ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 362 Fotos

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9944

Actualizado: 2019-09-26 00:12


'¿Me engañó e incluso se quedó embarazada de otro?'. Carlos hizo una mueca al recordar la sonrisa llena de alegría de Debbie, 'Entonces esta es la verdadera razón por la que nos divorciamos. Ahora sabe que estoy recuperado y es por eso por lo que está intentado arreglar las cosas entre nosotros y volver conmigo'.

"Papá, no fue tu culpa. Pero, hay una cosa que no entiendo... ¿por qué todos mis asistentes dejaron la compañía?", Carlos preguntó, tratando de entender toda la situación. Por lo que le habían dicho, ya no trabajaba en la compañía ninguno de sus ex asistentes.

Después de un momento de reflexión, James respondió: "Cuando se comunicó que tus probabilidades de sobrevivir eran casi nulas, tanto Tristán como Zelda decidieron dimitir. En cuanto a Ashley y el otro asistente, supongo que se fueron porque no les gustaba mi estilo de gestión".

Eso tenía sentido para Carlos, pues sabía que algunos de sus empleados dimitirían si él no estuviera al mando, pero de alguna manera sintió que algo no estaba bien con la repentina partida de Tristán y Zelda.

"Después de que Tristán presentó su carta de renuncia, yo fui personalmente a hablar con él y ver si podía convencerlo de que continuara trabajando con nosotros. Le dije que me haría cargo de la gestión hasta que te recuperaras, pero aparentemente, a juzgar por tu condición, no era fácil creer que pudieras despertarte de la coma. Además, me rechazó diciendo que había encontrado un trabajo mejor. Al poco tiempo supe que se había ido al extranjero".

'Supongo que Tristán encontró un trabajo mejor', pensó Carlos para sí mismo, la explicación del astuto de James lo convenció.

"Entonces, ¿qué pasó con Curtis?", siguió preguntando para saber más. Aunque le costaba recordar cosas como consecuencia del accidente, había algunas que sí podía recordar. Su amistad con Curtis era una de esas pocas excepciones. Siempre habían sido muy cercanos, y hasta podría decirse que habían sido como hermanos. ¿Qué había cambiado para que ya no continuara viéndose con Curtis?

Algo impotente, James suspiró y sintió la tentación de cambiar de tema. Sin embargo, sabía que eso era una solución temporal y que no le daría mucha tregua. "Bueno, no es fácil explicar todo en detalle, Carlos. Pero en resumen, Debbie es la sobrina de Curtis, y en los tiempos difíciles que siguieron, la eligió a ella en lugar de a ti. Eso es, creo, hasta cierto punto entendible. Cualquier hombre razonable en su situación habría hecho lo mismo. Hizo todo lo que estuvo a su alcance para proteger a Debbie, trabajando muy duro para eliminar todas las publicaciones negativas sobre ella en Internet. De todos modos, Curtis no sabía la razón por la que le había dicho a ella que estabas muerto. Lo hice para probar qué tan leal te era, pero está claro que no superó la prueba. ¿Qué más podría explicar sus decisiones apresuradas que tomó inmediatamente después? ¿No podría haber esperado un poco más, por lo menos para confirmar la mue

un centavo menos! Y dejaré la Ciudad Y para siempre".

El mensaje que contenía esta nota era repugnante. ¿Qué tenía esta mujer en su corazón?

"¡Desgraciada!". bramó y golpeó el escritorio. El bolígrafo que estaba cerca del borde cayó al suelo, "¿Y esta mujer pensó que me volvería a engañar? ¡Maldición!", gritó Carlos sin ocultar su furia. Cuando se dio cuenta de que había gritado, miró a su alrededor con cautela y luego dijo con los dientes apretados: "¡Te haré pagar por todo esto!".

Debbie, por su parte, empezó a presentir que algo no iba bien cuando, por tercer día consecutivo, Carlos no la había contactado. Ella le había enviado varios mensajes, pero no recibió ninguna respuesta.

Había sacado a pasear a su perro varias veces, pero tampoco vio a Carlos.

Para matar su aburrimiento, fue a la casa de Curtis y se divirtió jugando con Piggy y Justus, pero no lograba deshacerse del mal presentimiento. Más tarde, cuando regresó a casa, llamó a Carlos.

Lo intentó varias veces, esperando y esperando a que él contestara, pero no hubo respuesta. Por fin, cuando estaba a punto de darse por vencida, sus plegarias fueron escuchadas, o eso pensó. Lo saludó alegremente: "Hola, viejo. ¿Estás ocupado?".

Stephanie estaba con él en ese momento, había puesto el teléfono en altavoz, por lo que la voz de Debbie resonó en la oficina.

Al escuchar la voz familiar, Carlos no pudo evitar recordar las fotos y la nota que la acompañaba. Su cara se oscureció.

Cuando Debbie no escuchó ninguna respuesta, miró la pantalla de su teléfono y preguntó confundida: "¿Hola? ¿Hola? Viejo, ¿estás ocupado?".

Al ver que Carlos no tenía intención de hablar, Stephanie, que había retrocedido unos pasos, se acercó para responder. "¿Qué quieres de Carlos, si puedo preguntar?", dijo con evidente burla en su tono.

Debbie estaba conmocionada. '¿Por qué no le respondía Carlos?', se preguntaba.

"Necesito hablar con él, señora. ¿Dónde está?", preguntó Debbie sin rodeos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir