ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 526 Estoy de vacaciones

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9232

Actualizado: 2019-10-30 00:24


Debbie hizo una mueca cuando escuchó su respuesta. "¡Uf! ¡Eso es tan injusto!". Mientras tanto, se sentía como una tonta. ¿Por qué no se le ocurrió usar el avión privado de Carlos? ¡No habría tenido que soportar un viaje tan largo y agotador si hubiera venido al desierto de Gobi en su avión privado!

Carlos se rió por lo bajo y le dijo: "No te enfades, volaremos a casa juntos".

Debbie frunció los labios y sus mejillas se hincharon de ira, aunque de nada le iba a servir, ya que ya no se podía hacer nada al respecto.

Finalmente, recuperaron el tiempo perdido en un hotel cerca del desierto de Gobi. Debbie nunca olvidaría esa noche, ya que Carlos estaba más hambriento que nunca de su cuerpo, sus besos y caricias. Inicialmente había planeado hacer algo de turismo, pero desde el momento en que él apareció, estaba demasiado cansada para hacer otra cosa que no fuera dormir. Al tercer día de su viaje, cuando estaba montada en un camello, sintió que le temblaban terriblemente las piernas debido a todo el ajetreo de la noche anterior.

No podía evitar preguntarse si Carlos lo hacía deliberadamente para castigarla, pero cada vez que ella se quejaba con él, él sacudía la cabeza inocentemente y lo negaba. "No, no fue mi intención, ¡te lo juro!".

Debbie no tuvo más remedio que dejar el tema.

En el quinto día de su estancia en el desierto de Gobi, Debbie miró al hombre de arriba abajo. Parecía tan fresco y limpio como siempre. Ella preguntó con tristeza: "¿No crees que la vida es difícil aquí?".

Carlos besó su mejilla y luego respondió sinceramente: "No. El hogar está en donde quiera que estés, y me siento mucho mejor cuando estoy contigo".

"¿Pero qué hay de la compañía?", preguntó ella con un ligero tono de preocupación.

Antes de que pudiera decir algo más, Carlos la besó de nuevo. "¿Qué pasa con eso? Estoy de vacaciones".

Él respondió a cada una de sus preguntas perfectamente.

Al séptimo día dieron por concluido su viaje y abordaron el avión privado de Carlos. Volaron de regreso a casa con todos los lujos que su clase social ameritaba. Además, viajar de manera privada ahorraba mucho tiempo.

Evelyn estaba jugando con su hermana pequeña en la mansión. Cuando vio a sus padres regresar a casa, se lanzó hacia ellos con entusiasmo y gritó: "¡Papi, mami!".

Debbie plantó un beso en la mejilla de Evelyn y le dijo amorosamente: "¡Bebé, mamá te extrañó muchísimo!".

"¡Mami, yo también te extrañé!", le contestó la pequeña, y al hacerlo, asomó la cabeza y miró a su padre. Extendiendo los brazos hacia él, agregó: "Extrañé más a papá".

Carlos sonrió de oreja a oreja y la levantó en sus brazos.

La niña los observaba a sus padres, con una pizca de tristeza, conversar con complicidad e intercambiar risas. 'O

n comentó: "Sra. Huo, han pasado dos años, tres meses y cuatro días desde su último álbum. Se les está agotando la paciencia a sus fans. ¿Qué tal si vuelve este mes?"

Otro fan comentó: "Quizás pueda compensarnos con más fotos del Sr. Huo, o

las fotos de sus dos princesas!" "¡Quiero que las dos niñas derritan mi corazón!", comentó un fanático loco de Debbie.

Mientras tanto, una tonelada de mensajes privados llegaron a la nueva cuenta de Debbie. Cediendo ante la presión de sus fanáticos, Debbie no tuvo más remedio que tomar en secreto algunas fotos de Carlos trabajando en su traje occidental. Ella seleccionó nueve fotos y las publicó en su página de Weibo. Ella escribió: "Miren a nuestro esposo, chicas. Está demasiado ocupado para posar. ¡Siempre trabajando! ¡Esta es una foto real!"

Su publicación se volvió viral. La verdad, es que hubiera sido muy raro si no hubiera pasado así.

A juzgar por la sección de comentarios, muchas muchachas estaban emocionadas. "¡Debbie es una reina!", escribían sus fans llenas de admiración por la cantante. "Ella se refiere al Sr. Huo como 'nuestro esposo!' Debbie, te amo. ¡Seré tu fan por siempre!"

"¿Eso significa que yo también soy la 'Sra. Huo?", preguntaban algunas de sus fans en son de broma.

Durante un tiempo, la vida se desarrolló con relativa normalidad. Cuando todos a su alrededor pensaron que por fin vivirían felices para siempre, Debbie aprovechó la oportunidad para escapar en secreto otra vez, dejando atrás a su esposo y a sus dos hijas.

Esta vez su plan sí tuvo éxito. Esta vez se mantuvo alejada por mucho más tiempo que en ocasiones anteriores, y su paradero estaba bien oculto, lo que casi volvió loco a Carlos. Había enviado hombres a los rincones más lejanos de la tierra, pero fue en vano, ya que no pudo encontrar a su amada esposa en ningún lado.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir