ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 576 Se rindió

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8517

Actualizado: 2019-11-10 00:02


Lo peor era que la inundación había arrastrado el gran árbol que usaron para sujetar la cuerda y este se había desplazado río abajo.

"¡Wesley!". Blair gritó a todo pulmón. Si no fuera por varias personas que la llevaron a la orilla del agua, ella habría saltado para seguirlo.

"Muchacha, no te preocupes, lo salvaremos". Dos rescatistas intentaron consolarla. Luego corrieron río abajo a lo largo de la orilla e intentaron localizar a otros trabajadores con sus transmisores.

Blair logró soltarse y corrió descalza tras los rescatistas.

Ella nunca antes había estado en un estado tan lamentable. Tenía el pelo mojado, pegado a la cabeza, e incluso había hojas en su cara y hombros. Su ropa tampoco estaba en el mejor estado. El arnés no le había ayudado a mejorar su apariencia. Debido a la fiebre alta, su rostro estaba tan rojo como un tomate y sus labios estaban azules por el frío. También tenía manchas de barro que estropeaban su elegante belleza.

Había perdido sus zapatillas deportivas y tenía pequeñas cortadas y rasguños en los pies, que alguna vez habían sido suaves. Parecía una indigente en lugar de una joven profesionista.

"¡Wesley!". Blair gritó su nombre con histeria y corrió río abajo, pero Wesley no aparecía por ningún lado.

Ella sentía que la cabeza se le partía en dos debido a la fiebre alta. Blair se tambaleó. Cuando dos hombres la alcanzaron para estabilizarla, sus ojos se apagaron y cayó al suelo.

¡Wesley, por favor, mantente con vida! Fue su único pensamiento antes de perder el conocimiento.

Cuando Blair se despertó de nuevo, estaba en el hospital militar de Ciudad Y. Ella abrió los ojos, y la primera persona que vio fue a Miller.

Cuando la vio abrir los ojos, él presionó de inmediato el botón para llamar a la enfermera. Pronto, un médico y varias enfermeras se apresuraron y le hicieron un chequeo completo.

"¿Cómo te sientes ahora? ¿Estás herida?", preguntó el doctor.

Blair asintió. "Me duele la cabeza". Levantó la mano y tocó el vendaje que tenía alrededor de la frente.

"Cuando te desmayaste, te golpeaste la cabeza contra una roca, no te preocupes. Parece que no hay lesiones severas. Una resonancia magnética confirmó que no había hematomas ni sangrado en el cerebro. Necesitaremos realizar algunas pruebas más para estar seguros. ¿Algo más te duele?", preguntó el doctor.

Blair sacudió la cabeza lentamente. Después examinaron sus pupilas y le practicaron algunas pruebas rápidas para medir el tiempo de reacción y la memoria. Incluso le hicieron pruebas cognitivas c

de finalmente darse por vencida, decidió esperar hasta que Miller regresara. Quería agradecerle a Wesley, pero podía esperar hasta que se recuperara por completo.

Se durmió de nuevo alrededor de la una de la medianoche.

Y a las dos, apareció en silencio la figura de un hombre en la habitación de Blair.

Él se puso en cuclillas junto a su cama y la miró por un largo tiempo antes de extender su mano para tocarle la frente. El soldado lanzó un suspiro de alivio después de confirmar que la fiebre había desaparecido.

Hasta donde él podía recordar, ella era una chica delicada que se enfermaba o lastimaba fácilmente.

Una vez se quemó y tuvo fiebre alta. Le había dado un golpe de calor y se había desmayado. Esta vez, se había desmayado y otra vez tenía fiebre alta. '¿Se había cuidado bien cuando estuvo en Inglaterra?

Espero que su prometido la cuide bien ahora'.

Wesley salió de la habitación en silencio.

Al tercer día, la dieron de alta. A veces tosía, pero no tenía nada más.

Miller y Blair tomaron un taxi al lugar en el que vivían. En cuanto llegaron a casa, le dio un teléfono nuevo. "Tu teléfono se mojó y no funciona, así que te compré uno nuevo. Recuerda comprar una nueva tarjeta SIM".

Wacian le había comprado el teléfono a Blair hacía dos años, y había costado casi mil dólares. El teléfono que Miller le había comprado era de una marca menos conocida e inferior y le había costado menos de $100.

Blair no lo rechazó, al contrario, lo tomó y le dijo: "¡Gracias, Miller! Necesito descansar un poco. Ve a trabajar, de verdad, Estoy bien".

Así que él se fue a la compañía. Blair fue a su habitación y se sentó en la cama, perdida en sus pensamientos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir