ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 682 Soy el marido de Blair

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 7289

Actualizado: 2019-12-02 00:02


Blair forcejeó con Wesley tratando de liberarse de su abrazo, pero fue en vano. Desesperada, ella lo mordió en el brazo.

Él gruñó de dolor. "¿Qué haces? Sigues mordiéndome y pellizcándome. Aún tengo marcas de la última vez que lo hiciste. Pero si eso te hace feliz, pues vale".

Blair sabía de qué hablaba. Ella no dejaría que él se saliera con la suya, así que soltó su brazo. Luego, él hundió el rostro de ella en su pecho.

"Blair", murmuró.

"Wesley, no puedo. Cometí un error al enamorarme de ti. Ya te he superado. No te molestaré más. Solo déjame ir y apártate de mi vida", dijo rotundamente.

Wesley apretó los labios hasta que estos formaron una dura línea. Luego la abrazó aún más fuerte. "¿Recuerdas cuando me propusiste el matrimonio? Decirte que no fue el mayor error que he cometido en toda mi vida. No te dejaré ir de nuevo. Nunca más".

El corazón de Blair se aceleró. Ella ya había renunciado a él. Hacerlo le había costado un esfuerzo sobrehumano. ¿Por qué le decía esto ahora? "Es ya un poco tarde para esto. Ya te he superado", declaró.

"No es posible. Estoy tan enamorado de ti que me duele. ¡Eres mi mujer y nadie puede separarte de mí!". Wesley había tomado una decisión. Quería estar con ella y nunca la dejaría ir.

Pero, las cosas habían cambiado. Antes Blair se habría desmayado de felicidad si le hubiera oído decir esas palabras. Pero ahora no eran más que palabras. "Tú no decides eso ya. Apártate de mi camino", anunció.

Wesley no le hizo caso. La levantó, la llevó a su auto, la colocó en el asiento trasero y se puso encima de ella. "Aquí, en una habitación de hotel, en casa, en tu residencia o en el campo, elige", dijo.

Blair se estremeció. "No, no lo haré". Ella no quería tener que pedir otro día libre mañana.

"Entonces lo haremos aquí". Wesley decidió por ella.

Empezó a manosearla y a forcejear con su ropa.

Blair tuvo miedo y le agarró las manos gritando, "¿Te has vuelto loco o qué cojones te pasa? ¡Aquí nos puede ver cualquiera!". De hecho, varias personas ya habían visto cómo la llevaba hasta el coche.

Wesley le acarició la mejilla y la tranquilizó, "No te preocupes. Hay un estacionamiento justo aquí a

cuando Cecelia voló a la Ciudad Y para encontrarse con Blair, ésta ya se había mudado del apartamento de Wesley.

La madre y el abuelo de Wesley estaban decepcionados.

"Abuelo, espera un minuto", dijo Wesley.

Y luego colgó. Keith no entendía qué pasaba. Entonces sonó su teléfono. Era una solicitud de video chat de Wesley.

Keith aceptó, pero no fue la cara de Wesley lo que apareció en la pantalla. Era un certificado rojo.

Keith alzó las cejas preguntándose qué era aquello.

Wesley abrió el certificado y se lo mostró. Cuando vio los nombres en él, Keith sonrió y sus ojos se estrecharon formando finas líneas. "¡Bien, bien!". Su nieto mayor nunca lo había decepcionado.

Wesley pensó que su abuelo ya había terminado, pero se equivocaba. Keith aún tenía otra petición.

"Un bisnieto. Quiero un bisnieto".

Y Wesley también quería eso.

Después de todo, nada le gustaba más que acostarse con su esposa. El único problema era que estaba demasiado ocupado.

En una cafetería del centro.

Cuando llegó Orion, Wesley ya estaba sentado, mirando por la ventana sumido en sus pensamientos.

"Coronel Li, ¿por qué me pidió que viniera aquí?". A pesar de que eran rivales en el amor, Orion fue cordial. Habían llegado a las manos, cierto, pero gracias al estatus de Wesley, Orion no podía tomar represalias, así que tuvo que dejarlo correr el asunto.

Wesley se dio la vuelta y miró a Orion mientras esta se sentaba frente a él.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir