ManoBook > Romances > Respira Conmigo

   Capítulo 725 El tesoro de la familia Li.

Respira Conmigo Por Bai Cha Palabras: 8239

Actualizado: 2019-12-15 00:02


La comida que daban en el tren nunca era buena. Por eso, cuando llegó la hora de la cena, la mayoría de los compañeros de trabajo de Niles decidieron comerse los fideos instantáneos que habían empacado para el viaje. También compartieron entre ellos otras cosas de comer que habían traído.

Blair no estaba acostumbrada a estos viajes tan largos en tren y no se le ocurrió traer nada de comer. Entonces, mientras todos los demás se preparaban para cenar, ella siguió haciendo cosas en su computadora.

Niles guardó las cartas de póker y le preguntó, "Blair, ¿no tienes hambre?".

Ella sonrió torpemente. "No traje nada de comida. Ni tampoco sé dónde comprar algo de cenar". Una señora con un carrito de comida acababa de pasar por el pasillo con todo tipo de bocadillos y bebidas. Pero ya se había ido. Y aquel era el único carro que vendía cenas. Blair no quería nada de lo que vio en él.

"Espera", dijo Niles. Sacó de su mochila un paquete de hot pot instantáneo y otro de arroz autocalentable. "¿Cuál te apetece?".

Un joven sentado junto a Niles le arrebató el hot pot de la mano y bromeó, "Yo tampoco traje la cena. Me comeré esto".

"¡Eh! ¿Si te lo comes tú, qué va a comer mi cuñada? Mi hermano me matará si dejo que pase hambre. ¿Recibirás tú la paliza por mí? ¿O debería decirle que le quitaste la comida a su esposa?". Niles miró a su amigo con picardía.

El joven sabía muy bien que el hermano de Niles era Wesley Li. Sus ojos se abrieron de miedo y sacudió la cabeza violentamente mientras le devolvía el paquete de hot pot a Blair con ambas manos. "Lo siento mucho, señora Li. Espero que lo disfrute".

A todos los demás les hizo mucha gracia aquella conversación tan infantil y se rieron a carcajadas.

Blair tomó el paquete de hot pot con una sonrisa tímida y comenzó a comer. Los otros también compartieron con ella lo que habían traído para comer. Blair se sintió algo mal educada por comerse su comida. Ella no tenía nada que compartir con ellos después de todo. Niles se dio cuenta de su azoramiento y le dijo, "Blair, no te preocupes. Cuando estemos de vuelta en la Ciudad Y, le pediré a Wesley algo de dinero para invitarlos a una gran cena en el quinto piso del Edificio Alioth".

Una de las chicas abrió los ojos como piruletas de feria. "Niles, ¿has dicho en el quinto piso del edificio Alioth? ¿El de Plaza Internacional Shining?".

"Ajá. ¿Es que hay otro edificio Alioth?", Niles respondió casualmente, mordiendo un pepino

fue un festín para la mirada de quienes viajaban en el tren.

Blair se apresuró a sacar su cámara réflex de lente única de su maleta. Se asomó por la ventana y comenzó a tomar fotos.

Cuando terminó, se dio la vuelta y vio a Niles caminando hacia el vagón contiguo. "¿A dónde vas?", preguntó ella.

Niles no esperaba que ella se diera cuenta. Sorprendido, tartamudeó, "Esto... Me aburría un poco. Quería dar un paseo".

'¿Un paseo?'. Blair miró el camino que tenía delante. El vagón siguiente era la cabeza del tren. ¿Cómo iba a dar un paseo por allí?

Pero, ella tampoco le dio más vueltas al asunto. Dejó la cámara en su litera y decidió refrescarse un poco.

Ya habían pasado casi veinte horas en el tren.

Y también habían visto el hermoso amanecer. Verdaderamente majestuoso. También pudieron ver las montañas nevadas, la pradera, los rebaños de yaks y ovejas que pastaban en la rica hierba y los arroyos que gorjeaban corriente abajo. Allí donde posaran sus ojos, era un espectáculo.

A medida que se acercaban más y más a Wesley, a Blair le resultaba más difícil contener su emoción. El día anterior aún había sido capaz de trabajar, pero hoy, apenas podía concentrarse en nada más de un minuto.

Niles llevaba toda la mañana comportándose con aire secreto. Iba una y otra vez al vagón de cabeza y hacía llamadas telefónicas sospechosas.

Pero Blair estaba demasiado concentrada en Wesley para prestarle atención.

Después de veintitrés largas horas de viaje, finalmente estaban a punto de llegar a su destino. Niles regresó, agarró a Blair por la muñeca y la llevó cerca de la ventana. "¡Mira! ¡Ya casi estamos!".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir