ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 490 ¡Olvídalo!

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7641

Actualizado: 2019-10-23 00:16


Carlos se sentó derecho y abrazó a Debbie. "Cariño, tenemos que hablar", dijo con seriedad.

"¿De qué quieres hablar?".

"¡De nuestra vida sexual!". No le había hecho el amor en mucho tiempo.

Ruborizada, Debbie miró a Tristán, que conducía el vehículo, le tapó la boca a Carlos con la mano, lo miró y dijo: "¡No digas tonterías, viejo! Ya no eres un joven, demasiado sexo es malo para tu salud".

Carlos se rió de su cara roja y subió la pantalla interior para que pudieran tener algo de privacidad, entonces, Debbie retiró la mano de su boca y Carlos la abrazó con fuerza y ya no quiso soltarla. Después, le susurró al oído: "Cariño, si espero un poco más, me temo que algo podría pasarle a mi virilidad".

Debbie sacó su teléfono y comenzó a leer actualizaciones en Weibo mientras decía: "¿Eso tiene algo que ver conmigo?".

"Claro que sí, eres mi esposa, pero no me dejas cumplir con mis obligaciones, si algún día caigo enfermo por esa razón, tú serás la única culpable". Después de decir eso, la besó cariñosamente en los labios, Debbie lo apartó e ignoró sus palabras. "¿Cómo va el caso de Megan? Ahora que sabemos que la mente maestra es Stephanie, ¿qué piensas hacer?", ella preguntó.

La sola mención de Stephanie le revolvió el estómago a Carlos, su deseo disminuyó y se le aclararon los ojos. "Bueno, no he encontrado a la mujer que se disfrazó de ti, cuando la encuentre, demandaré a Stephanie por eso".

"¿Y si no la encuentras? ¿Stephanie se saldrá con la suya?".

Carlos jugó con su cabello y puso una mirada de asesino. "Claro que no, si no encuentro a esa mujer, usaré todos los medios para hacer que Stephanie confiese".

Debbie le sostuvo la mano para que no pudiera seguir jugando con su cabello. "¿Cómo te fue en la habitación del hotel? ¿Confesó James?", ella preguntó con seriedad.

Carlos le dirigió una sonrisa tranquilizadora y dijo: "Stephanie es su hija, así que hizo de todo para separarnos y lograr que su hija fuera la jefa de la familia Huo. Cuando violaron a su hija y a su amante justo delante de él, por supuesto que no pudo mantener la compostura".

James hizo todo lo posible por parecer tranquilo, pero sus ojos rojos y sus respiraciones aceleradas lo traicionaron.

Tuvo que tomar dos pastillas para bajar la presión arterial.

e algo, James te mintió. Él no es el hombre que te salvó, me siento mal por ti. Creo que deberías divorciarte de él, te mereces a alguien mejor".

La sola mención del nombre de James puso a Tabitha en estado de alerta, miró a Angus con cautela y preguntó: "¿Quién eres? ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Dónde está James? Ve por él. ¿Por qué no ha venido a verme?

Angus forzó una sonrisa amarga. ¿Cómo podía decirle a Tabitha que su esposo había estado con otra mujer mientras ella sufría ahí, en un hospital siquiátrico? "Tabitha, ya no somos jóvenes, deberíamos olvidarlo y seguir adelante, James no terminará bien, Carlos se está encargando de él en este momento. Todo fue por culpa de Stephanie...".

Los ojos de Angus se enrojecieron. Esa noche, Carlos hizo que sus hombres lo llevaran al hotel, por lo que sabía lo que había sucedido.

Él había reservado todo el piso y había dejado abierta la puerta de la habitación, por lo que Angus podía escuchar todo lo que estaba sucediendo mientras estaba parado afuera de la habitación.

Vio a los mendigos entrar en la habitación con una sonrisa obscena, también vio a James sentado en la mesa de mahjong.

Quería detener a los mendigos, pero cuando pensó en todo lo que Glenda le había hecho, decidió no hacerlo. Él la odiaba porque ella lo había engañado durante treinta años. La hija que él había adorado, amado y apreciado no era en realidad suya, más bien era producto de su infidelidad.

Pero afortunadamente, todavía tenía un hijo, de su propia carne y sangre.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir