ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 627 ¡Grita, por favor!

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8188

Actualizado: 2019-11-20 12:28


En poco tiempo, la montaña rusa comenzó a acelerar. Blair sentía cómo el fuerte viento golpeaba su rostro y le silbaba en los oídos. Tuvo que gritar muy alto apretando los ojos. Por lo que sólo se imaginaba lo terrible que era.

Se llenó de arrepentimiento. ¿Por qué eligió subir a la montaña rusa con Wesley? Era todo un espectáculo.

Su cabello era un desastre. Estaba gritando, lo cual seguramente no le va a gustar. Y su rostro estaba retorcido como una máscara de terror.

Luego se preguntó por qué Wesley estaba tan callado.

No emitía ni un sonido.

Si no le estuviera sosteniendo la mano, ella pensaría que no estaba sentado junto a ella.

Su curiosidad por ver a Wesley superó su miedo a las alturas, por lo que decidió abrir un ojo para echarle un vistazo. Se mordió el labio inferior e inclinó levemente la cabeza y logró abrirlo. El hombre estaba tan tranquilo como siempre, como si no estuviera sentado en una montaña rusa sino caminando tranquilamente por las calles. O relajado frente al televisor.

Pero no tuvo tiempo de maravillarse de su calma sobrenatural. Al segundo siguiente, la montaña rusa cayó repentinamente. Ella sintió mariposas en el estómago mientras su cuerpo seguía la caída. En un instante, gritó a todo pulmón, las lágrimas corrían por su rostro.

"¡Wesley, Wesley!", ella gritó.

"¿Sí?". Se giró para mirar a la mujer que lloraba. Ella ni siquiera se atrevió a abrir los ojos.

"¿Por qué no gritas? ¿No tienes miedo? ¿Quieres gritar conmigo?".

Wesley dijo casualmente: "La vista es hermosa. Puedes ver kilómetros desde arriba. ¿Por qué debería gritar?".

"Bu... bu... Wesley... Ah...". Lloró y volvió a gritar cuando la montaña rusa dio un giro brusco. "Vamos, sigamos el juego. Todos los demás están gritando", le rogó.

En lugar de gritar, Wesley se echó a reír cuando escuchó lo que le dijo. Se rio tan fuerte que Blair sintió cómo le temblaba la mano. Blair se exaltó más y gritó: "¡Te estás riendo! ¿Cómo puedes reírte? Todos están gritando... ¡Ay! Por favor, sólo por esta vez. ¿Para mí?".

"Pero...". 'No me asusta', pensó.

Después de dudarlo un poco, Wesley finalmente se decidió y se aclaró la garganta, estaba listo para dejar escapar un grito. Sin embargo, el tren disminuyó la velocidad de repente. Se acabó el tiempo. "Ya puedes abrir los ojos, estamos en el suelo ahora".

Blair abrió los ojos y vio la montaña rusa deslizándose lentamente hacia la estación. Respiró hondo

caballito. Sube. ¡Vamos!".

Blair puso los ojos en blanco. Siempre le decía débil. De hecho, ella no era débil, más bien él era excesivamente fuerte. Era un soldado.

Miró a su alrededor a las personas que pasaban y luego volvió a fijar la vista en su espalda. Le daba pena pero, al mismo tiempo, no quería cansarlo, por lo que se negó: "No es necesario. Puedo caminar...".

Antes de que ella pudiera terminar de hablar, Wesley se inclinó con decisión hacia atrás, la tomó de las manos y la llevó sobre su espalda.

Blair se sorprendió. Antes de que pudiera hacer algo, ya estaba montada en su espalda.

De camino al restaurante, mucha gente los había mirado con curiosidad. Blair fue protestando todo el camino, pidiéndole que la bajara. Pero él simplemente no la escuchó. Todas sus protestas cayeron en un saco roto.

"Está bien, ya veo el letrero. ¡Por favor, bájame! Quiero caminar. Y no quiero cansarte", dijo Blair.

Pero él fingió no haberla escuchado. "Ya no está lejos. Déjame caminar sola", volvió a persuadirlo.

Aun así, no dijo nada. "Bien, de acuerdo. Ya tomé la decisión. Haré ejercicio contigo, para ver si así logro ponerme igual de fuerte que tú algún día", dijo, suspirando.

"No tienes que hacerlo". Finalmente, abrió la boca.

No le gustaba la idea de que ella fuera tan fuerte como él. Temía que dejara de necesitarlo, a él o a un novio si se ponía muy fuerte algún día.

Antes de que Blair pudiera decir algo más, llegaron al restaurante. Wesley caminó hacia una mesa y cuidadosamente le abrió la silla.

Libre por fin, Blair tomó un pañuelo de su bolso y lo ayudó a limpiarse el sudor.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir