ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 517 Carlos será todo tuyo

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7643

Actualizado: 2019-10-28 00:57


La mujer embarazada le resultaba familiar a Reeve, pero no recordaba quién era. Al escuchar lo que Debbie había dicho, se jactó en un tono halagador, "Por supuesto. He reservado a las chicas más guapas que tienen aquí exclusivamente para el Sr. Huo".

Debbie fingió una expresión emocionada y le dijo a Carlos: "¡Guau! Señor Huo, hoy es su día de suerte. Creo que esa chica es la más guapa de todas. ¿Qué piensa?"

Carlos respondió impotente: "No encuentro atractiva a ninguna de ellas".

Debbie replicó: "Oh, no seas ridículo, Estás siendo muy exigente. Tienen caras hermosas y figuras perfectas. Mírame. Mi cara está hinchada y estoy tan grande como una ballena. Ni siquiera puedo ver mis pies". Ella dejó escapar un suspiro de frustración.

Reeve no pudo contener más su curiosidad. "¿Quién eres tú y por qué estás aquí?".

Frankie no podía más con la estupidez del hombre, y estaba a punto de decirle quién era ella cuando Debbie lo miró para detenerlo. Ella le dijo a Reeve con una sonrisa: "Soy una socia comercial del Sr. Huo. Acabamos de firmar un contrato que involucra unos cientos de millones y para hacer el trato mucho más atractivo, le di también dos princesas".

'¿Qué negocios están haciendo? ¿Dos princesas? ¿De qué se trata todo esto?', Reeve estaba desconcertado.

Carlos sabía perfectamente a lo que Debbie se refería.

Había transferido los títulos de sus propiedades a Debbie, y sus dos hijas eran las dos princesas.

Tomó la mano de Debbie, con la intención de decir algo, pero Debbie apartó la mano y continuó diciéndole a Reeve: "El señor Huo dijo que le gustaba esa mujer. ¿Puede llevársela?".

Reeve estaba emocionado. "¡Por supuesto! Nosotros exigimos la presencia de Tess especialmente para el Sr. Huo". Fue porque habían escuchado que Tess se parecía a la Sra. Huo.

'¡Un momento! Esta mujer embarazada se parece a Tess'.

Antes de que Reeve pudiera pensarlo mejor, Debbie lo interrumpió, riendo, "¡Qué amable de su parte por hacer esto! Pero escuché que el Sr. Huo está casado. ¿No le preocupa que su esposa se enoje?

Reeve continuó lamiéndole el culo a Carlos con una sonrisa. "Un hombre necesita más de una mujer, especialmente un hombre exitoso como el Sr. Huo. Necesitaría por lo menos una docena de mujeres para igualar su poder y

e se llevó a Tess porque ella iba con Carlos. Es más, incluso los escoltó hasta el auto.

Tan pronto como estuvieron dentro del auto, Carlos le pidió a Frankie que se deshiciera de Reeve.

Al darse cuenta de que Carlos había enojado a Debbie, Frankie supo inmediatamente que su jefe estaba en un gran problema, por lo que se concentró en conducir el automóvil y se recordó a sí mismo hablar lo menos posible.

"Frankie, ve a un hotel cercano", comentó Debbie. Cada vez que hablaba, las otras tres personas se ponían nerviosas.

Frankie vislumbró a Carlos. Como su jefe no decía nada, asintió y respondió: "Sí, señora. Huo".

Después de enviar algunos mensajes en su teléfono, Debbie comenzó a hablar con Tess. "¿Cuánto tiempo llevas trabajando en ese lugar?".

A diferencia de antes, Debbie sonaba cordial ahora. Tess se habría sentido mucho más cómoda si Debbie le hubiera hablado así desde el principio, pero debido a lo que había sucedido en el restaurante y la incertidumbre sobre lo que estaba sucediendo, todavía le tenía miedo. Se preguntó por qué Debbie había insistido en llevarla con ellos. "Dos meses", respondió tímidamente.

"No tengas miedo. Te trataré bien en el futuro. Me encanta viajar, y después de que nazca mi bebé, viajaré mucho y Carlos será todo tuyo".

Los otros estaban estupefactos.

"N-N-No. Señora. Huo, usted se está equivocando", explicó Tess a toda prisa. Sus ojos estaban rojos y llorosos otra vez.

Carlos tuvo que decir algo. Se dio la vuelta y dijo: "Cariño, ya basta".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir