ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 372 Sal de la ciudad

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 6436

Actualizado: 2019-09-28 00:12


Los reporteros solo podían publicar en internet artículos sobre la pareja. Ninguno de ellos era lo suficientemente valiente como para entrevistar a Carlos. Eran como chacales, alimentándose de la carroña de los viejos rumores, demasiado débiles como para conseguir una presa fresca.

Sin embargo, no tenían miedo de Debbie, así que tan pronto como terminó el concierto, la asediaron. Ella era la elección lógica

pues Carlos era demasiado amenazante, Wesley era inaccesible, Yates era demasiado cruel y Curtis se había ido. Debbie era la única que les quedaba.

Los reporteros eran feroces y acabaron rodeándola, obsesionados con cosas que habían sucedido tres años antes. No les importaba si estaban echándole más sal a la herida.

"Debbie Nian, ¿no te habías ido a la Ciudad Y?".

"¡Perra! Engañaste al señor Huo ¡Vete a la mierda!", no solo la maldijeron y la insultaron despiadadamente, sino que algunas personas comenzaron a arrojarle huevos.

Venían de todas direcciones y se estrellaban a su alrededor, aunque algunos de ellos realmente la golpearon, magullando su piel, arruinando su vestido, su cabello y maquillaje.

"¡Ah!", gritó ella con sus brazos en alto tratando de protegerse de los objetos arrojados.

La multitud entró en pánico. Las cosas se habían salido de control. Iván, que estaba detrás ella, gritó: "¡Seguridad! ¡Protejan a la señorita Nian!".

Después de eso, se quitó la chaqueta del traje, cubrió a Debbie con ella y la tomó en sus brazos.

Al ver la escena, muchos comenzaron a murmurar.

"¿No es el señor Wen su jefe?", dijo alguien.

"He sido reportero por décadas y esta es la primera vez que veo al jefe aparecer en el concierto de una de sus cantantes", respondió otro.

Por lo tanto, comenzaron a surgir nuevos rumores sobre Debbie e Iván que pronto se extendieron por la ciudad.

Debbie respiró profundamente para calmarse, se quitó la chaqueta de Iván y se enfrentó

u asiento, aliviada.

Ruby y un asistente sacaron algunos pañuelos y servilletas húmedas para limpiar el desastre de huevos del cabello y la ropa de la cantante.

"No creo que esos lanza-huevos sean admiradores", dijo Iván con el ceño fruncido mientras los miraba.

Xavier estuvo de acuerdo. "Según mis observaciones, los que arrojaron huevos a Debbie era hombres y mujeres de alrededor de cuarenta años. Su modo de vestir me dice que no estaban allí por el concierto, lo que significa que alguien organizó esto".

Iván le preguntó a Debbie pensativamente: "¿Algún sospechoso? Dame un nombre y mandaré algunos de mis hombres".

Debbie sonrió amargamente y respondió con cansancio: "Gracias a Carlos, casi toda la ciudad me odia. Esto llevará un tiempo".

Antes de conocer a Carlos, su vida había sido pacífica y ordinaria.

Desde que se enamoró de él, había perdido la cuenta de las amenazas de muerte que había recibido y las personas que habían intentado humillarla.

Tirar huevos era un acto bastante flojo. No era el estilo de James. ¡Tenía que ser Megan!

¡La dulce sobrina!

En el asiento trasero del Rolls-Royce, Carlos vio la transmisión en vivo en la televisión. Cuando vio cómo Iván y Xavier la protegieron, una sonrisa sarcástica apareció en su rostro.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir