ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 455 Carlos te ama

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7704

Actualizado: 2019-10-16 00:36


"Eso depende de Debbie", dijo Carlos. Él la apoyaría, cualquiera fuera su decisión de cómo lidiar con James.

Miranda sonrió, se levantó y se acercó a Carlos para darle unas palmaditas en el hombro. Un gesto cálido a manera de apoyo moral y consuelo. "Carlos, creo que..."

"¿Sí?"

"Un día, cuando recuperes tu memoria", continuó y su sonrisa se hizo más grande, "Debbie te responderá, y es ahí cuando de verdad tendrás problemas".

Carlos no supo qué decir. Él lo había anticipado, planeado para ello y, es más, contaba con eso.

Después de salir de la oficina de Carlos, Miranda llamó a Debbie.

Debbie estaba ocupada grabando un comercial de ropa, pero apenas Miranda le dijo que estaba de vuelta en la ciudad y que estaba cerca, pidió un descanso y fue a verla en su ropa de trabajo.

En una casa de té

Debbie llegó con un vestido blanco que no hacía más que resaltar su esbelta figura. Los hombres volvían la cabeza para ver la despampanante mujer que entraba tan tranquila a la tienda y las mujeres estaban verdes de envidia, e incluso algunas regañando a sus esposos y novios.

"¿Estabas en el trabajo?", le preguntó Miranda al notar el maquillaje que Debbie llevaba puesto.

"Sí. ¿Por qué has vuelto tan de repente? ¿Es este un viaje de negocios?". Debbie había acudido a la cita tan rápido como pudo, y sedienta, se tomó una taza de té sin esperar la respuesta de Miranda.

Al ver esto, Miranda frunció el ceño y dijo en tono de reproche: "Estás en un lugar público por el amor de Dios".

Debbie se rió y se enderezó. "Estaba muerta de sed".

Miranda sacudió la cabeza y decidió no seguir regañándola. De todos modos, no era ese el motivo por el que ella estaba aquí. "¿Por qué no me dijiste que tenías una hija?", le preguntó Miranda de frente y sin rodeos. Ellas se mantenían en contacto aunque principalmente era por teléfono. No solían tener conversaciones complicadas y si Debbie le ocultaba algo, ella tenía que averiguarlo por otro lado.

Debbie estaba un poco nerviosa cuando Miranda mencionó a Evelyn. "Eres de la familia Huo y la madre biológica de Carlos. Lo mantenía en secreto porque no sabía cómo él se lo tomaría. Él hubiera fácilmente haberse casado con Stephanie y llevarse a Evelyn. Tampoco se lo dije a Carlos, pero se enteró de todos modos". Debbie susp

rendida como Debbie, pero su rostro seguía completamente inmutable. Dando golpecitos con los dedos en la mesa, le advirtió a Debbie: "Esa vieja serpiente ya tiene que saber que tú y Carlos están metiéndose en sus asuntos". Ten cuidado, y no sueltes esto de inmediato. Deja que tu rastro se enfríe para luego hacerlo".

"OKAY. Entendido".

Debbie se volvió para mirar la ciudad a través de la ventana. Sintió que se acercaba la primavera.

Miranda la observó y sintió pena por ella. Carlos solía darle a Debbie todos los caprichos y gustos que se le antojara. Sin embargo, James los separó, y ella tuvo que huir del país, encontrar trabajo y criar a una niña sola. "Necesito un par de días para terminar las cosas en Nueva York y luego regresar aquí. Hablaré con Wesley y Damon. Son los mejores amigos de Carlos y James también los engañó. No estarán contentos con él cuando sepan la verdad. Tú, Carlos, Wesley, Damon, Curtis y yo vamos a lidiar con James juntos. Pagará por lo que hizo".

Debbie se conmovió. Miranda la había estado ayudando desde que Debbie le demostró su inocencia. Debbie reunió el coraje para sostener la mano de Miranda y dijo: "Tía Miranda, muchas gracias. Cuando todo esto termine, Carlos y yo nos ocuparemos de ti y del tío Wade".

A Miranda no le gustaban momentos como este. Los encontraba demasiado sentimentales para su gusto. Y tampoco estaba acostumbrada a que le tomaran la mano. Pero ella no quitó la mano de las manos de Debbie. Con un suspiro, ella le dijo: "¿Qué puedo hacer? Carlos te ama".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir