ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 493 Arrodíllate y pide perdón

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7413

Actualizado: 2019-10-24 00:02


"Muy bien, solo un cobarde sería capaz de atormentar a una mujer", dijo Carlos sarcásticamente cuando escuchó las palabras de James.

Con una mano en su bolsillo, se dirigió hacia James y le palmeó la mejilla, diciéndole: "Paciencia, pronto será tu turno. Prometo no decepcionarte, papá". Miró al viejo a los ojos, y, sin apartar la vista, le ordenó a los médicos: "Ya que Stephanie no quiere tener al bastardo, hagámosle un favor y saquémoslo de su vientre".

Había esperado para que ese día llegara desde hace más de un mes, y finalmente Stephanie estaba embarazada. ¡Era la hora del espectáculo! ¡Obligaría a James a ver la intervención mientras le hacía pagar con intereses por todo lo que le había hecho! Así le quedaría claro quién de los dos era más cruel.

Dos médicos sostuvieron firmemente a Stephanie sobre la mesa de operaciones y otro agarró el equipo quirúrgico para proceder a realizar el aborto.

Los ojos de Stephanie se espabilaron de terror, mientras Debbie la miraba. Casi podía sentir lo doloroso que era para ella pues no la habían anestesiado.

Pero Stephanie permaneció estoica y se rehusó a gritar cuando el frío instrumento fue introducido dentro de su cuerpo.

De todas formas, ella no pensaba tener a ese bastardo, así que lo habría abortado incluso si Carlos no hubiese hecho todo aquello.

James ladeó la cabeza mientras apretaba los dientes con el corazón lleno de ira. Por otro lado, Glenda lloró tanto que estuvo a punto de desmayarse. Como estaba haciendo tanto ruido, Carlos tuvo que volver a amordazarla.

En ese punto, ya Debbie no podía seguir soportando la sangrienta escena, así que apartó la mirada de la mesa quirúrgica.

Pero luego se dijo a sí misma que no podía permitirse ablandarse en ese momento. De la misma forma que hacía tres años, James no había tenido misericordia con ella.

Al finalizar la intervención, todos pensaron que Carlos dejaría las cosas hasta allí. Pero los médicos no se fueron. En ese momento, Carlos miró a James y le preguntó: "¿Ahora entiendes cómo pudo sentirse Debbie en aquel entonces?".

Su voz era fría e irradiaba un aura amenazante.

Debbie lo miró y pudo notar la sed de venganza en sus ojos incisivos.

James no sabía

ue levantó su pie derecho y le pisoteó el pecho sin misericordia. Lo vio a los ojos y le preguntó: ¿Que te estoy presionando dices? ¿Acaso olvidaste lo que me hiciste hace tres años? Luego de que Carlos tuviera el accidente, me ataste a una mesa quirúrgica y me obligaste a firmar los papeles de divorcio. Deberías haber sabido que algún día esto pasaría".

Embargada por las emociones, Debbie alzó la voz y le gritó: "Me golpeaste, me obligaste a dejar mi hogar y a separarme de Carlos, me dijiste que él había muerto y organizaste un funeral falso. Destruiste mi vida y mi felicidad, por tu culpa caí en una depresión severa. ¿Y dices que yo te estoy presionando?". Al recordar su doloroso pasado, a Debbie se le enrojecieron los ojos, mientras que Carlos se sintió aún más culpable al escucharla.

Finalmente, Debbie removió su pie del pecho de James y se agachó a su lado, agarrándolo por el collar y obligándolo a incorporarse. "Eres un asesino. ¡Te denunciaré y no descansaré hasta que te pudras en la cárcel!".

James forcejeó un poco y sonrió con desdén. "Solo eres capaz de todo esto porque tienes a Carlos de tu lado, ya quisiera verte sola tratando de buscar una sola prueba en mi contra".

"Sí, Carlos me apoya. ¿Y cuál es el problema? Al fin y al cabo es mi esposo, contamos el uno con el otro. Probablemente yo no pueda dar con las pruebas de lo que has hecho, pero Carlos sí. Yo por mi parte, dormiré plácidamente esta noche recordando tu patética mirada".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir