ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 448 Mamá, eres tan buena conmigo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7385

Actualizado: 2019-10-15 00:02


Con los ojos cerrados, Karen apoyó la cabeza sobre el hombro de Iván y murmuró: "Lo siento. Me siento tan mal por ti".

Iván la miró de reojo y dijo: "¿Por qué? Yo estoy bien".

"¡Guau! Ni siquiera lo sabes".

Lo que fuera que Iván estuviera a punto de decir se le quedó atravesado en la garganta.

Después de un momento, la tomó en sus brazos y le preguntó suavemente: "¿Dónde vives?".

Karen no se resistió ni lo más mínimo. En cambio, ella se acomodó en sus brazos fácilmente. "No lo sé", se quejó.

"Estoy seguro de que Debbie lo sabe", pensó Iván. 'La llamaré'. Pero luego decidió no hacerlo. Debbie estaba con Carlos ahora, y no quería molestarlos.

Pellizcó suavemente la nariz de Karen y dijo juguetonamente: "Entonces tendré que llevarte a casa conmigo".

"Está bien", tartamudeó ella.

Iván no sabía si reír o llorar.

Él también vivía en el mismo complejo de apartamentos que Debbie, aunque su apartamento estaba en el Edificio 5 y el de Debbie en el 2.

La razón por la que eligió vivir en Champs Bay Apartments fue porque Debbie estaba allí, y en caso de que su madre de repente viniera a ver cómo estaba él, sería fácil ir a buscarla y mantener la ficción de que eran un matrimonio feliz, al menos hasta que su madre se fuera.

Cuando su automóvil llegó al Edificio 2, Iván le pidió al conductor que se detuviera.

Abrió la ventanilla del coche y se fumó un par de cigarrillos antes de ver por fin que el automóvil de Carlos se acercaba. Vio cómo salían Debbie y Carlos y luego también Decker se acercó.

A pesar de aquella sugerencia juguetona, Iván tenía pensado llevar a Karen al apartamento de Debbie y para que ella durmiera allí. Pero las cosas se habían complicado.

Después de que el auto de Carlos se alejó y Debbie y Decker se dirigieron al Edificio 2, Iván dijo al conductor que fuera al Edificio 5.

Salió del auto, levantó a Karen en sus brazos y entró al ascensor. Luego la dejó en el suelo y le rodeó los hombros con uno de sus brazos en busca de apoyo. Después de asegurarse de que ella no se caería, pulsó el botón.

Karen abrió los ojos y vio a Iván bastante borroso. "¡Iván, eres tú!".

"Sí, soy yo", suspiró él impotente.

"¿Es que me pasa algo

?".

"Quiero besarte". De alguna manera, Karen estaba increíble con su bata de noche y aquello lo estaba excitando.

Ella no lo rechazó. "Pero solo besarnos, nada más".

"Claro". Puso sus labios contra los de ella.

Después de un rato, Karen se quejó, "¡Hey! ¡Relájate un poco! Dije que nada más. ¿Por qué me quitaste la bata?".

Iván dijo con una sonrisa petulante: "No te quité tu vestido. Te quité mi bata".

Karen no sabía qué decir a eso. Él tenía razón.

Mientras, Debbie, por su lado, recogió a su hija de la mansión de Carlos y la dejó en el jardín de infancia. Lucinda estaba esperando allí en el aula. En realidad, ya estaba bien avanzado el semestre, por lo que Piggy se había incorporado tarde.

En la guardería.

A sus compañeros de clase les gustó mucho Piggy. Le hicieron regalos y querían jugar con ella.

Debbie se escondió fuera del aula para poder ver cómo iba. Piggy no estaba acostumbrada a tanta gente y no se estaba divirtiendo. Cuando un niño tocó su vestido, ella hizo una mueca.

'¿Había adquirido algún rasgo peculiar de la extraña personalidad de Carlos? ¡Oh no! Ella también es una maniática de la limpieza', pensó Debbie.

Afortunadamente, lo que Piggy hizo a continuación hizo que Debbie se sintiera aliviada. Ella aceptó uno de los regalos y dio las gracias suavemente a quien se lo había dado.

Luego comenzó a recibir regalos de los otros niños y dio las gracias a todos. "Mami comprará regalos mañana", prometió.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir