ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 386 Tan guapo como una jirafa

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8308

Actualizado: 2019-10-01 00:02


"Es que... Aún soy joven y acabo de comenzar a trabajar. Realmente no quisiera que mi carrera terminara así", dijo Sasha. ¡Deseaba con muchas ganas poder ser una estrella tan popular como Debbie!

"Tía Lucinda sigue diciendo que soy tonta. Creo que tú eres más tonta que yo. ¿Valoras tu carrera por encima de Jeremías y tu bebé?", preguntó Debbie.

"¡Por supuesto no! Jeremías y nuestro bebé son todo para mí", respondió Sasha sin dudarlo.

"Así es. Entonces ya sabes qué hacer. Solo sigue lo que dicta tu corazón, Sasha. Si Jeremías llegara a decir alguna vez dice que no quiere al bebé, ¡solo dímelo y juro que lo golpearé en la cara!".

"Deb, eres tan ruda como siempre. Ahora eres madre, ¿recuerdas? Deberías ser un buen ejemplo para Piggy", dijo Sasha mientras en su rostro se dibujaba una cálida sonrisa. Estaba muy agradecida con Debbie por su consejo tan oportuno y su apoyo incondicional.

Debbie puso los ojos en blanco al escuchar lo que dijo. "Muy bien. Recuerda mantenerme al tanto de todo lo que ocurra".

"Por supuesto".

Después de colgar, Debbie se quedó jugando con su hija por un tiempo. Piggy había estado viviendo alejada de su padre, por lo que Debbie hacia todo lo posible para compensar dicha ausencia dándole todo el amor que podía.

Cuando el recuerdo de Carlos cruzó por su mente, algo vino a su mente e inmediatamente le envió un mensaje de texto. "Viejo, gracias por lo que hiciste por el Grupo Mu. Te quiero. Muak".

Justo como lo esperaba, no obtuvo respuesta de él. Sin embargo, no le importó y se fue a dormir con Piggy.

Al día siguiente, Debbie se dirigió a visitar la residencia de la familia Mu. Mientras Lucinda jugaba con Piggy, Debbie y Sebastian hablaban en el estudio. Después de alrededor de dos horas, Debbie salió y vio a Jeremías de pie en el pasillo, caminando de un lado a otro inquieto. En cuanto la vio, él inmediatamente corrió hacia ella. "¡Jefa, necesito tu ayuda!".

"¿Qué sucede?", preguntó Debbie mientras Jeremías la arrastraba hacia donde estaba Sasha, quien estaba jugando con Piggy.

Mientras señalaba a Debbie, Jeremías le dijo a Sasha: "¡Por favor! Vayamos a la Oficina del Registro Civil y oficializemos nuestro matrimonio. Juro que te seré fiel y que te cuidaré por el resto de mi vida. Si no cumplo mi promesa, puedes pedirle a la Jefa que me de una paliza".

Debbie quedó sin palabras. Casi se reía a carcajadas.

Entonces Piggy levantó la cabeza para mirar a Sasha. "Tía Sasha, todos los hombres s

o tres años desde la última vez que vino aquí. Todo seguía igual.

Los guardias de seguridad en la puerta estaban todos extrañados.

Pero al verla, se emocionaron mucho. Después de todo, se había convertido en una de las cantantes más populares del mundo en la actualidad. Muchos de ellos eran sus admiradores así que le abrieron la puerta de inmediato.

Mientras conducía hacia la mansión, miró a su alrededor. El paisaje también era el mismo.

Habían demolido los estudios de música y yoga, y el área se había convertido en un jardín con varios tipos de plantas.

Supuso que debió haber sido James quien había ordenado demoler los edificios adyacentes.

Carlos estaba en la entrada de la casa en pijama, esperándolas a las dos. Frankie estaba parado justo detrás de él.

Debbie detuvo el auto frente a la casa y Frankie se acercó para abrirle la puerta. Luego desabrochó el cinturón de seguridad de Piggy y la levantó en sus brazos.

Cuando Piggy vio a Carlos, sus ojos se iluminaron y salió de los brazos de Frankie para correr hacia Carlos con una enorme sonrisa.

"¡Tío Carlos!".

La expresión fría de Carlos se transformó en una sonrisa más cálida. Se agachó y abrió los brazos para levantarla. "Evelyn", gritó suavemente.

Ambos se abrazaron fuertemente.

Debbie abrió la cajuela para sacar la maleta. Cuando vio a Carlos y Piggy abrazándose, sus ojos se llenaron de lágrimas.

Frankie tomó la maleta de Debbie y caminó de vuelta hacia la casa.

Debbie se quedó parada, no planeaba entrar. La sonrisa en la cara de Carlos desapareció. "Debbie", gritó con frialdad.

Debbie respondió: "Gracias por cuidar de Piggy por mí".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir