ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 575 La traeré sana y salva

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7605

Actualizado: 2019-11-09 15:59


Antes de que Wesley se fuera, Hartwell le recordó, "¡Ten cuidado!".

Wesley asintió con la cabeza. "No te preocupes. La traeré sana y salva".

Viéndolo desaparecer, Hartwell tuvo sentimientos encontrados. 'Sé que Blair le importa mucho. ¿Entonces por qué sigue rechazándola?'.

Después de media hora, el teléfono de Wesley sonó. Se detuvo para beber un poco de agua, y luego sacó su teléfono de su funda impermeable. Era un mensaje de WeChat de Blair.

Un torrente de sentimientos inundó a Wesley cuando lo leyó. No respondió al mensaje, sino que aceleró el paso.

En su camino hacia la montaña, se encontró con un buen número de rescatistas y turistas, pero Blair no estaba entre ellos.

Con el paso del tiempo, las cuatro personas que habían venido con él descendieron la montaña una vez más, trayendo con ellos a algunos turistas a los que habían salvado. Pero Blair no estaba por ningún lado.

La lluvia comenzaba a disminuir, lo que lo facilitaba algo la búsqueda.

Cuando Wesley localizó a Miller, el agua ya llegaba a la altura del pecho. Las unidades de rescate tuvieron que usar dispositivos de flotación para seguir con la operación. Miller y sus colegas quedaron varados en un punto donde la corriente no era tan fuerte. Dos rescatistas pudieron llevarlos a un lugar seguro y envolverlos en mantas secas.

Wesley escrutó minuciosamente la multitud, pero no vio a Blair entre ellos.

Su corazón comenzó a latir violentamente y no pudo evitar culpar a Miller por no haberla cuidado bien.

Wesley avanzó con cautela y, para su sorpresa, vio dos figuras en una piedra enorme, bloqueadas por un árbol.

A juzgar por sus delgadas figuras, se dio cuenta de que eran dos chicas. Se estaban abrazando para mantenerse calientes.

Una de ellas llevaba un abrigo rosa y se apoyaba en el hombro de la otra chica. Wesley no podía ver su rostro con claridad y no estaba seguro de si era Blair.

Aunque no la había visto desde hacía mucho tiempo, su corazón le dijo que tenía que ser ella.

Wesley estudió el terreno. Vio que no sería fácil llegar hasta ella. La corriente de la inundación creaba remolinos y arrastraba consigo una masa mortal de residuos arrancados a la montaña. Si la corriente no lo atrapaba, los escombros seguramente lo aplastarían, ll

tomó en sus brazos, Blair sintió que este era el momento más feliz de su vida. Ella se abrazó a su cuello y enterró su rostro en sus brazos. Su cara y frente ardían, lo que lo hizo fruncir el ceño. '¡Tiene mucha fiebre!', pensó él.

"Wesley".

"¿Hmm?".

"Me estás abrazando tan fuerte que no puedo respirar", murmuró.

Wesley aflojó un poco, pero Blair todavía sentía que no podía respirar. "Wesley", gritó de nuevo.

"¿Hmm?".

"Pensé que nunca volvería a verte". Sus lágrimas cayeron sobre su pecho. Estaban tan calientes que le hacía doler el corazón.

Wesley bajó la cabeza y besó su cabello mojado con los ojos llenos de afecto. "No tengas miedo. Estoy aquí. Ahora estás a salvo".

"Hmm...". Su abrazo era el lugar más seguro para ella.

La lluvia finalmente se detuvo, pero aún no era seguro para todos. Wesley montó una segunda línea con ayuda de los rescatistas que había al otro lado. Colocó a Blair con un arnés e hizo que los trabajadores la arrastraran por la línea. Wesley la siguió y después de lo que pareció una eternidad, Wesley finalmente llegó a la orilla del río. Cuando ambos estuvieron a salvo al otro lado, tomó a Blair en sus brazos.

Cuando la gente que estaba en la orilla tomó a Blair de los brazos de Wesley esta resbaló en el barro. Se tambaleó, no pudo sostenerse y cayó al agua.

La gente exclamó y Blair giró la cabeza para mirar a Wesley. Vio como era arrastrado río abajo antes de desaparecer bajo la crecida.

"¡Wesley!", gritó Blair desesperada y devastada.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir