ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 524 ¿Dónde está mi esposa

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8617

Actualizado: 2019-10-30 00:12


Carlos se molestó cuando escuchó la voz de la persona, porque no era la de Debbie y ni siquiera pertenecía a una mujer. ¡Era un hombre con una peluca larga!

En una fracción de segundo, se soltó del hombre y lo empujó violentamente hacia la cama. "¡Ay! ¡Oye, tranquilo!". Niles protestó, el rostro se le retorció de dolor, Carlos lo empujó con tanta fuerza que él se deslizó de la cama y cayó al suelo.

Afortunadamente, el piso estaba cubierto con alfombra, por lo que sólo le dolía el orgullo maltratado.

Con la cara sombría, Carlos miró al cirujano que gemía de dolor y le preguntó: "¿Dónde está mi esposa?".

Niles señaló la cortina, detrás de ella, se podía ver vagamente una figura escondida. Sin perder tiempo, Carlos se dirigió hacia la ventana y abrió la cortina, una vez más, alguien salió corriendo, saltó a sus brazos y dijo: "¡Feliz noche de bodas, cariño!".

Carlos insultó al hombre que lo abrazó y sin decir nada, lo golpeó. Kinsley gimió de dolor y aflojó el abrazo de inmediato, se frotó el estómago y no pudo decir nada, se había quedado sin aliento.

Carlos preguntó por segunda vez, "¿Dónde está mi esposa?".

Kinsley levantó el dedo tembloroso y señaló débilmente hacia el vestidor. Carlos ya estaba furioso, lo habían abrazado dos hombres y no estaba de humor para un tercero. Lentamente, caminó hacia el armario.

Sin embargo, antes de que pudiera llegar, otra persona salió de detrás del tocador e hizo lo mismo que los otros, Carlos intentó no ser tan violento, porque tenía miedo de lastimar a la verdadera Debbie. Ahora, una vez más, recibió el abrazo de otro hombre y tuvo que escucharlo decir: "¡Feliz noche de bodas, cariño!".

Carlos cerró los ojos con ira, sin abrirlos, agarró el brazo del hombre y cuando estaba a punto de echarlo... Era Xavier, él sabía lo que pasaba porque estaba escuchando detrás del tocador. Cuando Carlos agarró su brazo, rápidamente esquivó el ataque de este hombre furioso.

En sólo unos minutos, tres hombres le habían dicho "cariño" a Carlos, por esa razón, parecía un volcán a punto de entrar en erupción. Si pudiera, arrojaría a estos tres hombres al mar ahora mismo.

Niles tenía puesto un camisón, se arrancó la peluca de la cabeza y la tiró al suelo. Luego, volvió a subirse a la cama y se acostó en medio. Xavier se acostó junto a él, mientras Kinsley estaba sentado al borde de la cama y buscaba en su bolsillo un cigarrillo.

Había tres hombres en la cama. Carlos, tenía fobia a los gérmenes, así que ya no pudo contener su ira y cuando estaba a punto de explotar, Niles intentó tranquiliza

a oración, "no está aquí, ni siquiera está en la casa".

'¿Debbie no está en la mansión?'. Carlos frunció el ceño preocupado.

Iván miró su reloj de pulsera y dijo: "Creo que tu esposa está...".

Wesley sonrió misteriosamente, "Ella está...".

Niles hizo una mueca y se echó a reír. "Es un secreto. ¡No te lo diremos!

Carlos estaba hirviendo de ira, ahora sabía lo que estaba pasando, sus amigos lo estaban bromeando. Deliberadamente lo habían emborrachado en la fiesta de bodas y ahora todos se metían en su habitación para arruinar su dulce momento con la novia.

'¡Bien, ustedes tienen tendencias suicidas!'. Carlos acercó una silla y se sentó en ella. "Está bien, ya que mi esposa no está aquí, ¡tendré más tiempo para desquitarme!".

Los nueve hombres intercambiaron miradas entre ellos, tenían un mal presentimiento sobre esto.

Carlos sacó su teléfono celular, iba a comenzar con todos los hombres casados que estaban ahí. Era muy fácil, una llamada telefónica a la esposa era suficiente. Primero fue Iván, le envió un mensaje de texto a Tristán y este le dio el número de teléfono de Karen. Luego la llamó, "Señora Karen Wen, creo que deberías saber algo, hay una joven modelo atractiva con la que tu esposo siempre habla después del trabajo, siempre los veo afuera hablando y riéndose, muy bien, ¡adiós!".

Iván se sorprendió por lo que había escuchado, en unos segundos, sonó su teléfono. Todos lo miraron con empatía cuando él salió de prisa para contestar la llamada.

El siguiente objetivo fue Curtis, Carlos llamó a Karina, "Tía Karina, soy yo. ¿El tío Curtis regresó tarde alguna noche? ¿Recuerdas qué pasó hace un mes? Parecía que ocultaba algo, yo le preguntaría qué pasó ese día".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir