ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 510 Lobos

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7346

Actualizado: 2019-10-27 00:13


"¿Por qué tiene los cristales rotos?", Debbie preguntó con curiosidad.

Carlos jugó con un cigarro en la mano, levantó una ceja y respondió: "Así será más emocionante".

'¿A qué se refiere con eso?'. Ahora estaba más confundida.

Los guardaespaldas obligaron a James a sentarse en el asiento del conductor y le encendieron el motor, luego le dijeron algo que lo hizo palidecer.

En ese momento, un animal aulló a la distancia y Debbie se estremeció cuando lo escuchó, reconoció el sonido de cuando había llevado a Evelyn al zoológico. ¡Era un lobo! Tomó fuertemente del brazo a Carlos y gritó: "¡Carlos, hay un lobo!".

Sin embargo, Carlos no tenía nada de miedo, le dio unas palmadas en la mano para tranquilizarla y dijo con voz suave: "Relájate, aquí estarás a salvo".

"¿Cómo puedes estar tan seguro?". Cuando Debbie vio la sonrisa cínica en su rostro, se dio cuenta de algo. "¡Tú lo arreglaste!".

Carlos asintió con la cabeza.

Pronto, un hombre apareció con algunos lobos detrás de él.

'James, un auto sin cristales y unos lobos'.

Debbie se quedó perpleja. '¿Qué está tratando de hacer Carlos?'.

Cuando los lobos se abalanzaron sobre el auto, ella se dio cuenta de inmediato de lo que estaba pasando.

"¡Aargh!". James moría de miedo al ver que los lobos se acercaban y pisó con fuerza el acelerador, el auto salió a toda velocidad como un murciélago escapando del infierno.

Se desplazó a lo largo de la carretera de montaña a máxima velocidad mientras los lobos lo perseguían. Cada vez que James frenaba un poco, los lobos lo alcanzaban.

Aunque James estaba bastante lejos de ellos, todavía podían escuchar sus gritos agonizantes resonando por toda la montaña.

Cuando el auto se perdió de vista, un guardaespaldas se les acercó y le entregó a Carlos dos pares de binoculares.

Carlos le dio unos a Debbie y le dijo: "Sigue disfrutando del espectáculo".

Ella miró el auto de James con los binoculares y preguntó: "¿Qué pasa si él atropella a alguien o los lobos atacan?".

"Eso es imposible, despejamos el lugar con anticipación", le aseguró Carlos.

"¿Así que lo planeaste desde hace tiempo?", ella preguntó.

"Así es".

"¿Por qué le diste el auto

había vuelto loca por culpa de Carlos. James no podía darse el lujo de ver a Lewis lastimado también.

"¿Lo dejo en paz? Está bien, pero ¿qué pasará con mi esposa? Después de todo lo que le has hecho, yo debo vengarla". Carlos tomó de la mano a Debbie y la llevó frente a James, que todavía estaba tirado en el suelo.

"Ya me disculpé con ella. ¿No es suficiente? ¿Qué más deseas?", James vociferó.

"¿Eh?", Carlos se burló. "Antes de venir, nos encontramos con varios asesinos, ahora vas a decir que no los conoces".

James apretó los dientes y maldijo por dentro: '¡Son un montón de idiotas! Gasté tanto dinero y Carlos sigue ileso, sin ningún rasguño. "¿Hay alguna manera de que me dejes ir?".

"¿Dejarte ir? ¿Harás lo que te pida?", Carlos preguntó, sin expresión.

"¡Sí lo haré!", James asintió sin dudarlo. 'Donde hay vida, hay esperanza', pensó.

Le dio flojera expresar sus verdaderos sentimientos y dijo con una ceja levantada: "¡Arrodíllate y discúlpate con ella!".

"¿Qué?". James se molestó al instante, tenía la cara tan roja como un tomate, también tenía los ojos rojos y estaban a punto de explotar.

"Si no estás dispuesto, bien, entonces—".

"¡Lo haré!". James se sentó y maldijo en su mente: '¡Cómo se atreve Carlos a obligarme a arrodillarme ante esta mujerzuela! ¡Juro que algún día le cortaré las piernas!'.

Debbie lo miró fríamente mientras se arrodillaba ante ella.

Luego abrió la boca para decir: "Debbie Nian...".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir