ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 442 La fiesta

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8494

Actualizado: 2019-10-13 01:28


"No hay problema, me encargo de eso". Debbie se volvió para mirar por la ventana, con los ojos brillantes de felicidad. Esperaba sinceramente que Karen pudiera volver a enamorarse de alguien e Iván era una elección maravillosa. Karen era irresponsable e Iván era cuidadoso, metódico y bueno para cuidar a las personas. Debbie recordaba cómo se ocupó de Piggy y el cuidado que mostró como hombre soltero.

En el centro de pruebas de paternidad de la Ciudad Y

Aquella era la segunda vez que Carlos había estado en el lugar. La primera, había llevado a Piggy para hacerle la prueba de ADN mientras que aquella segunda vez, Frankie lo acompañó para obtener los resultados.

Con una máscara quirúrgica y guantes, un técnico de laboratorio le entregó el resultado. "Según tus instrucciones, realicé las pruebas hasta el final. Nadie más estuvo involucrado".

"Buen trabajo", Carlos asintió, mirando la carpeta llena de papeles, su rostro no mostraba ninguna emoción.

Frankie esperaba que Carlos abriera la carpeta y leyera el informe allí mismo, pero el frío hombre se levantó y salió del centro con los resultados en la mano

Así que Frankie lo condujo de regreso a la mansión. "Señor Huo, recuerda que el vuelo de la señorita Nian aterrizará a las 4:41 p. m.", le recordó.

"Ajá".

Cuando Carlos entró en la villa, Piggy estaba jugando con las niñeras. Al verlo regresar, la pequeña niña trotó torpemente hacia él como de costumbre.

Levantó a la niña con un brazo y sostuvo la carpeta con la otra mano. Mientras caminaba hacia la escalera, les dijo a las niñeras: "Yo estaré con ella, no vengan hasta que se los solicite".

"Sí, señor Huo".

Después de llevar a la niña a su habitación, Carlos la dejó en el suelo. Piggy corrió hacia la cama y se subió a ella. "Tío Carlos, tengo sueño".

"Está bien, déjame ayudarte con la manta".

"Gracias", dijo Evelyn con voz mansa.

Carlos se sentó en el borde de la cama, fijando sus ojos en el hermoso rostro de la pequeña. A medida que pasaba el tiempo, se parecía cada vez más a Debbie.

Como se sentía tan segura con él, Piggy se durmió en poco tiempo.

Después de cerciorarse de que estaba profundamente dormida, abrió la carpeta con el resultado del ADN, sumido en sus pensamientos. Su corazón latía cada vez más rápido por los nervios. Dos minutos después, abrió el informe y pasó a la última página.

Quería saber lo que decía.

Debbie se había quedado con la madre de Iván por dos días, quien quería que permanecieran allí un poco más, pero la excusa de Debbie era

e Sasha. Estoy tan feliz...".

Alguien abrió la puerta del salón. Eran Karen y Carlos, el último llevaba a Evelyn en brazos.

Mientras el gerente saludaba a los nuevos invitados, Debbie estaba abrazando a Jeremías y colmándolo de emotivas palabras sobre su amistad, y aunque él estaba de cara a la entrada, Debbie le estaba dando la espalda.

La puerta se abrió en silencio, y Debbie estaba tan inmersa en el conmovedor momento que no se dio cuenta de lo que estaba sucediendo. Pero Jeremías vio con claridad a los nuevos invitados. '¡Mierda!'. Trató de liberarse de sus abrazos.

Pero Debbie pensó que quizá no estaba acostumbrado a su lado sentimental, así que le dio unas palmaditas en la espalda y le dijo: "No te muevas, solo escúchame". Todavía estaba conmovida por su amistad.

"No, Jefa...". Jeremías vio la gélida mirada de Carlos. Si no se apartaba de su amiga lo antes posible, sería hombre muerto.

"No me interrumpas, déjame terminar, ¿de acuerdo?". Sin darse cuenta de la situación, Debbie pensó que Jeremías solo estaba tratando de arruinar la atmósfera. "De ahora en adelante, no me vuelvas a llamar Jefa.. Sasha es mi familia, y tú también lo serás. ¿qué te parece "hermana"? Me encantaría que me llamaras así".

"No hay problema, pero, ¿puedes dejarme ir...".

"¡Chsss!, no me interrumpas. Jeremías, de verdad extraño los viejos tiempos. Luchamos y nos saltamos clases, y...".

"Debbie...", Blair la llamó en voz baja, guiñándole un ojo.

Debbie asomó la cabeza y preguntó: "¿Qué pasa con tu ojo?".

Blair estaba sin palabras.

Debbie se sorprendió cuando escuchó una voz fría y familiar que venía de detrás de ella. "Feliz cumpleaños, madre de Evelyn".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir