ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 393 El karma no perdona

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8190

Actualizado: 2019-10-02 00:43


Stephanie estaba feliz, a pesar de que sabía que Kinsley le había estado mintiendo.

Cuando la vio sonreír, Kinsley se apresuró a hacer su próxima jugada. Empleando un todo de seriedad, le preguntó: "¿Señorita Li, podría llamarla Stephanie?".

Ella lo vio directamente a los ojos y encontró en ellos una mirada de amor. "Si, puedes hacerlo", consintió.

Kinsley puso una mano detrás de su espalda y le ofreció la otra a Stephanie. "¿Stephanie, mi hermosa musa, me concederías el honor de almorzar contigo?".

Carlos nunca le había hablado así antes. Eso la conmovió. 'Al fin y al cabo es solo un almuerzo', pensó. "No tengo problemas", le dijo.

Los ojos de Kinsley estallaron de alegría mientras sonreía. Todo iba de acuerdo al plan. "Pues, si es así, no perdamos tiempo. Conozco un lugar cerca de aquí, pero no cuenta con estacionamiento así que tendríamos que ir a pie. ¿Tienes puestos unos zapatos cómodos para la caminata? Si no, puedo llevarte a cuestas".

'¿A cuestas, en serio?'. El corazón de Stephanie se derritió y podía jurar que revoloteaba, pero aun así, negó con la cabeza. "Recuerda que estoy a punto de comprometerme, hay que establecer límites", le advirtió.

Kinsley se sintió decepcionado. La sonrisa en su rostro se desvaneció. "Vale, entiendo. ¿Vamos entonces?", dijo cabizbajo.

Stephanie se dio cuenta de su decepción. Por un momento pensó en Carlos. Sabía que él no la amaba. Siempre la trataba indiferente, nunca le había mostrado el mínimo resquicio de afecto. '¿Entonces por qué tengo que decepcionar al pobre Kinsley? Al fin y al cabo, es un mejor partido para mí que Carlos', pensó

Esa tarde, luego de regresar del almuerzo, Stephanie estaba mucho más contenta de lo normal. Daba brinquitos mientras caminaba por los pasillos del hotel. Cuando pasó por la habitación de Carlos, tocó la puerta. Le abrió un hombre que no conocía. "Señorita Li", le dijo el hombre.

"¿Dónde está Carlos?", preguntó ella.

El hombre se hizo a un lado para dejarla pasar. "El Sr. Huo está trabajando adentro".

Stephanie se disponía a entrar, pero cuando lo pensó mejor decidió no hacerlo. "Mejor vuelvo más tarde".

"No hay problema, señorita Li".

Así que se dio vuelta y se dirigió a su habitación. Su teléfono empezó a sonar tan pronto como puso la cartera en la mesa. Era Kisley, quien le había mandado un mensaje. "¿Ya estás en el hotel?", le había escrito.

Ella respondió de inmediato: "Sí, acabo de llegar".

Seguidamente, se dio la vuelta y se encaminó hacia el edificio, seguido por sus asistentes y guardaespaldas. Parecían una procesión real, pocos olvidarían lo que acababan de presenciar.

Presionado por el escándalo en Internet y por los otros empleados, James no tuvo otra opción que renunciar. La junta directiva fue a votación y por unanimidad eligieron a Carlos nuevamente como CEO de la compañía. También fue nombrado CEO de la sucursal de Nueva York.

Todas las acusaciones que Debbie había hecho eran irrebatibles. James no tenía forma de luchar contra ellas.

Estaba tan enojado con todo lo sucedido que se desmayó y fue trasladado a la UCI.

Al llegar al hospital, Carlos le entregó los papeles del divorcio y le pidió que los firmara. James fue directo a la última página y vio que Tabitha ya había firmado.

Estaba molesto, pero relativamente en calma, hasta que leyó la cláusula que indicaba que no recibiría absolutamente nada tras el divorcio.

'¿Ni siquiera un centavo?'. Al leer esto, James rompió los papeles y los lanzó al aire. Mientras caían a su alrededor, gritó: "No pienso divorciarme. ¡No firmaré nada! ¡Te crie como un hijo, y me pagas con esto! Todos se han vuelto contra mí, pero tú eres mi hijo. Prometo que seré bueno con tu madre, y que volveré a Nueva York tan pronto como me recupere".

Carlos trasladó su mirada punzante desde los pedazos de papel en el suelo hacia su padre. "Necesito saber qué le hiciste a Debbie hace tres años. ¿Por qué razón te odia tanto?", preguntó con severidad.

James se sorprendió al escuchar el nombre de Debbie. "¿No te había contado todo ya?", le dijo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir