ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 681 Blair se fue

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8493

Actualizado: 2019-12-01 02:32


Una sonrisa amarga apareció en el rostro de Curtis cuando dijo desde el otro lado de la línea, "Wesley, te estoy diciendo la verdad".

Wesley no sabía qué decir.

Colgó el teléfono y corrió hacia la mansión de Carlos con una docena de soldados siguiéndole. Por el camino, rezó para que todo fuera una broma de Curtis y Carlos estuviera sano y salvo.

"¡Wesley, tienes que ayudar a Debbie!". Wesley recordó lo que Blair le había pedido.

Y él le había prometido que haría todo lo que estuviera en su poder. Haría lo que Blair le pidiera.

Cuando llegó a la puerta de la mansión, Curtis y Debbie ya estaban allí, pero los guardias les habían impedido entrar.

Después de evaluar rápidamente la situación, Wesley y sus hombres irrumpieron en la mansión.

La decoración que había en el interior hizo que a Wesley casi se le parara el corazón, el tradicional pareado funerario en blanco y negro, el velatorio, el retrato en blanco y negro de Carlos... Carlos estaba... muerto.

Antes de que Wesley pudiera recabar más información sobre el accidente, Debbie recibió una llamada telefónica y salió de la mansión a toda prisa. Aunque quería ayudarla, no tuvo ocasión de ofrecerle su ayuda.

Wesley tuvo que preguntarle a James.

Le llevó un tiempo aceptar el hecho de que Carlos realmente se había ido. Se juró a sí mismo que descubriría la verdad. En ese momento sonó el teléfono de Curtis. Era de Debbie.

Por teléfono, le dijo a Curtis que les había mentido a todos. Ella dijo que se había divorciado de Carlos después de saber que había muerto y que se iba de la Ciudad Y con su nuevo novio. Wesley, que estaba de pie junto a Curtis, oyó cada una de sus palabras.

Estaba tan puteado que empezó a maldecir y blasfemar junto al teléfono de Curtis para que Debbie lo oyera bien. Se sintió mal por su mejor amigo, que se había portado tan bien con aquella ingrata. También lo sintió por Blair, que le había pedido que ayudara a Debbie.

Pero lo que más lo enfureció fue que Debbie lo culpó descaradamente a Carlos de impedirle que ella misma ser feliz. Wesley quedó anonadado ante sus despiadadas palabras.

Más tarde, cuando Wesley y Curtis entraron en la sala de estar de la villa, vieron a James consolando a Tabitha, que lloraba amargamente por su hijo. Wesley se acercó a ellos y les dijo, "Tío James, investigaré y no pararé hasta que descubra quién...".

James lo interrumpió y dijo muy triste, "Wesley, Curtis. Carlos tuvo la gran suerte de tener amigos como ustedes. Pero por favor, dejen que sea yo quien me encargu

do regresó a casa, no vio a Blair por ningún lado.

Era raro, porque ya era más de medianoche. Encontró una nota en la mesa de la sala que decía, "Ya no te molestaré más". La llamó, pero su número había sido bloqueado.

Wesley no sabía lo que estaba pasando.

Carlos se había ido. Y ahora incluso Blair lo había dejado. Wesley sintió que el mundo entero lo estaba abandonando.

Se sentó en el sofá y encendió un cigarrillo. Después de un rato, sacó su teléfono y envió un mensaje a alguien. "Averigua dónde está Blair".

Muy poco después, recibió un mensaje. "Está en la residencia que tiene su compañía en Dagmar Road. Su compañera de cuarto es una mujer de 29 años que es de el País H..."

Wesley lanzó un suspiro de alivio.

Blair sabía que Wesley aún la encontraría a pesar de que ella había bloqueado su número de teléfono y la cuenta de WeChat. Pero ella tenía que demostrarle que no era alguien a quien pudiera manejar a su antojo.

Y ella tenía razón. Una noche, cuando regresó a la residencia, Wesley la estaba esperando afuera del edificio.

Allí estaba con su típica camiseta negra, sus pantalones negros y sus botas militares negras a juego, pero rápidamente se dio la vuelta y se fue sin molestarse en hablar con él.

Al ver eso, Wesley dejó caer la colilla, la pisó para apagarla y caminó hacia ella.

Cuando oyó los fuertes pasos que venían de detrás de ella, Blair aceleró el paso y comenzó a correr.

Wesley corrió tras ella.

En unos segundos, él le dio alcance y la tomó en sus brazos. "¡No te resistas! ¡O te cargaré al hombro!"

"¡Suéltame!", gritó.

"¡No!", Wesley se iría pronto a la Ciudad Y, y de verdad quería abrazarla tanto como pudiera.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir