ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 446 Feliz cumpleaños

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7636

Actualizado: 2019-10-14 00:36


Decker y Debbie se quedaron en silencio, sorprendidos cuando Carlos dijo que el hermano de ella no era un buen tipo.

Después de despedirse de Debbie y lanzarle una mirada de advertencia a Decker, Carlos subió a su auto y se fue.

Los hermanos entraron juntos al ascensor. En lugar de actuar como si se la sudara, Decker caminó un poco más lento, frunciendo el ceño, perdido en sus pensamientos.

Cuando el ascensor llegó al séptimo piso, las puertas se abrieron y vieron que había una mujer esperando. Llevaba un sombrero, una máscara y gafas de sol.

"Debbie, Decker...", dijo con la voz temblando.

Debbie no tenía idea de quién era hasta que oyó la voz. Entonces, su expresión cambió de súbito.

'Sé que he oído esa voz antes', pensó Decker. '¡Espera un momento! ¡Ahora recuerdo! ¡Me dio un montón de dinero!'. Se giró para mirar a su hermana, que obviamente no estaba de buen humor ahora mismo, y le preguntó: "¿La conoces?".

Debbie no respondió.

Ramona se quitó el sombrero, la máscara y las gafas de sol y reveló un bello rostro. Sin embargo, Debbie vio que tenía más arrugas.

Se dio cuenta de que se parecía mucho a Decker.

Debbie se parecía a su padre, mientras que Decker era como su madre.

Decker abrió los ojos cuando la vio sin máscara. Esa cara era inconfundible. La había visto mucho en la televisión. Ella era la famosa cantante, Ramona Lu.

Y también era su madre.

La cara de Decker se oscureció. Sin decir una palabra, él se dio la vuelta y entró en el ascensor.

"¡Decker!", Ramona fue presa del pánico y lo siguió.

Pero él la empujó fuera del ascensor sin piedad. Lo hizo con tanta fuerza que ella cayó al suelo fuera de la cabina del ascensor. Después pulsó el botón y la dejó allí tirada.

Las puertas se cerraron y el ascensor descendió.

Mirando a su madre en el suelo, Debbie apretó los puños y preguntó fríamente: "¿Qué es lo que quieres?".

Ramona se apoyó contra la pared y se puso de pie, las lágrimas corrían por sus mejillas. "Feliz cumpleaños. Tengo un regalo para ti".

Estaba sorprendida de ver a Decker aquí, y estaba encantada de poder ver a su hijo.

Con una voz helada, Debbie dijo: "Guárdatelo y vete".

Después de decir eso, caminó hacia la puerta de su apartamento y la abrió.

Justo cuando estaba a

pero fue en vano. Ramona y Arturo se casaron a escondidas del anciano y ella incluso dio a luz a un hijo, Decker.

Elroy encolerizado le quitó a Decker a Ramona. Cambió el nombre del bebé a Decker Lu y lo envió al extranjero para que el abuelo de Debbie supiera lo que se sentía al perder a alguien cercano.

Un año después, Ramona dio a luz a Debbie y Elroy ordenó una vez más a sus hombres que se llevaran a Debbie. Ramona le rogó a su padre una y otra vez que dejara que Debbie se quedara con Arturo. Y Elroy, finalmente, pareció ceder ante sus plegarias. Pero puso una condición: Ramona tenía que divorciarse de Arturo y dejar a la familia Nian. Sin otra opción, hizo lo que le ordenaron.

A causa de los dos niños, la familia Nian también odiaba a la familia Lu. Elroy le prohibió a su hija que visitara a sus hijos. Por supuesto, Ramona se negó al principio. Ella nunca iría en contra de su padre públicamente, sino que se vería a Arturo y a Debbie en secreto. Pero Elroy se enteró. Sus hombres secuestraron a Ramona y la mantuvieron cautiva. Incluso la ató y la azotó hasta hacerla sangrar por varias heridas.

A partir de entonces, Ramona no se atrevió a mencionar a la familia Nian nuevamente.

Cuando Decker tenía cinco años, lo dejaron a la puerta de un orfanato. Elroy mantuvo su paradero en secreto de Ramona y la familia Nian. Incluso hizo todo lo posible para asegurarse de que Decker nunca llegaría a nada en la vida.

La familia Nian buscó a Decker, pero siempre apareció con las manos vacías.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir