ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 350 Quiero su corazón

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7297

Actualizado: 2019-09-23 00:28


Debbie observó que Stephanie besó suavemente en los labios a Carlos. Era algo totalmente diferente al beso apasionado que había presenciado hacía un minuto.

Irónicamente, Carlos también había besado apasionadamente a Debbie en su departamento esa misma noche.

Se sintió un incómodo silencio. Nadie se atrevió a romperlo.

Parecía que Stephanie había bebido bastante, se le insinuaba todo el tiempo a Carlos. Cada vez que Carlos la alejaba, ella lo abrazaba con fuerza nuevamente. "Carlos, no me siento bien. ¿Podemos ir a casa?".

Debbie recordó que ella también le hablaba así a Carlos. En lugar de su nombre, le decía cariño o viejo.

No podía creer que otra mujer lo llamara por su nombre, lo abrazara y él la cuidara como antes solía hacerlo con ella.

La felicidad que había sentido por el momento que habían vivido juntos se desvaneció.

Tal vez, los hombres eran por naturaleza mentirosos y simplemente eran incapaces de ser fieles.

Debbie vio cómo Carlos sostuvo a Stephanie y la subió al auto.

De pronto, sintió cómo las lágrimas salían de sus ojos. Así que hizo la cabeza hacia atrás para evitar que se derramaran. Sintió un dolor intenso que recorrió todo su cuerpo y destrozó su corazón en un millón de pedazos. En ese momento, todo su mundo se derrumbó. Podía llorar todo lo que quisiera y lamentarse todo el día si quería, pero este no era el momento adecuado. Apretó los puños, se recuperó y miró a Megan. Su rostro se retorció para formar una sonrisa fingida. "Señorita Lan, hace mucho tiempo que no te veía. ¿Has estado muy ocupada? ¿Sigues destruyendo vidas?".

Ya habían pasado tres años, pero Megan seguía siendo la misma. Frunció el ceño ante lo que Debbie le dijo e intentó explicar: "No, creo que te equivocas. Yo llamé al tío Carlos, le pedí que viniera a buscar a la tía Stephanie".

'La tía Stephanie...'.

Parecía algo normal, pero le cayó a Debbie como un rayo.

Megan antes usaba ese término con Debbie y ahora llamaba así a Stephanie.

Debbie ya sabía cómo lidiar con Megan, pero nada la había preparado para asimilar que ya no era nadie en la vida de Carlos en ese momento. ¡Nadie la llamaba 'tía' porque ya no era nadie! Debb

y lo arrojó sobre la mesa. "Amigos, yo invito esta noche, así que pidan lo que quieran. Con confianza".

"¿Alguna vez has visto esa película?". Karen le preguntó a Jeremías.

"¿Cuál?".

El resto del grupo la miró con confusión.

"La gran apuesta".

Antes de que entendieran por qué lo decía, Karen puso las manos en cada esquina de la boca y gritó: "¡Escuchen todos, el señor Han invita esta noche!".

"Espera, espera, espera...". Jeremías intentó detenerla, pero ya era demasiado tarde.

Mucha gente ya la había escuchado. El DJ incluso recreó la escena de la película y puso música que incitó a la multitud, además gritó en el micrófono: "¡El señor Han invita esta noche! ¡Salud!".

Todos los que han visto esa película, recuerdan esa frase y obviamente esperan que algún día les suceda eso en la vida real.

Y eso estaba pasando ahora. En todo el club se escuchaban risas, gritos y alegría.

Jeremías señaló a Karen, que estaba sonriendo ampliamente. Le temblaba la mano y los labios. Se acurrucó en los brazos de Sasha y se quejó, "¡Cariño, Karen me está molestando!".

Sasha simplemente parpadeó y dijo: "Bueno, creo que te lo mereces. Karen pagó demasiado dinero la última vez por lo que hiciste, ¿recuerdas?".

Era una larga historia, pero en breve, Jeremías estaba ebrio y se había peleado. El hombre con el que estaba peleando entró en una cafetería. Y para que no se le escapara, Jeremías había destruido todo el negocio.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir