ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 435 Monstruos

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8118

Actualizado: 2019-10-12 00:53


Durmieron abrazados debajo de un árbol.

La noche era fría y para mantenerse caliente, Debbie se acurrucó pegándose más al cuerpo de Carlos mientras dormía. El contacto de sus cuerpos lo excitó, pero él entendió que ahora no era el momento.

Debbie también se dio cuenta cuando él se dio vuelta y notó su erección. "L... lo siento... hace mucho frío", se disculpó ella.

Lo único que llevaba puesto era un bikini. Por supuesto que tenía frío. Carlos se dio cuenta de que debería haber construido un refugio para que al menos tuvieran algo de calor.

Controló su respiración y la abrazó más fuerte. "Duérmete", le dijo.

Y Debbie se dejó arrastrar tranquilamente hacia el sueño reconfortada por su contacto.

Cuando Debbie se quedó dormida, Carlos soltó los brazos y se levantó en silencio. Luego se quitó lo que llevaba puesto y la cubrió con él esperando que fuera suficiente.

Como ya estaba despierto, decidió buscar algo para hacer un refugio. Vides, ramas, hojas de palma, etc. Entró en el bosque iluminado por la luna para encontrar algo que pudiera mantenerlos calientes.

Debbie estaba profundamente dormida, pero sus ojos se abrieron de golpe cuando oyó a Carlos gritar: "¡Debbie! ¡Debbie!".

Sorprendida, se sacudió el sueño y se puso de pie rápidamente, veía borroso y su cabeza aún era una maraña entre el sueño y la vigilia. Algo se movía delante de ella. Parpadeó para aclarar su visión y sus ojos se abrieron de la impresión por lo que vio.

¡Había dos monstruos! ¡Uno se estaba moviendo en dirección a ella y estaba cada vez más cerca! Carlos estaba luchando contra el otro.

Estas vacaciones no se parecían nada a lo que ella había esperado. Se sentía como si estuviera en un sueño extraño. Se quedó paralizada y olvidó cómo reaccionar hasta que oyó la voz de Carlos advirtiéndole, "¡Peligro! ¡Corre!".

Debbie volvió en sí. El monstruo era más alto que un adulto. Parecía un orangután, pero no lo era. Con el pelo largo cubriendo su cuerpo, una luz verde brillando en sus ojos y largos colmillos descubiertos, era mucho más feo que un gorila.

Debbie sintió el impulso de abalanzarse sobre él.

Agarró una rama de bambú para defenderse.

"¡Ven hacia aquí! ¡Atráelo hacia mí!", le dijo Carlos a Debbie.

Esta corrió hacia él y como cabía esperar, el monstruo la siguió. Pero ahora Carlos estaba en peligro, porque tenía que luchar contra dos.

Carlos tenía la intención de atacarlo co

modos.

El monstruo estaba muerto, flotando en el agua, que retrocedía hacia el mar. En su punto álgido, el mar había llegado a cubrirles las espinillas. Luego se retiró, cubriéndoles solo los tobillos y, por fin, pudieron volver a ver la orilla.

Carlos caminó hacia ella. Juntos vieron cómo la marea se llevaba a los dos monstruos de vuelta al mar. Finalmente, el agua volvió a serenarse y se quedó tranquila como una tímida doncella.

Luego, Carlos y Debbie se lavaron en un pequeño arroyo. Los arroyos pequeños transportan agua más fresca que los grandes.

"Vuelve a dormir. Yo montaré guardia". Carlos se sentó contra un árbol con la pierna izquierda extendida y la pierna derecha doblada. Atrajo a Debbie más cerca de él y la puso a dormir en su regazo.

Debbie no se opuso. Tenía miedo de que aparecieran otras bestias salvajes. "Despiértame más tarde y nos turnamos para vigilar".

Carlos asintió, "Está bien, cierra los ojos".

La lucha la agotó, y el aroma de Carlos era relajante. En cuestión de minutos, se quedó profundamente dormida.

Entonces un susurro la despertó. Ella abrió los ojos lentamente y ahí estaba él... "Debbie...".

"¿Si?", respondió ella arrastrando las palabras somnolenta.

"Te quiero", oyó que le susurraba.

"Está bien", sonrió mientras dormía.

Él comenzó a acariciarla, a pasar su beso por su cuello. Su deseo se hizo más fuerte a cada momento, pero finalmente se detuvo.

Contemplando el suave sueño de Debbie, apretó los puños para controlar su deseo. Podía poseerla allí, pero también tenía que considerar los problemas que tendría que afrontar después.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir