ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 450 Evelyn Huo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8378

Actualizado: 2019-10-15 00:31


La cara del médico estaba bañada en miedo. "¿Señor Huo?".

Carlos torció el brazo del doctor por detrás de su espalda causándole una oleada de dolor tal, que este gimió y soltó la jeringa.

Frankie la levantó cuidadosamente, sacó un par de alicates en miniatura de su bolsillo, extrajo la aguja y la arrojó al contenedor de agujas usadas. Luego guardó la jeringa en su maleta.

Cuando oyeron los ruidos de lucha en el interior, los dos guardaespaldas irrumpieron en la habitación, agarraron al médico y lo tiraron al suelo.

"¿Señor Huo?, ¿qué está pasando?", lloró el doctor.

Carlos se levantó y se alisó la camisa. Con voz fría, ordenó: "Sáquenlo".

Dentro del consultorio, Carlos sacó un cigarrillo, lo encendió y dio una calada antes de ponerse cómodo en el sofá. Necesitaba estar concentrado para esto, y sintió que relajarse le ayudaría a liberar su mente.

Los guardaespaldas arrastraron al médico y lo obligaron a arrodillarse ante su jefe.

Carlos se sentó en silencio, mirándolo fríamente. El médico se estremeció de miedo.

Mientras Carlos le quitaba las cenizas al cigarrillo con un golpecito, Frankie regresó a la habitación. Acababa de entregarle la jeringa a un ayudante, quien analizaría el contenido. "Doctor Zhu, ¿qué planeabas inyectarle al Señor Huo?".

"El señor Huo... no está lo suficientemente fuerte aún. Su memoria no se ha recuperado. La medicina... es... memantina, trata la pérdida de memoria, la confusión y los problemas para... ugh... pensar y razonar...". El médico estaba en el suelo con ambos guardaespaldas sentados sobre él. Uno de ellos, un hombre de gran corpulencia, miró a Carlos, quien simplemente asintió. Luego tomó uno de los brazos del médico que ya estaba detrás de su espalda y lo retorció. Con un repugnante chasquido, el guardaespaldas le dislocó el brazo. "¡No!, ¿qué estás..., aaagh!".

Dejó escapar algunas lágrimas. Después de eso, su rostro se puso pálido como una sábana y comenzaron a aparecer gotas de sudor en su frente. "Se...señor Huo..., por... ¡por favor!".

Carlos arrojó las cenizas de su cigarrillo y permaneció en silencio.

Frankie le advirtió al médico: "Sabemos lo que le ha hecho al señor Huo, doctor Zhu. Ahora debes decir la verdad, rápido. El señor Huo es un hombre ocupado, después de todo".

El doctor se mordió los labios y cerró los ojos antes de decir: "Es... la verdad".

Cuando finalmente se le agotó la paciencia, Carlos arrojó la colilla al cenicero y se levantó. "Entiérralo vivo", ordenó con voz f

cambió su nombre a Evelyn Huo. ¿No te lo dijo?".

'¿En serio?, ¡cambió el apellido de mi hija sin preguntarme! ¡qué imbécil! Tendré que darle una lección', pensó Debbie. "Pues ya me enteré. Tengo que irme, tía Lucinda. ¡Hasta luego!".

Después de colgar con Lucinda, Debbie respiró hondo para calmarse y luego llamó a Carlos. "¡Carlos Huo!", su voz era tan fría como el hielo.

"Ah, ¿estás llamando para avisarme que te divorciarás de Iván?", preguntó él.

"¡Sigue soñando!, ¡Carlos Huo!, ¡cómo te atreves a cambiar el apellido de mi hija!, ¿no me podrías haber preguntado primero? ¡Por qué todo es tan difícil contigo! ¿Siempre haces lo que quieres sin importar lo que piensen los demás?". Luego apretó los puños con fuerza y respiró hondo para no perder la calma.

Carlos explicó de manera paciente: "Ella también es mi hija y como no habías arreglado su registro civil, yo lo hice por ti. ¿Qué tiene de malo?".

"¡Cambiaste su apellido!".

"¿Y qué hay con eso?". Carlos no vio nada malo. Sería útil para ella tener el apellido de su padre. Él tenía mucha influencia, por lo que pensó que tener su apellido no le haría daño.

Debbie cerró los ojos y se dijo: 'Tranquila, Debbie'. "¡Está bien!, como eres su padre, no discutiré contigo esta vez. Y no me voy a divorciar de Iván, porque no creo que me ames en absoluto. ¡Adiós!".

"Debbie, lo malinterpretaste todo. ¿Debbie?". La llamada ya se había cortado. Cuando la llamó de nuevo, descubrió que ella ya lo había bloqueado.

Carlos estaba confundido y frustrado. '¿Por qué está tan enojada?, estaba demasiado ocupada para hacerlo ella misma, así que lo hice por ella. Pensé que estaría agradecida'.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir