ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 360 Engordemos juntos

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7374

Actualizado: 2019-09-25 00:22


Como Carlos ya le había advertido a Debbie que no le sirviera, ella se concentró por completo en la deliciosa comida en su mesa. Pero, él sí le sirvió de los diferentes platillos de vez en cuando, estos pequeños gestos hicieron que Debbie sintiera ganas de llorar. Luego olisqueó el plato de sopa que él puso frente a ella.

'A pesar de que perdió la memoria, sigue cuidándome', pensó y se le llenó el pecho de felicidad, 'Parece que todos mis esfuerzos están dando resultado. ¿Eso significará que volveremos a estar juntos pronto?'.

"¿Estás llorando?". La voz de Carlos sacó a Debbie de sus pensamientos.

Rápidamente tomó un pañuelo y se secó las lágrimas. Con una dulce sonrisa, lo negó: "¡No, no! Yo...". Era muy obvio que estaba llorando, así que no tenía sentido mentir. Ella asintió y dijo: "Bueno, es que estos platillos están tan deliciosos que quiero regresar la próxima vez. ¿Me acompañarás también?".

"¿Estás llorando porque los platillos están deliciosos?", preguntó él, aunque sabía que estaba mintiendo.

Debbie asintió nuevamente.

Carlos bajó la cuchara y dijo: "Debbie Nian".

"¿Dime?".

"¿Crees que soy tonto?", preguntó y la miró a los ojos llenos de lágrimas. ¿Acaso dudaba de su coeficiente intelectual?

Con los ojos llenos de lágrimas, Debbie forzó una sonrisa para ocultar sus verdaderos sentimientos. Trató de poner una excusa que fuera creíble. "Simplemente... estoy muy feliz, tú eres el famoso Carlos Huo, cualquier mujer soñaría con tener una cita para cenar y pasar un tiempo contigo. Y sin embargo, tú estás aquí, conmigo. Sólo estoy emocionada".

Carlos inhaló y tomó un pañuelo para limpiar sus lágrimas. "Sí, eso suena mejor", se burló.

Sus gestos eran tan gentiles que no pudo evitar que las lágrimas corrieran por sus mejillas. "¡Créeme! No te mentiría", dijo.

Mirando el pañuelo húmedo en la mano, Carlos suspiró. '¿Por qué se le siguen cayendo las lágrimas?'.

"¡Deja de llorar! De lo contrario...".

Con esta amenaza, Debbie finalmente logró contener las lágrimas.

Pensó en algo divertido y luego dijo con una sonrisa: "Viejo, ¿sabes por qué te enamoraste de mí antes?". Carlos sacudió la cabeza con una sonrisa, animándola a continuar.

realizando juntos. Señores, hablemos de lo que vamos a...".

Dos horas después, una vez que terminó la reunión, Carlos y James entraron juntos al elevador. James echó una rápida mirada al inexpresivo Carlos y preguntó casualmente: "No viniste a la compañía esta tarde. ¿Qué estabas haciendo?".

Las cejas de Carlos se arquearon ante el interrogatorio. "No me sentía muy bien, estuve trabajando desde casa", se excusó.

La cara de James se llenó inmediatamente de falsa preocupación. "¿No te sentías bien? ¿Estás trabajando demasiado? ¿Qué tal si te tomas unas vacaciones?".

"No, gracias papá".

"Bueno. ¿Fuiste al médico? ¿Ya te sientes mejor?". Si alguien los observara, pensaría que James era un padre muy cariñoso.

Salieron del ascensor, seguidos por Frankie y el asistente de James.

Carlos se aflojó la corbata y sacudió la cabeza. "No te preocupes por mí, papá. Estoy bien".

"Perfecto. Estás bien y eso es lo único que importa. Por cierto, ¿cuándo planeas comprometerte con Stephanie?", James preguntó en un fingido tono casual.

Carlos se detuvo y James se paró a su lado.

"Papá, no me comprometeré con ella", dijo Carlos con un tono muy serio.

La expresión de James cambió dramáticamente. Miró a su alrededor y se aseguró de que no hubiera nadie más que sus asistentes, y luego preguntó en voz baja: "¿A qué te refieres? ¿Por qué de repente cambiaste de opinión? Hace poco, le dijiste a su padre que te comprometerías con ella pronto".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir