ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 476 Almuerzo para cuatro

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 6977

Actualizado: 2019-10-20 01:22


Cuando Carlos entró a la tienda de sushi, todavía estaba hablando por teléfono con Debbie. En ese mismo momento ella estaba mordisqueando un sushi de hilos de carne. "¿Por qué no dices nada?", preguntó ella, cuando notó su silencio.

El hombre sentado frente a ella se ahogó cuando vio a Carlos entrar. Pateó a Debbie por debajo de la mesa y le guiñó un ojo mientras se tomaba el vaso de agua de golpe.

Debbie se dio la vuelta para mirar directamente al hombre que acababa de llegar. Carlos terminó la llamada y se guardó el teléfono en el bolsillo. Miró al hombre en la mesa y preguntó con frialdad: "Kinsley, ¿qué haces aquí?".

Carlos le hizo una señal a Debbie, indicándole que se acercara.

Kinsley se tragó rápidamente un bocado de huevos de pescado y explicó: "Por favor, no lo malinterpretes. Esta tarde volaré a País Z y me quedaré allí durante los próximos tres meses. ¡Encontrar a Debbie aquí fue pura coincidencia!". Eso era mentira. Había llamado a Debbie para comer sushi, ya que tenía mucha curiosidad por saber lo que estaba pasando entre Carlos y ella.

Para su total sorpresa, antes de que pudiera preguntarle algo sobre su relación, Carlos ya la estaba llamando por teléfono.

Se preguntó si Carlos creería su mentira descarada. El hombre solo lo miró y permaneció en silencio.

Debbie se sorprendió de que Carlos la hubiera encontrado tan rápido. Miró al hombre arrogante, que ahora estaba bebiendo su jugo, y preguntó: "Niles te lo dijo, ¿no?". Era la única posibilidad en la que podía pensar.

Un camarero vino con el menú en la mano y se lo entregó a Carlos. Pidió unos cuantos platos y dijo: "Lo comentó por casualidad en mi oficina". No lo negó.

"Sí claro. ¡Qué casualidad!", dijo Debbie en tono sarcástico. Niles los había visto juntos antes, justo cuando ella y Kinsley acababan de salir de sus autos frente a la tienda de sushi, Niles, que estaba esperando en el semáforo en ese momento, los vio.

Los saludó con la mano y les gritó: "¿Qué hacen?".

Debbie le había respondido con una cara de piedra, "Una cita".

Sorprendido, Niles pisó e

taba en lo más mínimo.

Esa noche, Debbie estaba invitada a una cena de celebración por el término de la filmación de una película. Parecía alegre e inocente con su hermoso vestido verde.

Su guardaespaldas le tomó una foto en secreto y se la envió a Carlos. Cuando vio eso, Carlos dejó todo lo que estaba haciendo y le pidió a Frankie que lo llevara al hotel donde se estaba celebrando la cena.

La cena terminó más de las nueve de la noche. Debbie iba del brazo de un compañero de trabajo mientras salía del hotel. El hombre vio el auto de Carlos y soltó a Debbie inmediatamente. "Me tengo que ir", le dijo, dándose a la fuga a toda prisa.

'¿Mmmm?', Debbie no se dio cuenta de lo que estaba pasando hasta que vio a Carlos salir del auto.

Bajo las miradas públicas, caminó hacia ella con una tierna sonrisa, la rodeó con el brazo y la condujo a su automóvil.

Dentro del coche

Carlos presionó su cuerpo contra el de ella y levantó su barbilla para hacerla mirar directamente a sus ojos fríos. "¿No puedes mantenerte alejada de otros hombres?", preguntó sombríamente.

Debbie no le tenía miedo, así que le replicó: "Sr. Huo, ¿quién soy yo para ti? ¿Por qué te entrometes en mi vida?".

Carlos dijo con los dientes apretados: "¡Vamos a volver a casarnos ahora mismo!".

"Ya es tarde. La Oficina de Asuntos Civiles ya cerró".

"¡La oficina abrirá si quiero que abra!".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir