ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 337 Amor de corazón y alma

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 11516

Actualizado: 2019-09-21 00:12


De pronto, Carlos recordó el momento exacto en que finalmente recuperó la conciencia después de estar en coma durante tanto tiempo. Todos a su alrededor le dijeron que había estado en un trágico accidente automovilístico y que había permanecido en estado vegetativo durante más de dos años. De igual manera, le comentaron que Stephanie, su amiga de la infancia, se había quedado a su lado y lo había cuidado durante esos dos años.

James le contó que él y Stephanie habían estado profundamente enamorados, y dado que ya se había despertado, tenía la obligación de responderle.

A partir de ese momento, Stephanie comenzó a reducir la carga de trabajo que tenía y dedicó la mayor parte de su tiempo a cuidarlo como su novia. Pero con respecto a la cuestión de si realmente amaba a Stephanie o no, por alguna razón, Carlos nunca lo había considerado.

Había momentos en los que en el fondo de su corazón, él sentía que ella no era la mujer con la que deseaba estar. Y no porque la odiara ni nada de eso, al contrario, estaba cómodo con su compañía. Porque si ese hubiera sido el caso, entonces no habrían podido seguir siendo amigos desde la infancia.

A menudo, reflexionaba sobre quién demonios podría ser la mujer que él deseaba para pasar el resto de su vida. ¿Dónde podría encontrarla? ¿Qué estaría haciendo en este momento? En primer lugar, para ser precisos, ni siquiera tenía la certeza de que dicha mujer existiera. Pensó que también existía la posibilidad de que estuviera paranoico sin razón alguna.

Debbie estaba contenta de ver cómo se había quedado Carlos sin palabras después de escuchar la pregunta que le hizo. Si hubiera respondido rotundamente que amaba a Stephanie, entonces probablemente no le quedaría más remedio que renunciar en su intento por recuperarlo. Pero afortunadamente, no lo había dicho. Se había negado a darle una respuesta durante unos dos minutos, y ella se quedó pensativa. Ese período de silencio le ayudó a mantener las esperanzas de recuperarlo.

Debbie tenía los ojos irritados y le empezaron a llorar. Entonces, se inclinó y apoyó la mejilla en el hombro de Carlos y le dijo: "Señor Guapo, sé que no te enamorarás de ella, porque prometiste amarme eternamente, y a pesar de que quizá sufras de pérdida de memoria en este momento, puedo sentir que sigo aquí, en algún lugar profundo de tu corazón. Después de todo, soy la persona que más amas...". Era obvio que ella también lo amaba de esa manera. A pesar de que la habían engañado cuando le hicieron creer que él había muerto, el amor que sentía por él jamás había disminuido, ni siquiera después tres años.

A medida que pasaba el tiempo, el amor que había estado guardando nunca se desvaneció e incluso se volvió mucho más fuerte que antes. Ella amaba sinceramente a Carlos con el corazón y el alma.

Frunciendo los labios intensamente, Carlos se quedó asombrado por la forma en que sus palabras tocaron su corazón, además de que lo habían conmovido profundamente.

En ese momento, se dio cuenta de que ella podría estar diciendo la verdad al decir que habían estado muy enamorados en el pasado.

Luego, el automóvil se detuvo cerca de uno de los lugares más conocidos del País Z, el cual siempre estaba lleno de actividad debido a que contaba con impresionantes vistas. Y tan pronto como Carlos se aseguró de que el auto estuviera cerrado, Debbie se acercó a él y lo rodeó con los brazos.

Él intentó rechazarla, pero Debbie no se movía

mente era importante para mí, así que no me quedó más remedio que acceder. Después de eso, el hombre cruel me dijo que habías muerto. Eso me destrozó el corazón en un millón de pedazos, e incluso fui a tu supuesto funeral". Una sonrisa despectiva se deslizó sobre su rostro cuando recordó el falso funeral y no pudo evitar preguntar: "¿Realmente fui tan tonta? Hasta hoy no me di cuenta de lo imbécil que fui en ese entonces. Fui la más estúpida del mundo. Logró engañarme".

"¿Y quién es él?". El corazón de Carlos comenzó a latir con fuerza en el momento en que se le ocurrió una posible respuesta.

Debbie pensó que no era el momento para decirle que el malo era James, porque a sus ojos, él había sido un buen padre después del accidente. Si ella dijera algo que pudiera desenmascararlo, Carlos podría tomarlo a mal y pensaría que ella estaba intentando abrir una brecha en la relación padre e hijo. Por esa razón, dijo casualmente: "Por ahora, realmente no importa quién sea. Nada cambiará, aunque te lo diga, así que será en otro momento".

Dado que parecía que realmente no tenía intenciones de decirlo, Carlos decidió dejarlo pasar por el momento. Dicho esto, le hizo una pregunta diferente: "Entonces, ¿cuál era la debilidad con la que te amenazó?".

"Yo estaba...". 'No, no, eso es peligroso. No debería decirle nada sobre eso ahora. Si Carlos no recupera la memoria, pero descubre que Piggy es en realidad su hija, probablemente terminemos teniendo una batalla por su custodia. ¿Qué podría hacer si eso sucede?'. Debbie entró en pánico, y de pronto se sintió muy ansiosa.

"¿Por qué de repente dudas tanto en responderme?". Carlos tenía sus agudos ojos profundamente fijos en el rostro de Debbie, así que pudo notar de cerca cada pequeño cambio en su expresión.

"No, no es eso, lo que pasa es que estoy preocupada porque en este momento no recuerdas nada. Por lo tanto, es posible que te cueste trabajo asimilar toda esta información. Cuando finalmente te recuperes, te contaré toda la verdad. ¿De acuerdo? Te lo prometo, ¡en ese momento ya no te ocultaré nada! ¿Sí?". Debbie lo soltó del brazo y lo miró fijamente a los ojos.

Reconoció la sinceridad y la veracidad en los ojos de Debbie, así que Carlos decidió dejar el tema por el momento y simplemente siguió avanzando.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir