ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 339 Actualmente estoy soltera

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8702

Actualizado: 2019-09-21 03:33


Como Debbie era una celebridad en el País Z, llevaba gafas de sol y un sombrero de ala ancha todo el tiempo.

En el mercado nocturno, Carlos había escuchado a muchas personas cotillear entre ellos, preguntándose si la mujer a su lado era Debbie Nian.

Pero en ese momento dentro del auto, ella no llevaba gafas de sol, ni tampoco maquillaje. Sus ojos estaban cerrados, con pestañas largas y hermosas. Tenía una nariz delicada, y labios rojos y regordetes.

Sintió como si estuviera hechizado al bajar lentamente la cabeza hacia el rostro de ella y besarla en los labios.

El aire en el auto se llenó de romance.

Debbie sintió su beso, estaba familiarizada con su aroma. El olor a tabaco en su boca era el mismo de antes, y esto no hizo más que llenarla de nostalgia.

Lentamente levantó las manos y acunó su cuello, devolviéndole el beso apasionadamente sin abrir los ojos. Carlos no la detuvo. Simplemente no podía.

Cada vez que Stephanie había intentado besarle, él la había rechazado sin rechistar. Había llegado al punto de dudar de sí mismo y preguntarse si era impotente.

Pero el fuego que ardía en su vientre en este momento demostró que era perfectamente normal. Que seguía respondiendo a estímulos como antes. Había comprobado que tenía un deseo sexual muy fuerte, pero que no lo despertaba Stephanie.

Unos minutos más tarde, los dos se separaron, sin aliento. Sus frentes todavía estaban una contra la otra y los brazos de Carlos estaban fuertemente apretados alrededor de su cintura. Exigió con voz ronca, "¡Márchate!".

Debbie puso los ojos en blanco. 'Todavía me tienes en tus brazos. ¿Cómo se supone que debo salir de aquí?'. Además, ella no quería irse todavía.

"Yo...". Antes de que pudiera terminar de hablar, sus labios estaban siendo devorados una vez más, fervientemente.

Varios minutos después, apartándose de ella una vez más, Carlos trató de calmarse. La soltó y se inclinó hacia delante para abrirle la puerta del pasajero. "¡Vete!".

Mordiéndose los labios hinchados, Debbie se aferró a su cintura con fuerza y dijo: "Carlos Huo, tú has sido el único hombre con el que me he acostado en mi vida, y no lo haré con ningún otro hombre. Podemos...".

En ese momento, Carlos no tenía control sobre sí mismo, había una pasión que no sabía que estaba dentro de él. Estaba completamente loco por esta mujer. '¿Por qué?', él gritó en su cabeza, mientras la atraía hacia su cuerpo.

Ella respondió y dejó que la devorara. Unos minutos más tarde, él se apartó de ella y la dejó ir. Se apoyó contra su asiento y cerró los ojos sin decir una palabra.

Sabiendo

cretos sucios de James eran difíciles de desenterrar, pero Debbie estaba dispuesta a hacerlo ya que no podía simplemente sentarse y esperar. Al día siguiente, ella se dirigió al edificio del Grupo ZL.

Las recepcionistas no eran las mismas personas de hace tres años. Todos eran extraños para Debbie.

"¿Puedo ayudarle?", una de ellas preguntó cortésmente.

Debbie se ajustó las gafas de sol y respondió con una sonrisa: "Sí. Me gustaría ver a Tristán. Gracias".

"¿Tristán?". La recepcionista parecía confundida. Obviamente, ella no reconocía ese nombre. La otra recepcionista, que era un poco mayor que ella, echó una mirada inquisidora a Debbie y le dijo: "Tristán hace mucho que dejó el Grupo ZL. ¿No lo sabía?".

Debbie estaba sorprendida. '¿Tristán se ha ido?'. "Bien, entonces me gustaría ver a Ashley".

"Ashley tampoco trabaja en el Grupo ZL".

Debbie continuó en estado de shock, "¿Y Zelda?".

"Todos dejaron la compañía hace tres años".

Debbie se quedó mirando a la recepcionista, mientras se preguntaba qué era lo que estaba pasando. "¿Sabes dónde están ahora?", preguntó.

La recepcionista sacudió la cabeza. "Escuché que Tristán se había ido al extranjero, pero nunca escuché nada sobre Ashley y Zelda".

Debbie se quedó sin palabras por un rato. '¿Por qué todos los asistentes de Carlos abandonaron la empresa al mismo tiempo? ¿Los expulsó James para fortalecer su posición en la empresa? ¿Eran una amenaza para él?'.

Después de salir del Grupo ZL, Debbie se subió a su auto y miró fijamente el edificio de la compañía.

Sonó su teléfono y rápidamente lo contestó. "Hola Iván".

"Debbie, ¿quieres dar un concierto en la Ciudad Y?".

Los ojos de Debbie se abrieron como platos. "¿Por qué?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir