ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 409 El secuestro de Karen

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9115

Actualizado: 2019-10-06 00:39


Debbie se rio con cinismo. Era la respuesta que se esperaba. "¿Qué otra cosa hizo él?", le preguntó al hombre al otro lado de la línea.

"Luego de que le dieron de alta en el hospital, James visitó varias veces la casa de la familia Li. Siempre actuando bajo perfil. Nuestros hombres siguen vigilándolo", respondió.

James era muy cercano a la familia Li. Es por ello que había insistido en el matrimonio de Carlos y Stephanie. Considerando eso, a Debbie no le pareció extraño que James visitara a los Li. "Vale, está bien. ¿Qué me dices de las personas que secuestraron a Sasha hace tres años, tienes alguna novedad sobre eso?".

"No, me temo que aún no hay noticias de ellos. Esos hombres abandonaron la ciudad inmediatamente después de que les pagaron. Nadie conoce su paradero".

Debbie asintió resignada. "Ya veo, bueno. Gracias. Sigue vigilando a James y avísame si encuentras algo".

"Cuente con ello".

Esa noche, cuando Debbie llegó al East Dristric Manor, la casa estaba apenas iluminada por las luces del pasillo. Carlos aún no había regresado a casa.

Debbie se ocupó en la cocina, preparando la cena mientras esperaba su llegada. Al cabo de un rato, escuchó un ruido que provenía de la entrada. Supuso que se trataba de Carlos, así que salió de la cocina con un bol de sopa que dejó en el comedor. En ese momento, Carlos venía entrando. "¿Cenaste ya?", le preguntó ella.

Él le echó un vistazo a los platos sobre la mesa y le respondió: "No, aún no".

Había previsto que ella prepararía la cena, así que había vuelto del trabajo con el estómago vacío.

"Muy bien, entonces. Ve a lavarte las manos, que la cena ya está casi lista. Estoy terminando el último platillo". Debbie se sintió complacida de que hubiese regresado sin cenar, pues de lo contrario hubiera perdido todo ese tiempo en la cocina para nada.

En algún momento había pensado en llamarle antes de ponerse a cocinar, pero luego cambió de opinión, considerando que era una etapa sensible para ambos.

"Carlos", lo llamó mientras arreglaba la mesa y servía la cena. Pero no pudo articular nada más. Su boca se pasmó con un gesto de seriedad y bajó la mirada. Sirvió un poco de arroz en su plato, mientras permanecía inmersa en sus pensamientos.

Carlos se la quedó viendo pero como no dijo nada más, no preguntó qué estaba ocurriendo. Comieron en silencio, hasta que Carlos estuvo por terminar su arroz.

"No puedo demostrar mi inocencia. En esos suburbios no había cámaras, por lo cual el panorama es realmente oscuro para mí en este momento. Estoy en un callejón sin salida. Si no puedo proporcionar una coartada pronto, me van a volver a arrestar", espetó.

"Hmm", murmuró Carlos como única respuesta y continuó comiendo.

N

lo tanto, no pudo haber sido ella la asesina de Megan.

Así las cosas, solo quedaba la opción de que alguien, que se haya hecho pasar por Debbie, haya asesinado a Megan.

Iba a tomar mucho tiempo descubrir quién había sido esa persona, pero al menos el video comprobaba que no había sido Debbie. Ahora que había sido absuelta de toda culpa, era libre otra vez. Todo lo que tenía que hacer ahora era ayudar a la policía a encontrar al verdadero asesino.

A pesar de la breve sensación de tranquilidad, su vida en ese momento era todo, menos pacífica.

Justo cuando creía que había recuperado su normalidad, la madre de Karen la llamó repentinamente. "Debbie, ¿dónde estás?", preguntó Mia angustiada.

Debbie percibió la ansiedad en su voz. "Estoy trabajando, ¿qué sucede?". Debbie se estaba preparando para su próximo concierto. Además, Ruby había planeado muchas sesiones de fotos y espectáculos para ella. Así que en ese momento estaba realmente muy ocupada.

"Ka... Karen, ha sido secuestrada".

"¿Cómo dices?", Debbie se levantó bruscamente de la silla. "¿Cómo fue que pasó?".

Mia le respondió apenas pudiendo articular la voz: "Los secuestradores dicen que todo esto es por ti, que si quieres volver a ver a Karen con vida tienes que encontrarte con ellos en la planta de reciclaje, sola".

Sus palabras le sonaron conocidas a Debbie. Recordó que hacía tres años, los hombres de James habían dicho lo mismo cuando secuestraron a Sasha.

¿Había vuelto James a sus andanzas? "¿Te llegaron a decir por qué lo habían hecho?", le preguntó a la angustiada mujer.

"No, solo me dijeron que tenías que ir sola hasta ese sitio, y que si llevas a alguien más contigo, iban a matarla".

Era exactamente la misma estrategia que había escuchado antes. Debbie estaba casi segura de que era obra de James.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir