ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 437 Un rescate para recordar

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 10402

Actualizado: 2019-10-12 03:25


Karen tiró nerviosamente de la manga de Wesley antes de que él se marchara al rescate. "Coronel Li, por favor, asegúrate de que vuelvan sanos y salvos. ¡Por favor!", le rogó con la voz temblorosa.

Wesley se soltó de su agarre y le aseguró: "No te preocupes. Lo haré". Y fue entonces cuando Karen se dio cuenta de que estaba siendo un poco tonta. Apartó las manos y miró hacia abajo.

Después de que partió el equipo de búsqueda y rescate, Blair se sentó en un banco y apoyó la barbilla en sus manos mientras observaba el barco alejarse, rezó para sus adentros, 'Dios misericordioso, por favor tráelos a todos a sanos y salvos...'.

Media hora después, el barco de rescate en el que se encontraba Wesley comenzó aminorar algo la marcha cuando ya se encontraban a algunas millas de la costa.

Wesley rastreó cuidadosamente el área con sus prismáticos, con la esperanza de encontrar una isla o algo del yate de Carlos y Debbie. Sabía que solo podía ver a unas tres millas de distancia, debido a la curvatura de la tierra, pero lo que buscaba era aprovechar el aumento y la mejora digital. No había señales de un yate o de sus amigos, pero sí vio a una orca saltando y sumergiéndose en el mar a cierta distancia. Era común ver orcas por aquí, así que no le dio importancia. Continuó concentrándose en buscar lo que quería.

El tiempo pasó rápido y seguían sin encontrar nada, solo el mar interminable que se extendía hasta el horizonte. Wesley oyó los informes del equipo de rescate de los helicópteros. "Un kilómetro al sur por el sudeste, nada. Cambio".

"Dos kilómetros al noreste, ni rastro. Cambio".

Todavía no hay buenas noticias. Wesley estaba empezando a pensar que esto podría ser una empresa condenada al fracaso, pero siguió escrutando el horizonte a través de los binoculares. Volvió a aparecer la orca, pero esta vez estaba mucho más cerca del bote. 'Espero que ese grandullón tenga cuidado y no deje que lo alcance nuestra hélice'.

Cuando estaba a punto de apartar la mirada del animal, le llamó la atención algo en que llevaba en la boca. '¿Está herida, o es solo un pedazo de pescado?'. Se acercó para verlo mejor, pero la orca se zambulló de nuevo antes de que pudiera ver qué era eso. Cuando el animal salió de nuevo a la superficie, tuvo otra oportunidad.

Wesley dirigió rápidamente la lente hacia la orca otra vez. Cada vez nadaba más cerca de ellos y él podía verla mejor. Era algo azul oscuro, y parecía como si fuera un trozo de tela rasgado.

Sin perder un instante, le dijo al capitán que llevara la embarcación junto a la orca.

Cuando estuvo lo suficientemente cerca como para observar a la orca sin la ayuda de los binoculares, le pidió al capitán que detuviera el barco. Mágicamente, la orca surgió instantáneamente rompiendo la superficie del agua y emitió algunos sonidos, como si estuviera tratando de comunicarse. Sonaba como si alguien estuviera dejando salir el aire de un globo, haciéndolo chillar deliberadamente.

La orca saltó, y Wesley pudo sacarle el paño de la boca. '¿Se habrá comido a alguien? Eso suena raro. Por lo general, no hacen eso', pensó. Exami

e el cuello hasta las rodillas.

Con el torso desnudo, Niles quiso protestar, pero Carlos le lanzó una mirada cortante con la que lo hizo callar.

De regreso, la orca los siguió todo el camino, manteniendo una distancia segura respecto al barco, pero lo suficientemente cerca como para ser vista. Al ver su aleta dorsal surcando la superficie del mar, Debbie no pudo contener las lágrimas. "La voy a echar de menos. ¿Crees que la veremos de nuevo?".

Carlos le tocó la cabeza y la consoló: "Puedes venir cuando quieras".

"Pero... Tengo miedo de...", tartamudeó ella. Extrañaría a la orca, pero no quería volver a naufragar. Lo cual era comprensible, ya que habían luchado no solo con los elementos naturales, sino también con los sobrenaturales.

Carlos sonrió. Mirando hacia la orca dijo: "Dile que vendrás a visitar la bahía que rodea la isla".

"¿Por qué allí? ¿Tienes miedo de que la gente le haga daño?".

Él asintió, "Sí, algo así. Tenemos que protegerla".

"De acuerdo".

Mientras Debbie miraba a la orca que nadaba alegremente, Carlos llamó por radio a tierra. Todavía estaban fuera de cobertura para los teléfonos, por lo que le llevó algo de tiempo ponerse en contacto con su asistente, Frankie. "Sí, compra la playa. Y lanza un programa de protección de la vida marina aquí. Prepara todos los formularios de solicitud y los materiales y envíalos a la Administración Oceánica del Estado. Y busca inversores. El Grupo ZL financiará el 80% del total de la inversión...".

Finalmente, llegaron a la playa. Sus otros amigos estaban allí, esperando ansiosos.

Cuando Karen vio a Debbie, corrió hacia ella y la abrazó con fuerza con lágrimas en los ojos. "Deb, ¡oh, gracias a Dios! Estás de vuelta. ¡Estaba tan preocupada por ti!".

Debbie le devolvió el abrazo mientras la consolaba, "No llores. Estoy bien ahora".

Después de confirmar que Wesley estaba a salvo, Blair también corrió hacia Debbie. "Entonces, ¿dónde fueron a parar?".

"A una isla desierta", dijo Debbie. "En ciertos aspectos, fue malo. Pero en otro sentido, era el paraíso".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir