ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 472 Quiero disculparme

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8312

Actualizado: 2019-10-19 00:38


Debbie se recostó cómodamente en el sofá mientras miraba las noticias, porque lo que Carlos decía la ponía nerviosa. Se incorporó de golpe, puso toda su atención en la pantalla y se concentró en cada una de sus palabras. Él estaba ahí parado, tan guapo como siempre.

No tenía lágrimas en el rostro, ni parecía triste. Sin embargo, sus palabras conmovieron a toda la audiencia, "Perdí la memoria, maltraté a Debbie y ella con el corazón roto, finalmente se rindió y alejó. Durante su ausencia, me sentí miserable y empecé a reflexionar sobre mis actos, no estoy orgulloso de lo que hice, y me arrepiento de todo. A pesar de que quiero recuperar a mi ex esposa, jamás engañé a la señorita Li, porque ella nunca fue mi novia, pues cuando perdí la memoria, ella urdió con otra persona un plan contra mí y se hizo pasar por mi novia. Para ella, sólo fue una actuación en el plan que ambos trazaron, por lo que ella no es la víctima. sino Debbie. Desde hace tres años y hasta este momento, mi esposa ha estado sufrido demasiado por mi culpa".

Ella se sorprendió mucho y se llevó la mano a la boca, fue entonces cuando empezaron a fluir libremente las lágrimas por sus mejillas como si se tratara de un dique roto. En ese momento, su teléfono empezó a sonar incesantemente, la llamaban personas que estaban preocupadas por ella, pero Debbie no quiso atender a nadie. ¿Cómo podría hablar por teléfono en estas condiciones? Había perdido todo sentido de la compostura y sólo podía mantener sus ojos llorosos fijos en la pantalla viendo a Carlos.

Estaba limpiando su nombre delante de todos. Declaraba su amor por ella ante todo el mundo, cada palabra que decía la reconfortaba. Tiempo atrás su corazón se había roto, pero ahora sentía que estaba completo otra vez.

Como no había podido contactar a Debbie por teléfono, Ruby fue corriendo a buscarla a su oficina, quería decirle que viera las noticias, pero cuando entró en la oficina y se detuvo para recuperar el aliento, vio que Debbie ya las estaba viendo. Ruby se sintió aliviada, le dio un pañuelo y la consoló. "Debbie, no llores, aunque yo también tengo ganas de llorar. Lo que el señor Huo dijo fue muy conmovedor", dijo Ruby ahogándose con las palabras.

Debbie se secó los ojos en silencio, pero no sirvió de nada, cada vez que lo hacía, las lágrimas volvían a rodar por sus mejillas. Si Carlos estuviera a su lado ahora, ella lo abrazaría con fuerza y lloraría en sus brazos, también le diría cuánto lo amaba y que su amor por é

ños la habría protegido como lo hizo en su aparición en las noticias.

Una vez que entró al auto, Carlos la tomó en sus brazos y ella se acurrucó con él.

Luego se sentaron en silencio hasta que el auto se detuvo en la puerta de la mansión de Carlos.

"¡Para!", dijo Debbie de repente, incorporándose.

Frankie frenó.

"Carlos, sal del auto", dijo ella y lo miró. Después abrió la puerta y salió, Carlos no dijo nada y la siguió fuera del vehículo.

"¿Qué pasa?", preguntó él, sonriendo.

Debbie lo miró y también sonrió. Con ternura, ella comenzó a enderezar su corbata. "Creo que has recuperado la memoria, aunque no puedo probarlo, si no me das una respuesta ahora, no entraré contigo a la casa".

Carlos sabía que no tenía más remedio que decirle.

"¿Por qué me dijiste que te habías casado con Iván?", le preguntó. Le dolía recordar verla en un vestido de novia para otro hombre y haberla tenido que llevar en el auto de bodas, incluso la había acompañado por el pasillo y se la había entregado a otro hombre.

Cuando recordó todo eso, le volvió a doler mucho. Sin embargo, resultó que todo era un truco, pero lo había hecho tan bien, que todos quedaron convencidos. Carlos tuvo que aplaudirle, aunque le doliera el corazón, pero en cuanto a Iván, Carlos lo odiaba tanto que quería matarlo.

"No me amabas, ¿qué importaba con quién me casara?", ella preguntó con un tono inocente.

Carlos se pellizcó la frente con frustración y le explicó: "Deberías haberme entendido dadas las circunstancias".

"Bueno, ¡qué pena! ¡No lo hice!", ella respondió sin rodeos. "Bueno, olvidémoslo. ¿Por qué me dijiste que tuviste sexo con Iván?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir