ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 569 Sé perfectamente lo que vi

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7560

Actualizado: 2019-11-08 19:14


La voz de Blair se apagó poco a poco bajo la aguda mirada de Hartwell. ¿Cómo podría mentirle a su primo? Era un hombre con poder e influencia, a pesar de su corta edad. Además de eso, él era de su familia.

De hecho, Hartwell lo había descubierto, vio a través del corazón de la joven. Joslyn ya le había dicho que Blair estaba desconsolada porque el hombre que amaba la había rechazado. Así que él quería saber quién era. Se podía imaginar lo sorprendente que estaba cuando supo que era Wesley.

Hartwell pensó que Blair simplemente lo admiraba, como cualquier otra chica que adora a una estrella. Nunca imaginó que sus sentimientos por él eran más fuertes.

Ahora finalmente podía reconstruir todo. Wesley era un joven apasionado, ambicioso e impulsivo. En cuanto al amor, estaba perdido, por lo que no le sorprendía que hubiera rechazado a Blair.

"¿Podrías explicarme, Wesley?", Hartwell le preguntó con frialdad.

Blair sabía que su primo estaba tratando de protegerla. Se apresuró hacia él y lo tomó del brazo. Mientras trataba de llevarlo a la sala, le dijo en voz baja: "Ya no importa, estoy comprometida. No me avergüences, por favor".

Hartwell volteó y miró a Wesley en silencio antes de acompañar a Blair a la sala VIP.

La sala estaba llena de alegría, las voces se escuchaba hasta el restaurante. Cuando llegaron todos, había cuatro jóvenes y varios ancianos, y hacían bastante ruido. Las familias Li y Ji se llevaban muy bien. Las esposas de Keith y Gilbert habían fallecido hace mucho tiempo. Entonces, incluyendo a Blair, sólo había tres mujeres en la habitación.

En cuanto Blair entró en la habitación, Niles gritó con entusiasmo: "¡Hola, Blair! Te aparté tu asiento". Se puso de pie y galantemente sacó la silla junto a la suya.

Blair no pudo rechazarlo. Miró a Adalson y luego rodeó la mesa para sentarse al lado de Niles. Ella logró mantener una sonrisa constante.

Wesley entró justo cuando ella se sentó.

Lo primero que vio fue a Blair sentada al lado de Niles, él se sorprendió un poco y luego escuchó que su hermano le decía: "¡Hola, Wesley! Siéntate a lado de mamá".

'Siéntate a lado de mamá'. Parecía inocente, pero sabía que era un truco de su hermano menor. Si tomaba el asiento que Niles le había reservado, en

lair se sintió nerviosa y apenada. Hubiera preferido esconderse debajo de la mesa. Agitó una mano hacia su tío mientras que con la otra se golpeaba el pecho. Cuando pudo respirar con facilidad, se disculpó. "Estoy bien, lo siento... Vaya...". Le vino otro ataque de tos.

Niles sacó unos pañuelos y se los entregó. Ella los tomó y se cubrió la boca para sofocar la tos.

"Bebe un poco de agua", dijo una voz. Ella lo reconoció. Tomó el vaso de agua que le entregó el hombre a su derecha y bebió un trago.

Niles le había contado un gran secreto sobre Wesley. Ella suponía que él no había escuchado nada. Si lo hubiera hecho, no habría estado tan tranquilo, entregándole un vaso de agua.

Después de tomar unos sorbos, Blair dejó de toser. Al ver esto, Niles le dio unas palmaditas en la espalda y le dijo: "Oye, ¿por qué estás tan sorprendida? Te dije la verdad". Cecelia vio que Niles era muy considerado con Blair. Ahora sí creía que su hijo menor estaba enamorado de ella.

'Quizá está comprometida, pero todavía no se ha casado. ¡Todo es posible!', la madre pensó alegremente.

Niles siguió hablando y Blair no pudo evitar beber dos tragos más de agua para controlar las emociones.

Puso el vaso sobre la mesa y se levantó. "Si me disculpan, iré al sanitario".

Keith asintió, "¿Fue por algo que dijo Niles? Debería enseñarle modales a ese joven...".

Niles sacudió la cabeza. "No, no. Abuelo, yo no...".

"¡Cállate!". La voz autoritaria del anciano silenció de inmediato al culpable.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir