ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 431 Si sobrevivimos

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7159

Actualizado: 2019-10-11 02:56


Carlos no tuvo mucho tiempo para pensar. Se dirigió directo a la cabina del timón.

El crucero navegaba contra el viento. Las olas golpeaban contra la nave, arrojando más agua en la cubierta. Debbie miraba las enormes olas aterrorizada. "¡Carlos!", gritó.

Pero Carlos ya sabía lo que estaba pasando. "Aguanta ahí. Si el bote se rompe, salta al agua y ten cuidado de no tragar agua. Guarda tu energía", le dijo él. Ninguno de los dos tenía un teléfono, aunque tampoco les iba a servir de mucho. Estaban a cierta distancia de la costa, y fuera del alcance de la mayoría de las torres de comunicaciones. Tenían que encontrar una manera de salir vivos de esta.

Debbie estaba mortalmente pálida. "No vayas", dijo ella.

Otra ola furiosa golpeó el bote y casi arrojó a Debbie de su silla. Se agarró tan fuerte que hasta le dolían las manos.

Carlos se acercó a la cabina del timón rápidamente, pero no pudo abrir la puerta. Alguien la había cerrado.

En ese momento, una figura furtiva con un sombrero de paja se dirigió sigilosamente a la popa y cerró la puerta del camarote.

Debbie lo vio y gritó: "¡Carlos, ese hombre está cerrando la puerta!".

Carlos salió disparado hacia allí para detener al hombre, pero ya era demasiado tarde. La puerta estaba cerrada.

Debbie se volvió para mirar hacia el otro extremo. Afortunadamente, la puerta de proa todavía estaba abierta. "¡Carlos, por ahí!".

Al oírla, él corrió hacia Debbie y la llevó hacia la puerta frontal del camarote.

Fueron muy rápidos, pero el hombre con sombrero de paja había sido igual de rápido y trataba también de cerrar la puerta. No sabía a quién se enfrentaba. Carlos le dio una fuerte patada al hombre y lo lanzó a la cubierta, donde cayó de espaldas. El hombre rodó sobre la cubierta dolorido, cubriéndose el pecho con ambas manos. Su sombrero de paja había salido volando.

Enormes olas seguían golpeando el bote. El agua dentro de la cabina llegaba al muslo de Debbie.

Carlos la tomó en sus brazos y le dijo: "No tengas miedo. Encontraré algo a lo que puedas sujetarte en el agua. Si las cosas se ponen demasiado difíciles, quiero que saltes por la

ia?".

"Quizás... ¡Mira! ¡Por ahí! ¿Ves esas nubes? Bajas y de color gris acero. Eso significa lluvia. Pero no te preocupes. Si llueve, nuestro timonel traerá de vuelta el bote".

Wesley sintió que algo iba mal. "Vuelve al complejo y espérame allí. No vayas a ningún lado antes de que yo regrese", le dijo a Blair.

"¿Por qué? Eres muy mandón. Vinimos aquí de vacaciones, ¿por qué no puedo salir?", se quejó Blair.

"Carlos y Debbie están en peligro", dijo muy serio.

"¿Qué?". Ella se puso en pie de la sorpresa. "Es solo lluvia. El marinero dice que el timonel devolverá el barco al puerto si llueve".

Wesley estaba demasiado ansioso para dar más explicaciones. "Sé una buena chica y vuelve al complejo. Volveré pronto".

"Está bien, ten cuidado". Él siempre la preocupaba.

"Lo haré. Informa a Kinsley y Niles". Wesley le dijo a Blair algo más antes de pedirle a un timonel y algunos buenos marineros que zarparan. El bote comenzó a navegar a toda velocidad.

La expresión en el rostro de Wesley se volvió más y más grave a medida que llovía más y más fuerte.

Como Carlos y Debbie no llevaban sus teléfonos, Wesley no pudo contactarlos. De todos modos, podrían estar fuera de cobertura.

Estaba seguro de que algo malo les estaba sucediendo. Agarró a un marinero y le preguntó: "¿Quién era la tripulación en ese barco?".

El marinero sacudió la cabeza. "No se. Nunca los he visto antes. Son nuevos".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir