ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 651 Orión anda detrás de mí

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 11339

Actualizado: 2019-11-25 12:15


En cuanto terminó de hablar, Blair dio por zanjada la conversación y se dispuso a irse. Sin embargo, su partida se vio truncada pocos pasos después al ver un automóvil.

No muy lejos de ellos, reconoció un Hummer negro que estaba estacionado a un lado de la carretera frente al edificio de la compañía. Y el coche no era lo único que reconoció. Blair también vio a un hombre vestido de uniforme militar verde y botas de combate negras que apoyado contra la puerta del auto fumaba un cigarrillo sin prisa y miraba hacia donde estaba ella. Resultaba imponente, aun cuando su rostro estaba vacío de toda emoción.

'¿Wesley? ¿Cuándo llegó? ¿Y cuánto tiempo lleva ahí de pie? ¡Maldición! Wesley entiende inglés, así que ¿habrá oído de qué estábamos hablando Orión y yo?', se preguntó Blair.

Orión también vio a Wesley. Como un elefante que ve a un viejo adversario, inmediatamente reconoció que se trataba del hombre que se había llevado a Blair del pub la última vez. Dio un par de pasos hacia Blair y preguntó en voz baja, "¿Es él? ¿Es él esa persona que tienes en tu corazón?".

Sin girar la cabeza, ella asintió y respondió en un tono seguro y decidido, "Sí, es él. Seré su novia tarde o temprano, Orión".

Orión guardó silencio al oír aquel tono tan poderoso.

Blair no parecía interesada en él ahora. Sosteniendo el ramo de lirios, se acercó a Wesley. "¿Has terminado tu trabajo?".

Wesley apagó el cigarrillo y lanzó una mirada fugaz a las flores que sostenía en sus manos. "Sí. Sube al coche". Tan lacónico como de costumbre, sin decir una palabra de más.

"Sí". Fueron los dos hacia la puerta del pasajero y Orión vio por sí mismo cómo, sin ningún esfuerzo aparente, Wesley la subió al asiento del pasajero y le abrochó el cinturón de seguridad. Luego, el soldado rodeó el vehículo con un trote brioso y se sentó en el asiento del conductor. Un instante después, el auto se incorporó al tráfico.

Cuando estuvieron a cierta distancia del edificio, Blair miró los lirios perdida en sus pensamientos. Un momento después, quiso ver cómo reaccionaba Wesley y le dijo, "Orión anda detrás de mí".

"Ya lo veo", respondió Wesley con calma, aunque sus ojos se fueron hacia las flores por un segundo.

Ella continuó, "Lo que quiero decir es que éramos buenos amigos. Pero de repente comenzó a regalarme flores, ¡y hoy me regaló un coche! Me dijo que me dará todo lo que quiera. Estoy algo conmovida, la verdad".

'¿Conmovida?'.

Wesley tragó saliva. "Hmm", dijo manteniendo un tono plano.

Después, Blair le pidió su opinión. "Wesley, ¿crees que debería aceptar su amor? ¿Debería casarme con él y establecerme en Inglaterra con él? Quiero decir, me trata bien y a veces nos divertimos. Su madre también me trata bien. Me ayudaron mucho cuando estuve en Inglaterra...". Su voz se fue apagando mientras se daba cuenta de que gustaba especialmente a los ancianos. Le hacía gracia pensar que alguien tan joven como ella le robaba el corazón a tantas personas mayores.

Wesley, siendo el cuidadoso conductor que era, decidió no responder a su pregunta hasta que se detuvieron en un semáforo. Echó un vistazo a las flores y luego dijo lentamente, "Un profesor de psicología criminal me dijo una vez que cuanto más entusiasmo pone un chico en perseguir a una chica, más agresivo será el daño en que le cause cuando rompan. Así que...". Hizo una elocuente pausa y la miró directamente

?". No iba a hablar mucho sobre su misión, como de costumbre.

Blair sacudió la cabeza impotente. Ella no podía hacer que hablase.

Abrió la puerta de nuevo y Blair volvió a llamarlo, "Wesley".

Él se dio la vuelta y la miró una vez más.

Sin decir una palabra, Blair reunió valor y corrió hacia él. Se arrojó a sus brazos, se puso de puntillas y le dio un beso en los labios. Por alguna razón, no tenía ganas de contenerse esta vez.

Wesley envolvió su brazo derecho alrededor de su delgada cintura. Blair dejó de besarlo antes de que pudiera reaccionar más, pero se aferró a su cintura y le advirtió, "Por favor, cuídate. No saldré con Orión. Esperaré a que regreses y sigas protegiéndome como siempre lo haces, hasta que encuentre un novio real al que ame mucho".

Sin decir una palabra, él hizo más fuerte el abrazo en su cintura y bajó la cabeza para besarla. Un beso que contrastaba totalmente con el piquito que le había dado ella. Wesley la besó profunda y cariñosamente.

Blair no durmió bien esa noche. Ella soñó con él, que a veces era frío, a veces era considerado; a veces la rechazaba, pero también se preocupaba por ella...

Unos días después, ella estaba trabajando en la oficina cuando recibió una llamada de un número desconocido. "¿Hola?".

"Hola, Blair. Soy yo, Megan", dijo la voz al otro lado de la línea con un sollozo.

"¿Qué pasa?". La voz de Blair se volvió fría cuando oyó quién llamaba.

"Blair, ¿cómo te sientes ahora? Estoy muy triste...".

Blair puso los ojos en blanco con impaciencia. "¿Qué quieres decir? Y no llores delante de mí. Yo no soy Wesley. Tus lágrimas no funcionarán conmigo. ¡Puedes llorar todo lo que quieras que yo no sentiré nada!".

Megan dejó de llorar de inmediato. ¡La transformación fue notable! Ella preguntó: "El tío Wesley fue a una misión. ¿Lo sabes?".

"¡Sí, por supuesto que lo sé!". Blair estaba un poco orgullosa cuando respondió afirmativamente a la pregunta. Por suerte, Wesley se lo había contado. De lo contrario, estaría superavergonzada si hubiera tenido que decir que no cuando Megan le preguntó sobre el paradero de Wesley.

"Wesley y Carlos arriesgaron sus vidas por mí. Lo siento de verdad". Megan sonaba presumida. No había un solo rastro de tristeza en su voz.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir