ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 527 ¿Volverá mi esposa

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8632

Actualizado: 2019-10-30 00:24


La verdad era que Debbie había planeado todo con mucha anticipación. El primer paso de su plan fue consolidar su posición como esposa legal de Carlos. Por eso ella había cooperado con él para registrar su matrimonio y deliberadamente había mostrado sus licencias de matrimonio a los reporteros. Luego, celebraron una gran ceremonia de boda por todo lo alto y, de vez en cuando, exhibió su amor por Carlos tanto en público y como por internet. Así logró que todo el mundo supiera que Carlos estaba profundamente enamorado de su esposa. Después de eso, aun cuando Debbie desapareciera de escena, ninguna mujer se atrevería a aprovechar su ausencia para tratar de entrarle a Carlos.

Y así pasó un mes, luego dos...

A medida que pasaba el tiempo, la situación comenzó a cambiar. Tres meses después, se corrió la voz de que Carlos había sido visto con otra mujer.

Después de ese rumor, surgieron más y se extendieron rápidamente. Algunas personas incluso asumieron que Carlos y Debbie ya estaban divorciados, pero lo mantenían en secreto por el bien de sus hijos.

Debbie había oído decir a Dixon que Miranda se había enfrentado personalmente con una mujer que se había atrevido a subir al auto de Carlos.

La historia fue así. Un día, Miranda vio un par de zapatos de tacón en el auto de Carlos, el que siempre conducía al trabajo. Pero los zapatos no eran de su talla ni de la de Debbie.

Miranda guardó silencio y no le preguntó a Carlos nada sobre el tema.

Al día siguiente, ella lo estuvo vigilando y vio que una mujer se llevaba los zapatos del auto.

Cuando esa mujer se fue, Miranda salió de su auto enojada y fue directa a confrontar a su hijo. Carlos, al verla acercarse, le preguntó tranquilo: "Mamá, ¿qué haces aquí?".

Mirando a la mujer que se alejaba, Miranda preguntó: "¿Le diste esos zapatos como regalo a esa mujer?"

Carlos sacudió la cabeza. "No. La noche anterior, tuvimos una cena de negocios. Ella se cambió de zapatos y los dejó en mi coche".

"¿Ah, o sea que fue eso?", dijo ella con sarcasmo. Confuso, Carlos la miró y le preguntó, "¿Hay algún problema?".

Ella sonrió. "No, ninguno. Solo quería recordarte que eres un hombre casado. Por favor, mantén a otras mujeres a distancia".

Carlos se quedó atónito.

¡Qué buena suegra tenía Debbie! Como ella no estaba, Miranda se encargaba de vigilarlo. Suspirando, él le aseguró: "Mamá, por favor, quédate tranquila y tranquiliza también a Debbie. No tengo interés en ninguna otra mujer. Solo quiero a mi amada esposa".

Miranda asintió satisfactoriamente. "Está bien. Te dejo con tu trabajo

arle miradas. Ansiaban aprovechar cualquier oportunidad de ir a por él, pero sabiendo que la señora Huo era la hermana del nuevo presidente ejecutivo de Nian Group, no se atrevieron a hacerlo.

En medio de la fiesta, Decker se acercó a Carlos y le dijo con voz misteriosa: "Carlos, te tengo una sorpresa para más tarde".

Carlos levantó las cejas con expectación. "¿Volverá mi esposa?".

La sonrisa engreída que había en el rostro de Decker desapareció instantáneamente. "¡Bingo! ¿Cómo lo adivinaste tan fácilmente? Así es muy aburrido", se quejó.

Justo cuando terminaba de decir aquello, hubo una conmoción en la entrada. Una mujer, vestida con un vestido de noche rojo y tacones negros de cristal, emergió de la multitud. Ella atrajo la atención de todos, incluida la de Carlos.

"¡Guau! ¿No es esa la señora Huo?".

"¡Sí, yo diría que sí! ¡Hace mucho tiempo que no la veo aparecer en público!".

"Mira, lleva un vestido halter. ¡Está tan sexy!"

Bajo las fervientes discusiones de la multitud, Debbie, que ahora se había vuelto aún más bella, caminó lentamente hacia la persona que estaba de pie al otro extremo de la alfombra roja.

Todos sabían a quién se dirigía, así que se movieron a ambos lados para dejarle paso.

Debbie no tuvo ningún problema para divisar al apuesto hombre desde el mismo instante en que entró en el vestíbulo.

Cuando ella estaba a unos dos metros de él, Carlos pasó su copa de vino a su mano derecha y extendió su mano izquierda hacia ella.

Debbie ofreció una gran sonrisa y aceleró el paso con brío. Ella tomó su mano y le puso la otra en la cintura. "Cariño, he vuelto", dijo dulcemente.

Carlos la miró cariñosamente y le preguntó, "Cariño, ¿lo pasaste bien?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir