ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 714 Ganas de fumar

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 9247

Actualizado: 2019-12-10 01:41


Wesley sólo tenía unos días de vacaciones y ahora lo llamaban de nuevo.

Como no podía rechazar la misión, tuvo que aceptar. Se enderezó y saludó a su antiguo líder. "¡Sí, señor! Gracias por tu confianza. ¡Me aseguraré de realizar la tarea con éxito!".

"¡Bien! Regresa y prepara tu equipaje. Tienes que presentarte esta tarde".

"¡Sí, señor!".

Después de salir de la oficina del líder, Wesley distraídamente caminó hacia una esquina y sacó su encendedor. Buscó a tientas en su bolsillo un cigarrillo, pero no encontró ninguno.

Se dio cuenta de que había dejado de fumar un tiempo porque quería tener un bebé con Blair. Ahora que se le había asignado una tarea nueva y se iría de casa, tendría que dejar su plan a un lado. Eso significaba que un cigarrillo no haría daño.

Se apresuró a regresar al departamento, esperando encontrar a Blair. Y de ser posible, tener sexo con ella una vez más antes de partir.

Sin embargo, el apartamento estaba tranquilo. Probablemente, estaba en el trabajo.

Abatido, caminó hacia su habitación para empacar su ropa. Cuando caminó por la sala, notó un vaso y una caja de medicamentos en la mesa.

Tomó la caja y miró más de cerca. Para su sorpresa, era una caja de píldoras anticonceptivas.

Al darse cuenta de lo que eran, abrió rápidamente la caja para comprobarlo. Faltaban algunas pastillas. Blair debía haberlas tomado.

En un instante, su rostro se oscureció. Quería desesperadamente tener un bebé con Blair, pero ella había estado tomando en secreto píldoras anticonceptivas.

Ahogado en una mezcla de ira y tristeza, tomó la caja con fuerza, la arrugó y luego la tiró a la basura.

Mientras tanto, Blair se encargaba del trabajo que Rebecca no había hecho, cuando de repente recibió una llamada de Wesley. "Baja, estoy frente al edificio de tu empresa", dijo.

Blair estaba perpleja. ¿Qué hacía ahí a esa hora? "¿Qué pasa? ¿Algún problema?".

"Sí".

Blair de inmediato colgó y bajó las escaleras.

Con facilidad, vio la camioneta Hummer negra y a Wesley fumando un cigarrillo a la distancia.

'¿No dijo que dejaría de fumar? ¿Por qué lo está haciendo?', se preguntó confundida mientras caminaba hacia él.

Él apagó el cigarrillo y lo tiró a la basura. Cuando se paró frente a él, fue directo al grano. "Me mandarán a la zona fronteriza del país esta tarde".

'¿La zona fronteriza?'. "Hum". Blair asintió levemente, sin emitir emoción alguna.

Wesley la miró a los ojos y agregó: "Me iré de tres a seis meses. Depende".

"Bueno...". Conservó su postura, pero en el fondo, sentía que las lágrimas la traicionarían en cualquier momento.

Las respuestas indiferentes de Blair lo hicieron enojar más y la jaló para tomarla entre sus brazos. "Blair, ¿por qué estás tomando píldoras anticon

ber más sobre su vida diaria incluso en la oscuridad de la noche.

"De acuerdo".

ella respondió a todos sus mensajes brevemente. Pero la verdad era que ella quería hacerle muchas preguntas. ¿Había llegado bien? ¿Ya se había instalado? ¿Cómo estaba el clima? Pero no se atrevió a preguntar.

Sin notarlo, las cosas entre Wesley y Blair habían cambiado. Parecía que habían cambiado de roles.

En el pasado, Blair era la que perseguía todo el tiempo a Wesley. Ella se mudó a propósito a su complejo de apartamentos y se hizo su vecina; siempre le enviaba mensajes; incluso ella realizó el primer movimiento y coqueteó con él.

Pero ahora, él era el que la perseguía.

La única diferencia era que él era más dominante. Por ejemplo, él había llevado todas sus cosas a su departamento sin siquiera preguntarle y la había obligado a vivir con él.

Se había ofrecido a llevarla del trabajo a la casa y viceversa. Siempre buscaba la oportunidad de besarla.

Y ahora, él era el que enviaba mensajes pidiéndole que actualizara sus Momentos con más frecuencia.

Blair sonrió dulcemente de sólo pensarlo. Entendió su comportamiento porque ella ya había pasado por eso. Estaba claro que él la amaba.

Sin embargo, no estaba segura de cuánto le duraría el amor.

Después de algunas dudas, Blair decidió hacerle la pregunta. "¿Llegaste bien?".

Wesley respondió a su mensaje en un instante. "Sí".

Miró la pantalla aturdida. Su teléfono volvió a sonar. "Te extraño".

No pudo evitar que las lágrimas brotaran de sus ojos.

Blair no respondió. No sabía si lo echaba de menos o no, pero esa noche no pudo dormir por no tenerlo a su lado.

Dos semanas después, Blair por fin recordó el archivo de vídeo que Wesley le había mencionado. Como acababa de salir del trabajo, regresó rápidamente a su oficina para recoger su computadora.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir