconsejó.

Pero la mujer no se marchó. En vez de eso, se sentó en su regazo y acercó su rostro al de él. "He estado pensando. Ya llevamos un tiempo juntos... y pronto nos prometeremos en matrimonio. Entonces... ¿Por qué no... tenemos un hijo primero?".

Ella había estado insinuándolo con rodeos. Pero luego pensó que quizá sería mejor no andarse por las ramas.

'¿Un hijo?'. Carlos frunció el ceño. Una miríada de complejos sentimientos se agitó en su corazón. Después de un rato, él simplemente le dio un pico en los labios y la consoló, "No hay prisa. Los dos estamos ocupados. Espera hasta que nos casemos".

Decepcionada, Stephanie no tuvo más remedio que aceptar. "Bueno". Luego, se acercó y presionó sus labios contra los de él.

Pero en una fracción de segundo, Carlos la apartó. "Mira, es tarde. Necesito responder a este correo electrónico. Duérmete primero, como te dije".

Stephanie estaba frustrada de nuevo. Carlos nunca intentaba tener sexo con ella. Siempre era ella la que tenía que hacer rodar la pelota. Pero él la rechazaba cada vez.

Hubo momentos en que ella se preguntó si él era impotente. Y sintió la necesidad de que lo miraran en el hospital.

'¿Y si de verdad no puede? ¿Qué voy a hacer?', se preguntó preocupada.

En el país Z

Antes de que Debbie pudiera pasar tiempo con su hija, se le pidió que rodara un anuncio de interés público. Sin otra opción, dejó a Piggy con Iván durante un día.

"Vas a cenar con un cliente, ¿verdad? Puedes llevar a Piggy a casa antes de la cena", Debbie le dijo a Iván preocupada.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir