ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 499 El Regateo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7760

Actualizado: 2019-10-25 00:12


Decker sonrió. "Ramona tenía el diez por ciento de las acciones del Lu Group y me las dio a mí. Tu supuesto tío también me entregó las suyas. Así que ahora tengo el veinticinco por ciento de las acciones del Lu Group". Luego miró a Carlos y le preguntó: "Con el veinticinco por ciento, ¿crees que podría tomar el control de la compañía ahora?".

Carlos lo pensó por un momento y luego respondió: "Puedo comprar el veinte por ciento de las acciones.

Con el cuarenta y cinco por ciento ya estarías en una posición mucho más sólida".

Debbie puso ojos como platos cuando oyó lo que dijo Decker. "¿Cuándo te pusiste en contacto con ellos? ¿Por qué no me lo dijiste?".

"Estabas ocupada con ese viejo hijo de puta, James. No quería distraerte". Decker frunció el ceño como si algo lo estuviera molestando y se quejó, "Ramona es tan irritante. Ella no trabaja, pero todo su tiempo lo emplea en buscarme. Me molesta de veras".

Debbie frunció el ceño y lo regañó: "Deja de llamarla Ramona. Ella también es una víctima de la familia Lu. Quizá algún día la empieces a llamar 'mamá' ".

Decker la miró y preguntó con tranquilidad: "Entonces, ¿la has perdonado?".

Debbie suspiró. "Quiero hacerlo".

"¡Bah! Las mujeres son tan blandas. Aprende de mí. ¡Nunca la perdonaré!", replicó.

Carlos interrumpió: "Si no vas a perdonarla y la odias tanto, ¿por qué aceptaste sus acciones? Un perro con la boca llena no ladra. Seguramente la acabarás llamando 'mamá'".

Decker ya había tenido suficiente de los inteligentes comentarios de Carlos y estaba hirviendo por dentro. Estaba a punto de saltar. 'Carlos, ¿por qué no te callas ya?', quiso decir, pero perdió el valor. Ya se había puesto listillo con Carlos una vez y no se atrevió a hacerlo de nuevo. Mejor prefirió cambiar de tema. "¿Dónde planeas obtener ese veinte por ciento de las acciones del Lu Group?".

"No te preocupes. Eso será pan comido. Pero no te lo entregaré en bandeja de plata. Tienes que prometerme algo", dijo Carlos.

Debbie sonrió por dentro cuando oyó a Carlos decir aquello. Después de todo, él era un hombre de negocios, y en los negocios siempre se buscan ganancias.

Decker estaba desesperado por fumar, pero como Debbie estaba con ellos, renunció a la idea. "¿Quieres que te ayude a perseguir a Debbie, verdad?".

Carlos lo miró de sosl

e llegar al acuerdo, y luego Decker se retiró a la habitación de invitados para una siesta.

Carlos vio a Decker levantarse y entrar en la habitación. "No lo vuelvas a dejar entrar", dijo hoscamente.

"¿Por qué?".

"Se toma demasiadas confianzas. No me gusta eso". Aunque fue Carlos quien había comprado el apartamento para Debbie, ni siquiera él tenía la libertad de entrar y salir como hacía Decker. Debbie a menudo echaba a Carlos del apartamento en medio de la noche, mientras que Decker actuaba como si fuera su propia casa cada vez que se quedaba aquí. A Carlos le molestaba su arrogancia.

Debbie le acarició el cabello y lo consoló: "Mi hermano y yo somos familia".

La tomó en sus brazos y replicó: "Eres mi esposa. Yo soy tu familia".

Debbie argumentó: "Todavía no".

Esa noche, Ramona descubrió que Decker se estaba quedando en casa de Debbie, por lo que trajo muchos ingredientes para cocinar para los hermanos.

Debbie había ido a la compañía con Carlos, por lo que Decker estaba solo en el departamento. Cuando oyó un golpe en la puerta, caminó con los ojos somnolientos para abrirla, y Ramona entró con los brazos llenos de comida. Cuando la cabeza de Decker se despejó, Ramona ya estaba en la cocina lavando verduras. No fue capaz de sacarla de allí.

Ramona había colgado su abrigo en el perchero y vestía un suéter azul y pantalones anchos, así que se puso un delantal para no mancharse la ropa. En este momento, Ramona no era una famosa, sino una madre amorosa normal que quería prepararle la cena a sus hijos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir