ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 530 ¿Soy una asesina ahora

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9071

Actualizado: 2019-10-31 01:36


Blair había oído hablar de Wesley mucho antes de haberlo conocido. Todos pensaban que él era un héroe, pero para ella, Wesley era un súper héroe.

Blair tuvo más suerte que el resto de sus fanáticos, pues su tío era el superior de Wesley, así que ella no tuvo más que endulzar a su tío con un par de palabras para que él le contara todo lo que necesitaba saber sobre el hombre del cual estaba enamorada.

Pero, a pesar de esa ventaja, ella nunca llegó a pedirle a su tío que se lo presentara; pues ella creía en el destino, y sabía que, de alguna manera, estarían juntos.

Para sorpresa de todos, ella tuvo razón, y lo conoció poco después.

Aunque su primer encuentro no fue nada agradable.

Para ese entonces, Blair tenía diecinueve años y Wesley tenía veintitrés.

Blair estaba estudiando en la universidad y, a pesar de que su universidad estaba en la misma ciudad donde vivía su familia, ella casi nunca regresaba a su casa. Cada vez que iba hasta allí, veía a sus padres pelear.

Pero a veces no tenía de otra y debía volver. Precisamente en una ocasión como esa, pues habían llegado las vacaciones y todos sus compañeros de clases se habían ido a sus hogares. Al llegar, Blair se paró frente a la quinta con una pequeña maleta en la mano. Era una casa hermosa pero poco cálida.

En la entrada, tecleó la clave de acceso. "¡Bip!". La puerta de la villa se abrió.

"¡Ahí estás otra vez! ¡Estoy cansada de ti! ¿Por qué volviste? ¡Regresa de donde viniste!", gritó una mujer en el interior de la casa, era la madre de Blair: Grace Ji. Blair suspiró indignada al darse cuenta de que se trataba de su madre quien estaba gritándole, como siempre, a su padre.

Por su nombre, era evidente que los padres de Grace Ji querían que ella se convirtiera en una mujer sofisticada.

Y, ciertamente, ella había trabajado sin descanso para estar a la altura de lo que sus padres esperaban; incluso ahora, se mostraba delicada y elegante en público. Por lo cual todos, creían que su nombre reflejaba a la perfección su belleza interna.

Pero ella actuaba como una mujer completamente distinta cuando estaba con Jacob Jing, el padre de Blair.

Blair sabía perfectamente lo que había pasado, lo que trajo la vida.

La amabilidad y gentileza de su madre había sido destruida por las vicisitudes de la vida, que la convirtieron en una mujer amargada y furiosa.

Blair se puso las zapatillas y se dispuso a entrar en la sala de estar, pero antes de que pudiera saludar a sus padres, se escuchó una explosión y el techo empezó a incendiarse.

Jacob Jing, era un profesor de química venido a menos, su profesión no le había hecho ganar demasiado dinero.

Como no podía soportar a su esposa, no tuvo otra es

era demasiado peligroso.

Las sirenas de los vehículos de la policía, bomberos y paramédicos, bañaron con luces de colores a la multitud que se había acumulado a las afueras de la casa.

Finalmente, el fuego se apagó luego de una hora. De la quinta no quedaron sino los cimientos y las vigas, cualquiera que hubiese permanecido allí no era ahora más que carbón y cenizas.

Adalson Ji, quien vestía un uniforme verde, se agachó ante Blair, y, con los ojos llenos de tristeza, le dijo: "Blair, acompáñame un momento". De pie junto a Adalson Ji, estaba un hombre con un traje camuflado, era Wesley.

El rostro de Blair estaba contraído en una expresión de confusión. "Tío, ¿por qué me dejaron sola?".

Dijo ella y a su tío se le hizo un nudo en la garganta. No había podido salvar a su hermana y a su cuñado. Solo le quedó abrazarla y acariciarle el pelo para tratar de consolarla. "No estás sola, ellos seguirán acompañándote dónde sea que estén ahora".

"Tío, yo también estaba en la casa, pero no morí", dijo Blair empuñando la mano con fuerza y con el rostro pálido como el papel. "No pude hacer nada para salvarlos, ¿soy una asesina ahora?":

Ella vio cómo sus padres morían, se sentía tan impotente que se culpó por sus muertes.

Adalson Ji sintió pena por ella y le dijo: "¡No digas eso! No eres ninguna asesina, no eres sino una tierna niña. No tuviste la culpa de nada de esto", le aseguró.

'Tengo casi diecinueve años, no soy precisamente una niña tierna', pensó.

En ese instante, Adalson Ji recibió una llamada por su radio, y se alejó para dar el informe de lo ocurrido; por lo que Wesley y Blair se quedaron solos.

Wesley le dio una botella de agua a la chica quien estaba con la mirada perdida en el suelo. "Toma un poco de agua, te ayudará a aliviar tu garganta", le dijo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir