ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 497 Decker dice la verdad

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8482

Actualizado: 2019-10-24 01:01


Justo en ese momento, algunos otros autos entraron en el callejón y se detuvieron detrás de ellos. Debbie tenía que concentrarse en lidiar con la amenaza inmediata, así que no volvió la cabeza para ver quiénes eran los recién llegados.

Mientras estaba ocupada luchando, alguien la apartó a la fuerza de la batalla y la empujó hacia la puerta del automóvil en el que había llegado. Afortunadamente, ella fue lo suficientemente rápida como para estabilizarse. De lo contrario, se hubiera golpeado contra el auto con fuerza y la hubieran tirado al suelo.

Este no podía ser Carlos. No habría sido tan brusco con ella.

Levantó la vista y vio que algunos tipos nuevos se habían unido a la pelea. El tipo principal llevaba un abrigo negro y ella lo reconoció de inmediato. ¡Era Decker!

Antes de que pudiera pensarlo mejor, otro auto entró al callejón. Esta vez era Carlos.

Solo llevaba un oxford blanco. Debió haber tenido demasiada prisa para ponerse el traje, y corrió aquí tan pronto como recibió el mensaje del conductor. "¿Estás bien?", le preguntó a Debbie con ansiedad, acariciando su mejilla. "¿Estás herida?".

Se mostraba tan tierno y cariñoso que de repente lo único que desaba era que la mimara. Extendió las manos y dijo lastimosamente: "Tiré a seis hombres al suelo. Ahora me duelen las manos".

Carlos tomó sus manos entre las suyas, besándolas y frotándolas cariñosamente. "Vamos a un hospital. Haremos que le saquen radiografías".

"En realidad, me siento mejor, ahora que estás aquí", se negó Debbie a toda prisa. El dolor realmente no era tan malo.

Los hombres de Carlos se unieron a la lucha. Después de romper algunas cabezas, Decker se volvió hacia Carlos y Debbie, que se estaban abrazando. Sacudió la cabeza con resignación.

'¡Venga! Yo ocupado aquí peleando, y él besándose con mi hermana'.

Después de un rato, Debbie examinó el conflicto y le dijo a Carlos: "Quizás deberíamos ayudarlo". El callejón estaba oscuro y había demasiada gente en el caos. Ella no podía ver a su hermano.

La mirada de Carlos examinó la multitud, y después de unos segundos, asintió con la cabeza en dirección a Decker y respondió: "No te preocupes. Él puede manejarlo".

Debbie siguió la mirada de Carlos y encontró a Decker. Agarró del cabello a un hombre y le golpeó la cara con una rodilla, golpeó a otro en la garganta y dejó sin aliento a otro matón, plantándole un puño en su plexo solar. Con cada matón que derribaba, se iba acercando cada vez más al hombre de mediana edad. Los refuerzos, los cinturones ne

vez por todas.

"Si le mientes a mi esposa, nunca más le digas a la gente que soy tu cuñado", interrumpió Carlos de repente.

Una vez, durante una guerra de pandillas, Yates logró tomar como rehén a Decker, y él para salvar la vida de sus hombres, sin mencionar la suya propia, le dijo a Yates que Carlos era su cuñado. ¿Quién lo hubiera imaginado? El nombre de Carlos funcionó a las mil maravillas. Yates los dejó ir. Después de eso, cada vez que estaba en problemas soltaba el nombre de Carlos.

Y Carlos mintió por Decker cada vez que alguien expresaba un poco de duda. Además de eso, Carlos también le decía a cualquiera que quisiera saberlo, que estaba de lado de Decker y que era mejor que lo respetaran. Con el tiempo, Decker logró ascender. Al principio, era un respeto a regañadientes, y luego fue una verdadera lealtad basada en lo mucho que trabajaba el hombre. Sus aliados se hicieron bastante ricos gracias a la perspicacia de Decker, y poco a poco se convirtió en una de las personas más influyentes en el inframundo.

Cuando escuchó lo que dijo Carlos, su expresión se volvió sombría. No tenía el corazón para enojarse con Debbie, pero estaba seguro de querer burlarse de Carlos. "Sigues refiriéndote a Debbie como tu esposa, pero la última vez que lo comprobé, no estaban casados".

Debbie se esforzó tanto por reprimir su risa que en realidad estaba temblando.

Carlos no se enojó. Apretó la mano de Debbie y replicó: "Al menos tengo una mujer. Tú, sin embargo... Pero no te preocupes. Puede que no haya nacido todavía. O que todavía esté en la escuela. Tal vez deberías pasar tus ratos libres cerca de alguna escuela, así a lo mejor encuentras una buena chica".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir