ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 516 ¿Lo estás disfrutando

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8181

Actualizado: 2019-10-28 00:55


Cuando Carlos escuchó esas palabras salir de la boca de su esposa, él se sintió dispuesto a entregarle su propia vida si fuera necesario, por lo que darle sus bienes inmuebles no era gran cosa para él.

La respuesta inmediata de su marido, de alguna manera, le había hecho sentirse culpable. "Tal vez deberíamos esperar. No tengo prisa".

Carlos asintió y colocó algo de comida en su tazón. "Cenemos primero. Cariño, prueba algo de esto, que tiene muy buena pinta".

Esa noche, después de que Debbie se quedara dormida, Carlos llamó a Dixon. El jefe de secretarios trajo consigo una pila de archivos cuando llegó a la mansión de Carlos, junto con algunos abogados.

Cuando Miranda bajó las escaleras para beber un poco de agua, vio a Xavier, quien estaba a punto de irse. "Xavier", gritó confundida.

"Oh, buenas noches, Miranda", Xavier la saludó respetuosamente.

"¿Qué haces aquí a estas horas? ¿Hay algún problema?", le preguntó Miranda sin rodeos.

Xavier sacudió la cabeza, sonriendo. "No es nada de qué preocuparse. Carlos solo está malcriando a su esposa".

La respuesta de Xavier dejó a Miranda aún más perpleja.

Xavier sabía que Miranda no podría dormir preguntándose qué estaba pasando, así que se aclaró la garganta y le explicó en voz baja: "Le dijiste a Debbie que le diera una lección a Carlos, ¿verdad? Bueno, pues ella ha seguido tu consejo, pero Carlos ha descubierto lo que está haciendo. Aun así, él está dispuesto a darle lo que quiera sin poner ninguna objeción".

"Oh ya veo. ¿Está haciendo grandes movimientos?", Miranda le preguntó.

Xavier lo contempló por un momento y respondió: "En realidad, no". Sin embargo, Xavier no le dijo que su hijo acababa de transferir los títulos de todos sus activos a Debbie.

"Bueno. Déjala", murmuró Miranda. Sintiéndose aliviada, subió las escaleras sosteniendo un vaso de agua.

Xavier estaba sorprendido por su reacción, ya que pensó que Miranda se quejaría de Debbie. Él sonrió mientras la veía subir las escaleras y dijo: "Debbie Nian es una mujer muy afortunada. Se casó con un hombre que la ama y la mima muchísimo, y además te tiene a ti como suegra".

Miranda escuchó lo que había dicho, pero no se dio la vuelta. Miró una pintura en la pared y recordó cuando Carlos había comprado esa pintura en una subasta por seis millones de dólares, solo para hacer feliz a Debbie. Mientras miraba la pintura, Miranda dijo: "Debbie ha tenido una vida difícil. Destruy

do la vio bailar.

La había perdido una vez, pero afortunadamente, la había encontrado de nuevo, y ella sería suya para siempre.

El recuerdo trajo una sonrisa a sus labios.

"Señor Huo, ¿está disfrutando el espectáculo?", escuchó decir a una voz familiar.

El corazón de Carlos dio un vuelco. Las bailarinas seguían moviendo sus cuerpos frente a él. '¡Mierda!', pensó nervioso.

Carlos se levantó y tomó a Debbie en sus brazos. "De ningún modo. Solo lo disfruto cuando tú bailas", dijo.

"¿De verdad? Pero te sonreíste. Claramente, lo estabas disfrutando", argumentó Debbie.

Carlos sonrió y explicó: "El baile me recordó a ti, y cómo hace cuatro años bailaste en la Gala del Año Nuevo Solar, ¿te acuerdas?".

"¡Bah!", le dijo como respuesta.

Frankie le guiñó un ojo a Reeve Quan para recordarle que despidiera a las bailarinas. El gerente general estaba disfrutando mucho de las bailarinas como para darse cuenta de que Debbie había llegado. Ignorando la pista de Frankie, no despidió a las bailarinas. En cambio, se inclinó, tratando de ver a la mujer que estaba en los brazos de Carlos, pero a pesar de todos sus esfuerzos, no lo consiguió.

Luego comenzó a causar problemas al decir cosas sugerentes. "Señor Huo, ¿le gusta este baile? Mire a la bailarina principal, ¿no es hermosa? ¿Por qué no la hace suya esta noche? Jaja...".

Su risa obscena y su provocación hicieron que la cara de Carlos se oscureciera. Apretó su abrazo alrededor de Debbie y dijo: "No lo escuches".

Ella le quitó los brazos, aplaudió y exclamó: "Sr. Quan, son impresionantes. Ni siquiera yo puedo quitarles los ojos de encima".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir